Imprimir
Inicio » Especiales, Política  »

Editorial del diario Granma: La visita a Cuba del Presidente Barack Obama

| 164 |
El "Monte de las banderas" frente a la Embajada de los Estados Unidos, en La Habana. Foto: Cubadebate

El «Monte de las banderas» frente a la Embajada de los Estados Unidos, en La Habana. Foto: Cubadebate

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, realizará una visita oficial a Cuba entre el 20 y el 22 de marzo próximos.

Será la segunda ocasión que un mandatario estadounidense llega a nuestro archipiélago. Antes solo lo hizo Calvin Coolidge, quien desembarcó en La Ha­bana en enero de 1928. Arribó a bordo de un buque de guerra para asistir a la VI Conferencia Panamericana, que se efectuaba por aquellos días bajo los auspicios de un personaje local de infausta memoria, Gerardo Machado. Esta será la primera vez que un Presidente de los Estados Unidos viene a una Cuba dueña de su soberanía y con una Revolución en el poder, encabezada por su liderazgo histórico.

Este hecho se inserta en el proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente de los Consejos de Estado y de Mi­nis­tros de Cuba, General de Ejército Raúl Cas­tro Ruz y el presidente Barack Obama, anunciaron simultáneamente la decisión de restablecer las relaciones di­plomáticas, rotas por los Estados Unidos casi 54 años antes. Forma parte del complejo proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales, que apenas se inicia y que ha avanzado sobre el único terreno posible y justo: el respeto, la igualdad, la reciprocidad y el reconocimiento de la legitimidad de nuestro gobierno.

Se ha llegado a este momento como resultado de la heroica resistencia del pueblo cubano y su lealtad a los principios, la defensa de la independencia y la soberanía nacionales, en primerísimo lugar. Tales valores, no negociados en más de 50 años, condujeron al actual gobierno de los Estados Unidos a admitir los daños severos que el bloqueo ha causado a nuestra población y al reconocimiento del fracaso de la política de abierta hostilidad hacia la Revolución. Ni la fuerza, ni la coerción económica, ni el aislamiento lograron imponer a Cuba una condición contraria a sus aspiraciones forjadas en casi siglo y medio de heroicas luchas.

El actual proceso con los Estados Unidos ha sido posible también gracias a la inquebrantable solidaridad internacional, en particular, de los gobiernos y pueblos latinoamericanos y caribeños, que colocaron a los Es­ta­dos Unidos en una situación de aislamiento in­sos­tenible. “Como la plata en las raíces de Los Andes” —tal como expresara nuestro Hé­roe Nacional José Martí en su ensayo “Nues­tra América”—, América Latina y el Caribe, fuertemente unidos, reclamaron el cambio de la política hacia Cuba. Esta demanda regional se patentizó de manera inequívoca en las Cum­bres de las Américas de Puerto España, Trinidad y Tobago, en 2009, y de Car­tagena, Co­lombia, en 2012, cuando to­dos los países de la región exigieron unánime y categóricamente el levantamiento del bloqueo y la participación de nuestro país en la VII cita hemisférica de Panamá, en 2015, a la que por primera vez asistió una delegación cubana, encabezada por Raúl.

Desde los anuncios de diciembre de 2014, Cuba y los Estados Unidos han da­do pasos hacia la mejoría del contexto bilateral.

El 20 de julio de 2015, quedaron oficialmente restablecidas las relaciones diplomáticas, con el compromiso de desarrollarlas sobre la base del respeto, la cooperación y la observancia de los principios del Derecho Internacional.

Han tenido lugar dos encuentros entre los Presidentes de ambos países, además de intercambios de visitas de ministros y otros contactos de funcionarios de alto nivel. La cooperación en disímiles áreas de beneficio mutuo avanza y se abren espacios de discusión, que permiten un diálogo sobre temas de interés bilateral y multilateral, incluyendo aquellos en los que tenemos diferentes concepciones.

El mandatario estadounidense será bienvenido por el Gobierno de Cuba y su pueblo con la hospitalidad que los distingue y será tratado con toda consideración y respeto, como Jefe de Estado.

Esta será una oportunidad para que el Presidente de los Estados Unidos aprecie directamente una nación enfrascada en su desarrollo económico y social, y en el mejoramiento del bienestar de sus ciudadanos. Este pueblo disfruta derechos y puede exhibir logros que constituyen una quimera para muchos países del mundo, a pesar de las limitaciones que se derivan de su condición de país bloqueado y subdesarrollado, lo cual le ha merecido el reconocimiento y el respeto internacionales.

Personalidades de talla mundial como el Papa Francisco y el Patriarca Kirill describieron a esta isla, en su declaración conjunta emitida en La Habana en febrero, como “un símbolo de esperanza del Nuevo Mundo”. El presidente francés, François Hollande afirmó recientemente que “Cuba es respetada y escuchada en toda América Latina” y elogió su capacidad de resistencia ante las más difíciles pruebas. El líder sudafricano Nelson Man­dela tuvo siempre para Cuba palabras de profundo agradecimiento: “Noso­tros en África —dijo en Matanzas, el 26 de julio de 1991— estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nues­tra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo (como el cubano) que se haya alzado en defensa de uno de nosotros”.

Obama se encontrará con un país que contribuye activamente a la paz y la estabilidad regional y mundial, y que comparte con otros pueblos no lo que le sobra, sino los modestos recursos con que cuenta, haciendo de la solidaridad un elemento esencial de su razón de ser y del bienestar de la humanidad, como nos legara Martí, uno de los objetivos fundamentales de su política internacional.

También tendrá la ocasión de conocer a un pueblo noble, amistoso y digno, con un alto sentido del patriotismo y la unidad nacional, que siempre ha luchado por un futuro mejor a pesar de las adversidades que ha tenido que enfrentar. El presidente de los Estados Unidos será recibido por un pueblo revolucionario, con una profunda cultura política, que es resultado de una larga tradición de lucha por su verdadera y definitiva independencia, primero contra el colonialismo español y después contra la dominación imperialista de los Estados Unidos; una lucha en la que sus mejores hijos han derramado su sangre y han asumido todos los riesgos. Un pueblo que nunca claudicará en la defensa de sus principios y de la vasta obra de su Re­volución, que sigue sin vacilación el ejemplo de Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, Antonio Maceo, Julio Antonio Me­lla, Rubén Martínez Villena, An­tonio Guiteras y Ernesto Che Guevara, entre muchos otros.

Este también es un pueblo al que lo unen lazos históricos, culturales y afectivos con el estadounidense, cuya figura paradigmática, el escritor Ernest He­ming­way, recibió el Nobel de Literatura por una novela ambientada en Cuba. Un pueblo que muestra gratitud hacia aquellos hijos de los Estados Uni­dos que, como Thomas Jordan[1], Hen­ry Ree­ve[2], Win­chester Osgood[3] y Fre­derick Funs­ton[4], combatieron junto al Ejército Libertador en nuestras guerras por la independencia de España; y a los que en época más reciente se opusieron a las agresiones contra Cuba, desafiaron el bloqueo, como el Reverendo Lucius Walker, para traer su ayuda solidaria a nuestro pueblo, y apoyaron el regreso a la Patria del niño Elián González y de nuestros Cinco Héroes. De Martí aprendimos a admirar a la patria de Lincoln y a repudiar a Cutting[5].

Vale recordar las palabras del Líder histórico de la Revolución Cubana, el Co­mandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 11 de septiembre de 2001, cuando afirmó:

“Hoy es un día de tragedia para Estados Unidos. Ustedes saben bien que aquí jamás se ha sembrado odio contra el pueblo norteamericano. Quizás, precisamente por su cultura y por su falta de complejos, al sentirse plenamente libre, con patria y sin amo, Cuba sea el país donde se trate con más respeto a los ciudadanos norteamericanos. Nunca hemos predicado ningún género de odios nacionales, ni cosas parecidas al fanatismo, por eso somos tan fuertes, porque basamos nuestra conducta en principios y en ideas, y tratamos con gran respeto —y ellos se percatan de eso— a cada ciudadano norteamericano que visita a nuestro país”.

Este es el pueblo que recibirá al presidente Barack Obama, orgulloso de su historia, sus raíces, su cultura nacional y confiado en que un futuro mejor es posible. Una nación que asume con serenidad y determinación la eta­pa actual en las relaciones con los Estados Uni­dos, que reconoce las oportunidades y tam­bién los problemas no resueltos entre am­bos países.

La visita del Presidente de los Estados Uni­dos será un paso importante en el proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales. Hay que recordar que Obama, como lo hizo antes James Carter, se ha propuesto, desde el ejercicio de sus facultades presidenciales, trabajar para normalizar los vínculos con Cuba y, en consecuencia, ha realizado acciones concretas en esta dirección.

Sin embargo, para llegar a la normalización queda un largo y complejo camino por recorrer, que requerirá de la solución de asuntos claves que se han acumulado por más de cinco décadas y que profundizaron el carácter confrontacional de los vínculos entre los dos países. Tales problemas no se resolverán de la noche a la ma­ñana, ni con una visita presidencial.

Para normalizar las relaciones con los Estados Unidos será determinante que se levante el bloqueo económico, comercial y financiero, que provoca privaciones al pueblo cubano y es el principal obstáculo para el desarrollo de la economía de nuestro país.

Debe reconocerse la posición reiterada del presidente Barack Obama de que el bloqueo tiene que ser eliminado y sus llamados al Congreso para que lo levante. Este es también un reclamo mayoritario y creciente de la opinión pública estadounidense, y casi unánime de la comunidad internacional, que en 24 ocasiones consecutivas ha aprobado en la Asam­blea General de las Naciones Unidas la resolución cubana “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero im­puesto por los Estados Unidos de América con­tra Cuba”.

El mandatario estadounidense ha adop­tado medidas para modificar la aplicación de algunos aspectos del bloqueo, que son positivas. Altos funcionarios de su gobierno han dicho que están en estudio otras. Sin embargo, no ha sido posible implementar una bue­na parte de las medidas, por su alcance limitado, por la persistencia de otras regulaciones y por los efectos intimidatorios del bloqueo en su conjunto, que ha sido aplicado duramente por más de cincuenta años.

Resulta paradójico que, por una parte, el gobierno tome medidas y que, por otra, arrecie las sanciones contra Cuba, que afectan la vida cotidiana de nuestro pueblo.

La realidad sigue mostrando que el bloqueo se mantiene y se aplica con rigor y con un marcado alcance extraterritorial, lo cual tiene efectos disuasivos para las empresas y los bancos de los Estados Unidos y de otros países. Ejemplo de ello son las multas multimillonarias que se continúan imponiendo a compañías y entidades bancarias estadounidenses y de otras nacionalidades por relacionarse con Cuba; la denegación de servicios y el cierre de operaciones financieras de bancos internacionales con nuestro país; y la congelación de transferencias legítimas de fondos hacia y desde Cuba, incluso en monedas distintas al dólar estadounidense.

El pueblo de Cuba espera que la visita del mandatario estadounidense consolide su vo­luntad de involucrarse activamente en un de­bate a fondo con el Congreso para el levantamiento del bloqueo y que entretanto, continúe haciendo uso de sus prerrogativas ejecutivas para modificar tanto como sea posible su aplicación, sin necesidad de una acción legislativa.

Otros asuntos que son lesivos a la soberanía cubana también tendrán que ser resueltos para poder alcanzar relaciones normales en­tre los dos países. El territorio ocupado por la Base Naval de los Estados Unidos en Guan­tá­namo, en contra de la voluntad de nuestro go­bierno y pueblo, tiene que ser devuelto a Cu­ba, cumpliendo el deseo unánime de los cu­ba­nos desde hace más de cien años. De­ben ser eliminados los programas injerencistas di­rigidos a provocar situaciones de desestabilización y cambios en el or­den político, económico y social de nues­tro país. La política de “cambio de ré­gimen” tiene que ser definitivamente sepultada.

Asimismo, debe abandonarse la pretensión de fabricar una oposición política interna, sufragada con dinero de los contribuyentes estadounidenses. Tendrá que ponérsele término a las agresiones radiales y televisivas contra Cuba en franca violación del Derecho Internacional y al uso ilegítimo de las telecomunicaciones con objetivos políticos, reconociendo que el fin no es ejercer una determinada influencia sobre la sociedad cubana, sino poner las tecnologías en función del desarrollo y el conocimiento.

El trato migratorio preferencial que reciben nuestros ciudadanos, en virtud de la Ley de Ajuste Cubano y de la política de pies secos-pies mojados, causa pérdidas de vidas humanas y alienta la emigración ilegal y el tráfico de personas, además de generar problemas a terceros países. Esta situación debe ser modificada, como habría que cancelar el programa de “parole” para profesionales médicos cubanos, que priva al país de recursos humanos vitales para atender la salud de nuestro pueblo y afecta a los beneficiarios de la cooperación de Cuba con naciones que la necesitan. Asi­mismo, debe cambiarse la política que pone como condición a los atletas cubanos romper con su país para poder jugar en las Ligas de los Estados Unidos.

Estas políticas del pasado son incongruentes con la nueva etapa que el gobierno de los Estados Unidos ha iniciado con nuestro país. Todas son anteriores al presidente Obama, pero él podría modificar algunas de ellas por decisión ejecutiva y otras eliminarlas totalmente.

Cuba se ha involucrado en la construcción de una nueva relación con los Estados Unidos en pleno ejercicio de su soberanía y comprometida con sus ideales de justicia social y solidaridad. Nadie puede pretender que para ello, tengamos que renunciar a uno solo de sus principios, ceder un ápice en su defensa, ni abandonar lo proclamado en la Cons­titución: “Las relaciones económicas, di­plomáticas con cualquier otro Estado no podrán jamás ser negociadas bajo agresión, amenaza o coerción de una potencia extranjera”.

No se puede albergar tampoco la me­nor du­da respecto al apego irrestricto de Cuba a sus ideales revolucionarios y an­timperialistas, y a su política exterior com­prometida con las causas justas del mundo, la defensa de la autodeterminación de los pueblos y el tradicional apoyo a nuestros países hermanos.

Como expresó la última Declaración del Gobierno Revolucionario, es y será inamovible nuestra solidaridad con la República Bo­livariana de Venezuela, el gobierno encabezado por el presidente Nicolás Maduro y el pueblo bolivariano y chavista, que lucha por seguir su propio camino y enfrenta sistemáticos intentos de desestabilización y sanciones unilaterales establecidas por la Orden Eje­cu­tiva infundada e injusta de marzo de 2015 que fue condenada por América Latina y el Caribe. La notificación emitida el pasado 3 de marzo prorrogando la llamada “Emer­gencia Na­cio­nal” y las sanciones, es una intromisión directa e inaceptable en los asuntos internos de Venezuela y en su soberanía. Aquella Orden debe ser abolida y esto será un reclamo permanente y firme de Cuba.

Como señalara el General de Ejército Raúl Castro, “no renunciaremos a nuestros ideales de independencia y justicia social, ni claudicaremos en uno solo de nuestros principios, ni cederemos un milímetro en la defensa de la soberanía nacional. No nos dejaremos presionar en nuestros asuntos internos. Nos hemos ganado este derecho soberano con grandes sacrificios y al precio de los mayores riesgos”.

Llegamos hasta aquí, reiteramos una vez más, por la defensa de nuestras convicciones y porque nos asiste la razón y la justicia.

Cuba ratifica su voluntad de avanzar en las relaciones con los Estados Unidos, sobre la base de la observancia de los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas y de los principios de la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, firmada por los Jefes de Estado y Gobierno de la región, que incluyen el respeto absoluto a su independencia y soberanía, el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural sin injerencias de ninguna forma; la igualdad y la reciprocidad.

Cuba reitera a su vez, plena disposición a mantener un diálogo respetuoso con el Go­bierno de los Estados Unidos y a desarrollar relaciones de convivencia civilizada. Convivir no significa tener que renunciar a las ideas en las cuales creemos y que nos han traído hasta aquí, a nuestro socialismo, a nuestra historia, a nuestra cultura.

Las profundas diferencias de concepciones entre Cuba y los Estados Unidos sobre los modelos políticos, la democracia, el ejercicio de los derechos humanos, la justicia social, las relaciones internacionales, la paz y la estabilidad mundial, entre otros, persistirán.

Cuba defiende la indivisibilidad, interdependencia y universalidad de los derechos hu­manos civiles, políticos, económicos, so­ciales y culturales. Estamos convencidos que es obligación de los gobiernos defender y ga­rantizar el derecho a la salud, la educación, la seguridad social, el salario igual por trabajo igual, el derecho de los niños, así como el derecho a la alimentación y al desarrollo. Re­cha­za­mos la manipulación política y el doble rasero sobre los derechos humanos, que deben ce­sar. Cuba, que se ha adherido a 44 instrumentos internacionales en esta materia, mientras que los Estados Unidos solo han suscrito 18, tiene mucho que opinar, que defender y que mostrar.

De lo que se trata en nuestros vínculos con los Estados Unidos, es que ambos países respeten sus diferencias y creen una relación ba­sada en el beneficio de ambos pueblos.

Independientemente de los avances que se puedan alcanzar en los vínculos con los Es­tados Unidos, el pueblo cubano seguirá adelante. Con nuestros propios esfuerzos y probada capacidad y creatividad, continuaremos trabajando por el de­sarrollo del país y el bienestar de los cubanos. No cejaremos en la de­manda por el levantamiento del bloqueo que tan­to daño nos ha hecho y hace. Per­sis­ti­re­mos en llevar adelante el proceso de ac­tualización del modelo económico y so­cial que hemos elegido, y de construcción de un socialismo prós­pero y sostenible para consolidar los lo­gros de la Re­volución.

Un camino soberanamente escogido y que seguramente será ratificado en el VII Congreso del Partido Co­mu­nis­ta, con Fidel y Raúl en la victoria.

Esta es la Cuba que dará respetuosa bienvenida al presidente Obama.

…………………….

Notas

[1] Mayor General, Jefe del Estado Mayor del Ejército Libertador (1869).

[2] General de Brigada. Cayó en combate en Yaguaramas (Cienfuegos), el 4 de agosto de 1876.

[3] Comandante. Cayó en combate en el sitio a Guáimaro, el 28 de octubre de 1896.

[4] Coronel artillero, a las órdenes de Calixto García.

[5] Personaje que en 1886 atizó el odio y la agresión contra México.

Se han publicado 164 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pompilio dijo:

    Será el recibimiento que no ha tenido nunca un presidente de Estados Unidos en ningún país del mundo. Si quiere se puede pasear en un Obamamovil como hizo el papa sin necesidad de especular con La Bestia en Cuba.
    Como dirian muchos en buen cubano, un galletazo sin manos, de moral y dignidad.
    Donde quiera que llega el presidente de Estados Unidos, hay banderas quemadas, manifestaciones en contra, chorros de agua, caballos y policias reprimiendo. Sin embargo en Cuba se encontrará como dice el editorial un pueblo con respeto y firmeza revolucionaria.
    El anuncio de la visita, genera muchas expectativas. Durante la visita y el juego de beisbol, seguro que las habrá y ya veremos después de su salida de territorio cubano.
    La prensa internacional tendra que jugar su papel y fundamentalmente la norteamericana que tendrá que cubrir todos los espacios con la noticia de su presidente.
    Ya veremos que invento se traerán entre manos

  • Guanabacoa dijo:

    aquí se seca primero el Malecón antes de que le regalemos el país a Obama que recibiremos como al papa con respeto

  • fide dijo:

    Coincido plenamente con el editorial, valoro altamente la posición del gobierno revolucionario en todos estos años de revolución, su invariable posición de principios me hace sentir más revolucionaria, y confiar cada día más en esta obra a la que han consagrado lo mejor de sus vidas sus mejores hijos, defenderla es nuestra principal misión. VIVA FIDEL!!!! VIVA CUBA REVOLUCIONARIA Y SOCIALISTA!!!!

  • dr lino farley hernandez garcia dijo:

    muy importante el editorial sobre la visita de obama a cuba y la respuesta de nuestros dirigentes y el pueblo cubano , la zanahoria para cuba y el garrote para venezuela. para que no queden dudas sobre nuestras razones y principios. que viva fidel ,raul, chavez y maduro. muy oprtuno el editorial.

  • chicho dijo:

    Es lo que esperábamos, conociendo la firmeza de principios de nuestro gobierno. El señor Obama que saldrá de Cuba debe llevarse una opinión algo diferente de la que le ponen sobre la mesa o le dicen al oído. Este es un pueblo preparado que ya tiene carretera y sabe comportarse a la altura del momento en que se viva…

  • Cubano Fidelista y Raulista dijo:

    bueno bueno bueno este editorial… lo que tiene que estar a pululu es nuestra bandera… y recibiremos a Obama porque hizo lo que hizo nadie como dijo Raúl, pero Cuba es nuestra

  • Carlos Manuel dijo:

    Bienvenido Obama, lo recibiremos con el respeto debido y esperamos de igual forma el respeto a nuestro sistema político, económico y social. En esta visita el señor Obama comprobará de forma directa y clara porque este pueblo ha resistido más de 50 años de hostilidades.

  • Patria dijo:

    hacia tiempo no me leía algo así la partieron

  • EddySS dijo:

    Recibir a Obama no simboliza renunciar a nuestros principio, todo lo contrario, significa reafirmar que somos un pueblo solidario con todos los pueblos del mundo, incluido el de los Estados Unidos.

    La definición de pueblo se acoge al principio Martiano de que patria es humanidad, y donde exista una injusticia, ahí estará el espíritu de la revolución cubana.

    Recibiremos a Obama a la altura de sus gestos y como mandatario de una nación vecina, que en concordia y respeto mutuo podemos convivir en paz y fraternidad, sin necesidad de interferir en los asuntos internos de cada nación.

    Sea bienvenido el Presidente Obama y toda su comitiva.

  • carmen cabrera dijo:

    Muy bueno el editorial y con toda la informacion necesaria para que nadie pueda decir que no sabia, o habia olvidado, o borron y cuenta nueva, o ahora si, u Obama se pego, o hasta que se seque el malecon…hay revolucion para rato, con la dignidad de siempre, la que nos ense;o marti, nos cumplio fidel y preservan raul y todos los que debemos todo lo que somos y son nuestros hijos y nietos a esta revolucion, y los ingratos y desmemoriados aprendan que la verguenza y la dignidad valen la pena.

  • Aleida Crego Rodrìguez dijo:

    Relaciones diplomaticas, comerciales, deportivas, intercambio entre los pueblos ,perfecto pero todo con el respeto a nuestros principios sin injerencia en nuestros asuntos internos, sin bloqueo y que nos devuelvan la tierra que ocupan con su base naval, que por demàs han convertido en càrcel donde torturan, todo en contra de la voluntad del pueblo y gobierno cubanos. Aleida Crego Rodrìguez

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Si el respeto primara, somos un pueblo preparado, culto, sincero y nada ni nadie podrá darnos CLASES DE DEMOCARCIA Y DERECHOS HUMANOS, ESTA REVOLUCION CUBANA ES EJEMPLO ANTE EL MUNDO.
    QUE CESE EL BLOQUEO INJUSTO, CRIMINAL AL QUE NOS TIENEN SOMETIDO,HAY ALGUNOS AVANCES, PERO NO ES SUFICIENTE, SEGUIREMOS EN LA BATALLA PORQUE TERMINE.
    VIVA CUBA
    VIVA LA REVOLUCION
    VIVA EL PUEBLO CUBANO
    ABAJO EL BLOQUEO
    VIVA FIDEL Y RAUL

  • RUBEN dijo:

    Muy de acuerdo con el editorial, lo que no entiendo es porque recibiremos al Presidente del pais que con su politica de bloqueo hace posible que este pais sufra deterioro en su desarrollo y (con embargo ) estemos arreglando calles y pintando viviendas por donde supuestamente transitara la delegacion, el presidente se llevará consigo la impresion de que el bloqueo no nos afecta tanto, jajaja el Latinoamericano Nuevo con sus calles aledañas asfaltadas, Ave Paseo , calzada y 3ra pintadas las viviendas, OBAMA VUELVE PRONTO

  • Revolucionaria dijo:

    Esto suena a Fidel: su hablar claro, de principios y su elegancia. Gracias cubadebate y qué buena foto. Nuestra bandera vista desde la Embajada americana, para que nadie se equivoque

  • fmm dijo:

    Apoyo integramente el editoria, creo que es muy útil para esclarecer posiciones en el pueblo de como piensa nuestra dirección. Dialogar sí. Pero invariable en nuestra posición politica y de principios, pues todos sabemos que han cambiado sus metodos, pero no la estrategia de tumbar la Revolución.

    La firmeza es la que nos ha permitido llegar a este momento. Seamos optimistas pues la dirección de nuestro Partido y Gobierno saben bien lo que se juega haciendo concepciones de prncipios.

    Muy esclarecedor el editorial, para aquellos politicos callejeros que proponen hacer concepciones sin medir las concecuencia para nuestra patria.

    No importa que se reuna con la desprestigiada y enana oposición. Obama y su equipo lo saben bien, no representan a Cuba. Solo lo hacen para usarlos y darselas de muy demócratas.

    Viva Fidel y Raúl
    Bienvenido Presidente del Imperio. Pero respete al Pueblo Cubano que sino, no te invitamos más cuando dejes de ser Presidente y te perderás buenas Playas, tabaco, Ron y un pais que le ronca el Mango.

  • juan castro dijo:

    Lo que se escribe en el editorial son características propias del pueblo Cubano nadie está inventando nada aprovechando la elocuencia, yo que soy mexicano aseguro que ese es el comportamiento del pueblo de Martí y Fidel, ser respetuoso, pero siempre defensor de la soberanía de su pueblo revolucionario.

    Con Fidel y Raúl hasta la victoria!!!!!

  • messii dijo:

    GRACIAS FIDEL, RAUL , MACHADO Y TODOS LOS QUE HAN HECHO POSIBLE ESTE RESULTADO , PERO MUY MUY MUY EN ESPECIAL A NUESTROS COMPATRIOTAS, NUESTRO PUEBLO , NUESTRA GENTE …CAR.. QUE SE HA BATIDO DURO ANTE TANTAS DIFICULTADES Y AQUÍ ESTAMOS , NUESTROS OBREROS NUESTROS CAMPESINOAS LOS ARTISTAS ,INTELECTUALES ,..PERIODISTAS . DEPORTISTAS ,. MEDICOS ,..M A E S T R O S ..COMBATIENTES DE LAS FAR Y EL MININT..LOS CIENTIFICOS ….ANCIANOS ,..AMAS DE CASA ..A LOS JOBENES….QUE HAN VIVIDO PARA VER ESTE DIA….DE IGUAL A IGUAL….VIVA CUBA LIBRE SIEMPRE…gracias cubadebate… una vez más..

  • messii dijo:

    GRACIAS FIDEL, RAUL , MACHADO Y TODOS LOS QUE HAN HECHO POSIBLE ESTE RESULTADO , PERO MUY MUY MUY EN ESPECIAL A NUESTROS COMPATRIOTAS, NUESTRO PUEBLO , NUESTRA GENTE …CAR.. QUE SE HA BATIDO DURO ANTE TANTAS DIFICULTADES Y AQUÍ ESTAMOS , NUESTROS OBREROS NUESTROS CAMPESINOAS LOS ARTISTAS ,INTELECTUALES ,..PERIODISTAS . DEPORTISTAS ,. MEDICOS ,..M A E S T R O S ..COMBATIENTES DE LAS FAR Y EL MININT..LOS CIENTIFICOS ….ANCIANOS ,..AMAS DE CASA ..A LOS JOVENES….QUE HAN VIVIDO PARA VER ESTE DIA….DE IGUAL A IGUAL….VIVA CUBA LIBRE SIEMPRE…gracias cubadebate… una vez más..

  • david dijo:

    Hospitalidad y respeto para quienes nos visitan no importa grande o pequeño, ni pais rico ni pobre, siempre que se nos respete como pais libre y soberano, mientras que no se metan en nuestros problemas internos ni vengan a imponernos recetas ni de democracia ni derechos humanos, ni de libertad de prensa ni de reunion , asi tenemos que verlo .

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Excelente el editorial en contenido y forma. Además oportuno. Serán muchas y complicadas las situaciones que se vinculan con la visita. Sin prejuicios infundados ni ingenuidades emotivas, así debemos actuar antes, durante y terminada la visita. Nos sobran razones para llevar exitosamente este evento que será el más seguido por todos los medios de comunicación, sobre todo en INTERNET y sus derivados, algunos verdaderamente tóxicos. Total confianza en Raul, Bruno y los demás dirigentes nuestros que presidirán la parte Cubana. Además nuestro líder histórico esta ahí.

  • david dijo:

    Hospitalidad y respeto para quienes nos visitan no importa grande o pequeño, ni pais rico ni pobre, siempre que se nos respete como pais libre y soberano, mientras que no se metan en nuestros problemas internos ni vengan a imponernos recetas de democracia derechos humanos, de su libertad de prensa y de reunion.

  • marlon dijo:

    espero que la visita del presidente Obama sea para mejorar la cituación que afronta el pais con la economia y que el pueblo cubano disfrute de mejor vida social y salarial, que todo sea para bien de nuestro país y nuestro pueblo.

  • Otegui dijo:

    Bienvenido Presidente, pero esto no es 1928, cuando su antecesor pasó por aquí. Recuérdelo.

  • Andres dijo:

    El Presidente Obama ,después que nos conozca no va a querer regresar a USA. SOMOS LOS MEJORES. VIVA CUBA LIBRE!!!!.

    • Andrés dijo:

      Así mismo es tocayo.

  • juana rosales dijo:

    Como desde nuestros mabises hasta hoy: Viva Cuba libre¡¡¡

  • leon dijo:

    viva cuba

  • REFLEXIVO dijo:

    El Editorial expresa, a modo de resumen, todo lo que todos pudiéramos decir. Siempre hemos sido respetuosos con visitantes de cualquier país. Solamente algo que no me queda más remedio que decir: El pueblo norteamericano ha sido educado de manera que se consideran superiores. Hay muchos norteamericanos justos y solidarios, pero esas mentes tienen una modalidad de formación en que están convencidos de que los latinos somos inferiores y para qué hablar de los negros. Solo tenemos que demostrar que no somos inferiores, que somos cultos y que solo nos falta alcanzar un mayor desarrollo, en lo que estamos enfrascados y para lo cual necesitamos bajar la infestación de Burocracia, lograr mayor Eficiencia y combatir eficazmente la Corrupción, tareas de todos.
    Que la historia que nos respalda, nuestro sentido de la dignidad, de la soberanía, de la cubanía, que es algo único, prevalezcan y sigamos saliendo adelante. Viva Cuba.

  • juana rosales dijo:

    Ramonlnh: aunque respeto tu criterio, el ¨MAS GUAPO¨DE LA HISTORIA ENTRE CUBA Y ESTADOS UNIDOS se llama Fidel Castro Ruz..

    • yumai dijo:

      100% de acuerdo contigo juana Rosales, el fue el gran lider de la Revolución, que es el acontecimiento más importante que ha pasado en la historia de las relaciones EEUU_Cuba, porque significó nuestra libertad e independencia verdaderas

  • Alfredo dijo:

    Si de verdad quiere arreglar las cosas con Cuba tiene que ser respetuoso con el pueblo cubano, de lo contrario recibirá abucheos. Nuestros líderes son nuestros líderes y son intocables. Los opositores fabricados son solo el 0000000000,01% de ese verdadero pueblo que ha luchado con la guía del Partido Comunista por nuestra verdadera libertad e independencia, por lo tanto no tienen ni voz ni voto en este nuevo contexto, ni siquiera liderazgo para lograr los propósitos abiertos del imperio de cambiar nuestro sistema social. Nota: Iba decir «para lograr los propósitos subrepticios (ocultos) del imperio», pero me acordé que Obama lo dijo abiertamente cuando anunció el proceso de restablecimiento el 17/12/14.

  • REFLEXIVO dijo:

    ¿Obama sabe qué sucede cuando a miles de niños y adultos enfermos de cáncer, no se les puede administrar el medicamento que pudiera curarlos o al menos alargarles la vida?
    Si quiere conocer cuál es el problema con el Bloqueo, debe saber esas cosas, pero si pudiera ver cuántos esfuerzos se hacen para atender a esos enfermos y para darles educación, cultura y disfrute de la vida a niños discapacitados y ¿por qué no?, a todo este pueblo. La escuela «Solidaridad con Panamá» es un buen lugar. Que Viva Cuba!!!

Se han publicado 164 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también