- Cubadebate - http://www.cubadebate.cu -

Wikileaks y la guerra mediática de EEUU en América del Sur

TelesurNikolas Kozloff
Tomado de Telesur

En un esfuerzo para desviar y contrarrestar los regímenes de izquierda en América Latina durante la Guerra Fría, Washington añadió gran importancia política a los esfuerzos propagandísticos.

De Cuba a Chile, Estados Unidos trató de promover medios de comunicación amigables y al mismo tiempo de cultivar el apoyo de la prensa de derecha.

En última instancia, estos esfuerzos de propaganda han demostrado no sólo el derroche económico, sino también la política autodestructiva de Washington en su lucha contra la izquierda latina, dejando un trago amargo para los próximos años.

A la luz de la experiencia de la Guerra Fría se podría esperar que Washington aprenda de sus errores, incluso en 2006 la Voz de América comenzó a transmitir hacia la izquierda de Venezuela.

Originalmente fundada en 1942, la Voz de América es supervisada por la Junta de Gobernadores de Radiodifusión (BBG), una sociedad cuasi-independiente que se encarga de la "diplomacia pública" estadounidense, que transmite sucesivamente programas de radio y televisión de países como Cuba.

Guerra mediática

Recientes cables diplomáticos divulgados por la denuncia de irregularidades de WikiLeaks informó sobre la alta participación de Washington en la guerra mediática en América Latina.

Aunque Cuba había sido anteriormente un punto focal en los esfuerzos de la propaganda estadounidense, recientemente Hugo Chávez, presidente de Venezuela, es quien ha sonado la campana de alarma en el Departamento de Estado.

En un cable de 2007 revelado por el diario argentino Página/12, diplomáticos de EE.UU. hablan francamente sobre la necesidad de contrarrestar las iniciativas de los medios de comunicación lanzada por el líder agitador izquierdista de Venezuela.

Tal como explico en detalle en mi reciente libro, Chávez ha hecho un gran esfuerzo por promover los medios de comunicación apoyados por el Estado en América del Sur, en un esfuerzo por contrarrestar los medios de comunicación tradicionales, conservadores ligados a los EE.UU.

Luego de que las fuerzas de derecha aliadas al gobierno de Bush y los medios de comunicación de derecha de Venezuela no pudieran desalojar Chávez en el golpe de Estado de 2002, Caracas intensificó su guerra de la información. En primer lugar, mediante la promoción de medios de comunicación nacionales y, en segundo lugar, estimulando el crecimiento de los medios más innovadores de Pan-Suramericanos.

A pesar de diplomáticos estadounidenses expresaron su preocupación sobre de los medios de izquierda en general, fue teleSUR el que más aumentó la ira de los estadounidenses.

Una red de noticias satelitales patrocinadas por Venezuela y sus aliados de izquierda, tales como Argentina, Uruguay, Cuba y Bolivia, teleSUR es la "principal fuente de difusión de propaganda anti-estadounidense", corriendo ", particularmente transmitiendo documentales ingeniosos" sobre la intromisión de la CIA en América Latina.

Funcionarios de EE.UU. dijeron que ellos siguen recomendando distintas medidas para contrarrestar a Chávez, quien representa una amenaza para los intereses estadounidenses.

Voz de América

Diplomáticos afirmaron que Washington "no puede esperar que los líderes de la región se unan a nuestra defensa, sino enfocarnos en convencer de manera más proactiva y en aplicar nuestra estrategia transparente para la región".

Como resultado, los funcionarios del Departamento de Estado no fueron los únicos preocupados por el aumento de los medios de comunicación a favor de Chávez.

En el Capitol Hill, el representante republicano Connie Mack de Florida elaboró una enmienda a la Ley de Asignaciones del Departamento de Estado de Relaciones Exteriores, diseñado para ampliar las transmisiones de radio a Venezuela.

Anteriormente, Mack había sonado la campana de alarma luego de que teleSUR concluyera un acuerdo de contenido compartido con Al Jazeera. La medida, afirmó Mack, sin duda servirá para crear "una red de televisión global para los terroristas".

La propuesta de Mack, aprobada por la Cámara, incluía una solicitud para otorgar a la BBG recursos adicionales para ampliar el alcance de la radiodifusión a través de la Voz de América.

Cuando se enteró de la medida Hugo Chávez no estaba, como era de esperarse, muy satisfecho, señalando que la propuesta era una "idea absurda imperialista".

Sin embargo, afortunadamente, las tensiones se han enfriado un poco desde la era de Bush, dado que Washington ha adoptado un enfoque algo menos abrasivo para América Latina.

Es confuso, sin embargo, la administración Obama continúa dando gran importancia a sus esfuerzos de propaganda en privado.

Con suerte, WikiLeaks seguirá revelando cables en asuntos tan vitales para que el público pueda formarse una idea más clara de las verdaderas prioridades políticas de la Casa Blanca de Obama en la región.

Golpe de Estado en Honduras

Sería instructivo, por ejemplo, tener acceso a más cables WikiLeaks relacionados con el golpe de 2009 de Estado en Honduras y el papel de los medios de comunicación.

El golpe de Estado militar de la derecha, que derrocó al presidente democráticamente electo Manuel Zelaya, fue una mancha en el expediente de la política exterior de Obama.

Un rebelde que desafió a Washington, Zelaya fue un aliado clave de Chávez en América Central y sin mencionar que el departamento de Estado de Hillary Clinton fue menos contundente que en el impulso para el restablecimiento del presidente de Honduras.

Lo que es menos conocido, sin embargo, es que teleSUR jugó un papel clave en la cobertura del golpe de Estado, incluso durante los días más oscuros del golpe militar.

En un momento, teleSUR difundió incluso una entrevista en vivo con el presidente Zelaya como el líder derrocado, mientras volaba sobre Tegucigalpa en un avión.

teleSUR lanzó una gran cantidad de recursos para su cobertura en Honduras, y en ocasiones durante la primera semana del golpe de Estado en la red de América del Sur fue el único canal con señal en vivo de la capital hondureña.

Descontento, el ejército hondureño cortó las transmisiones locales de teleSURr, mientras que los soldados rodearon a periodistas de la red en Tegucigalpa.

¿Cuál fue la política mediática del gobierno de Obama durante el golpe en Honduras? ¿Estaba Washington preocupado por el crecimiento perfil de teleSUR en toda la región?

Sin una visión más clara de los cables de Wikileaks, es difícil decir que aunque los acontecimientos recientes sugieren que podemos estar retrocediendo: recientemente, el presidente de la BBG Walter Isaacson comentó que EE.UU. no puede darse el lujo de estar "incomunicada" por los enemigos como Telesur.

Hace dos años, un recién nombrado Obama habló de la necesidad de una asociación de igualdad entre EE.UU. y América Latina durante la Cumbre de las Américas en Trinidad.

Sin embargo, cuando los funcionarios como Isaacson hacen serias declaraciones de este tipo que se remontan se remontan a la Guerra Fría, estos objetivos se ven seriamente comprometidos.

En el análisis final, EE.UU. tendrá retractar su máquina de propaganda si quiere aliviar las tensiones regionales y mejorar las relaciones con los gustos de Chávez.

Nikolas Kozloff es autor de Revolución! América del Sur y el surgimiento de la Nueva Izquierda.