Imprimir
Inicio » Especiales  »

Proyecto de Lineamientos: El pueblo es el que decide

| 37

Por Bárbara Betancourt
Radio Habana Cuba

El pueblo es el que decide, es mucho más que el título del editorial con el que el diario Granma hacía referencia al inicio del debate popular del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido Comunista y la Revolución, que será analizado durante el Sexto Congreso de esa organización, en abril del 2011.

Que el pueblo decida ha sido un rasgo distintivo de la revolución que, desde el primer día, otorgó a todos los cubanos y las cubanas la capacidad de ser protagonista, objeto y sujeto del quehacer cotidiano de una nación que lleva medio siglo en permanente evolución transformadora; es la máxima que ha guiado y garantizado la relación y la cohesión entre el pueblo y sus dirigentes. Por eso ahora, cuando es necesario refrendar la estrategia que el órgano rector de la sociedad ha diseñado para actualizar el modelo económico del país, una vez más ha sido convocada la ciudadanía a participar, con sus dudas, criterios y opiniones, y en pie de igualdad con la militancia partidista.

En sus últimas intervenciones públicas, el presidente Raúl Castro ha insistido en la necesidad de que todos puedan expresarse, aún si tienen un criterio discrepante, convencido de que la diversidad fortalece la unidad, no la debilita en modo alguno como sí lo hace la falsa unanimidad que esconde malsanos oportunismos y conveniencias. «Nadie debe quedarse con una opinión por expresar y mucho menos que le sea impedido expresarla.

Durante 3 meses, hasta el 28 de febrero, cada núcleo del partido y las secciones sindicales de cada centro laboral de Cuba harán en ese sentido su propio congreso.

En la introducción del texto se hace una necesaria descripción de las condiciones que imperan en el mundo, sumido en una crisis económica, financiera, energética, alimentaria y ambiental de enormes proporciones y consecuencias, se consignan los daños por el recrudecimiento del bloqueo estadounidense y los efectos acumulativos de los fenómenos naturales que han afectado al país en los últimos años, sin obviar la mención crítica a las deficiencias que han distinguido los procesos productivos e inversionistas del país.

Es necesario saber que la variación de los precios de productos y materias primas en el mercado mundial han ocasionado a Cuba en la última década pérdidas que superan los 17 mil millones de dólares y que la combinación de 16 huracanes y varios períodos de intensa sequía costaron al país unos 22 mil millones más.

Con escasas posibilidades de acceder a financiamiento externo, sometida a los rigores de una verdadera guerra económica, ¿a dónde iría a parar el país si no revitaliza su agricultura, que ahora solo aporta 4 % del producto interno bruto y obliga al Estado a gastar en alimentos 17% del total de recursos que destina a las importaciones? ¿Cómo garantizar una mayor autosuficiencia en este campo si las granjas estatales agrícolas ni siquiera explotan 30 % de las tierras asignadas y los campesinos privados, que son los de mejor desempeño, trabajan en menos del 66% de las suyas?

¿Cómo mantener un crecimiento con calidad, si en la última década jamás se ha cumplido el plan de inversiones, con años tan desastrosos como el pasado, cuando apenas se concluyeron la mitad de las programadas, y existen empresas que muestran un ininterrumpido historial de pérdidas y más de un millón y medio de trabajadores no tienen un verdadero contenido de trabajo que justifique el salario que se le paga? Los mayores aportes al PIB de Cuba llegan de los servicios y no del sector productivo, mientra que el Estado subsidia casi 88 % de los productos normados que vende a la población y mantiene gratuidades que no se justifican en lo más mínimo.

He mencionado algunas de las deficiencias más notables de la economía cubana y que demandan modificaciones inmediatas, en aras de la eficiencia y la productividad que necesita el país para su propio desarrollo. Hacia su solución apuntan los lineamientos propuestos, cuya ejecución práctica supondrá, en no pocos casos, una alta dosis de sacrificio y una nueva interpretación del contrato del Estado con la sociedad.

No se trata de renunciar a los principios de justicia social propios del socialismo que, aún con imperfecciones, convirtió al cubano en un pueblo culto, libre, digno y solidario; se trata de hacer lo que corresponde en esta etapa del socialismo que sus creadores NO tuvieron posibilidad de imaginar ni teorizar al respecto. Como obra colectiva que es, requiere del esfuerzo, el compromiso y la inteligencia de todos.

Aspirar a una Cuba mejor, con una economía eficiente y con capacidad para posibilitar el bienestar de su pueblo sin subsidios innecesarios ni prácticas paternalistas, no tiene nada que ver con renunciar al Socialismo, a su justicia social y a la propiedad colectiva y estatal. La meta de construir una sociedad mejor siempre ha sido un propósito de la Revolución Cubana, que encontró en el socialismo los principios y las fórmulas mas acertadas para avanzar en ese camino, no exento de obstáculos, y en el que más de una vez, decisiones equivocadas han significado retrocesos difíciles de remontar.

Y aunque en este poco mas de medio siglo de obrar con humanismo y decoro, con las luces y sombras propias de cualquier creación, y la Revolución lo es, No han faltado los que, desencantados por las manchas, optaron por abandonar o cambiar de bando, nadie que respete la verdad pone en duda que la inmensa mayoría de los cubanos y las cubanas se mantiene fiel a la Revolución y la hacen y la defienden a diario.

Ahora todos han sido convocados a enrumbarla por derroteros que la salven de su autodestrucción y la lleven a un mejor destino, que reivindique su validez y sus atractivos como proyecto político y socioeconómico. No es la primera vez que el pueblo cubano es llamado a diagnosticar su sociedad y a proponer soluciones para sus males. Recuerdo los llamados parlamentos obreros durante el peor de los momentos de aquellos años 90 del pasado siglo, cuando la desintegración de la Unión Soviética y la desaparición del campo socialista de Europa del Este nos privó de golpe de suministradores, de insumos, de tecnologías y de mercados para nuestros productos, y Washington, ni corto ni perezoso, recrudeció e internacionalizó su criminal bloqueo económico, comercial y financiero.

Ya en esta década, cuando la envergadura de factores externos, como la crisis económica mundial, profundizaron los efectos de nuestras propias ineficiencias internas, llegaron, primero, las alertas del líder histórico de la Revolución Fidel Castro, y más recientemente, las del presidente Raúl Castro.

El discurso que el Comandante en Jefe pronunciara el 17 de noviembre de 2005 en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, dirigido fundamentalmente a los estudiantes, advertía sobre males que se habían entronizado en la sociedad cubana y que podrían provocar la autodestrucción de la Revolución.

Masivamente discutido por el pueblo, devino una suerte de exorcismo para abandonar acomodamientos y desidias y asumir posiciones mas combativas contra prácticas y comportamientos conniventes con lo mal hecho y hasta con lo ilícito e ilegal.

La enfermedad que lo apartó de sus cargos al frente del Estado y el gobierno cubanos no significó que las advertencias de Fidel perdieran vigencia. Retomadas por Raúl Castro, y en un contexto internacional cada vez más complejo, devinieron líneas de trabajo que quedaron particularmente expuestas en el discurso que el actual presidente cubano pronunció el 26 de julio de 2008 en Camaguey. Sobrevino un debate que involucró a toda la sociedad, al mejor estilo de una tormenta de ideas y propuestas, que tuvo sus respuestas iniciales en el primer trimestre de 2009 cuando se anunciaron medidas y disposiciones que iban en la dirección de los reclamados por el pueblo. Algo similar ocurrió con su intervención en la cita ordinaria de verano del Parlamento nacional, en agosto pasado, cuando adelantó la implementación de otro grupo de decisiones, que también respondían a las expectativas ciudadanas, aún cuando algunas provoquen cierta preocupación e, incluso, incertidumbre.

Y si me remito a estos antecedentes, que confirman cuánta verdad encierra la máxima de que en Cuba sí es el pueblo el que decide, es para demostrar cuánto mienten aquellos que, en busca de publicidad y fondos, declaran a medios de prensa, tradicionalmente hostiles a la Revolución, que ya todo está acordado y que las propuestas al calor del debate de los lineamientos de la política económica y social del Partido Comunista de Cuba no pasarán de ser un ejercicio formal.

Tales afirmaciones sólo podrían ser ciertas si se refieren a sus propias propuestas. Dirigidas, como están, a eliminar el socialismo e instaurar un capitalismo que nunca ofreció respuestas al pueblo cubano, como tampoco se las proporciona hoy al mundo, jamás serán tenidas en cuenta. Aquí lo que se quiere es otra cosa, justo lo contrario, es salvar el Socialismo, preservar sus conquistas, hacerlo mas fuerte y mejor.

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Debate Cuba dijo:

    Belencita, yo supongo que Olimpio tenga sus razones para no sentirse
    totalmente representado por el Partido y la Asamblea, si es asi, y creo que un problema con algun funcionario es una razon demasiado sencilla para tenerla como real. La realidad es que existe en politica algo llamado «legitimidad», que es en esencia de lo que usted este hablando, y la legitimidad se gana y se pierde, y esta basada en muchas cosas, desde el trabajo que se haga hasta como se obtiene el poder, y luego como se mantiene. O sea, que algo que puede parecer muy legitimo hoy puede parecer absolutamente ilegitimo en el futuro, segun vayan cambiando las circunstancias y las adaptaciones que se vayan haciendo a las circunstancias. Como la legitimidad es un asunto de percepcion hay que aceptar que no todo el mundo va a llegar a las mismas conclusiones. En tiempos de vacas gordas la situacion resulta facil, la bonanza economica suele ser una fuente excelente de legitimidad, pero en tiempos de vacas flacas la cosa se complica, segun le vaya a cada cual y segun se perciba la respuesta que le da el gobierno a la situacion. Hay quien pueda estar de acuerdo con como el gobierno cubano ha enfrentado la ultima dos decadas, pero es perfectamente concebible que haya gente que no este de acuerdo, porque las respuestas y las combinaciones son muchas, dado que se nos dio a todos un cerebro para pensar, y una educacion para facilitar el pensamiento. No creo que esto tenga absolutamente nada que ver con ser agradecido o no, pero el hecho de que Olimpio difiera no lo convierte para nada en un malagradecido. Que yo sepa ser agradecido no es aceptar todo lo que nos echen por delante o quedarse callado; ser agradecido es hacer lo que hace Olimpio: participar y trabajar para que lo que quede no se destruya. Malagradecidos son esos medicos y otros profesionales que abandonan Cuba y llegan a los Estados Unidos a decir que todo lo consiguieron por su propio esfuerzo, es decir, la vision individualista que usted rechaza, olvidandose de que escuelas de medicina solamente habia una en Cuba antes de 1959, por no decir que solamente un 11% de los adolescentes terminaban el bachillerato. Hace poco alguien casi me devora sin masticarme por la cuestion
    y tuve que preguntarle si tambien, ademas de poner todo su esfuerzo
    en los estudios, habia construido la Vocacional donde estudio la
    secundaria, instruido a sus maestros, escrito los libros, asi como la CUJAE, donde se hizo ingeniero, todo lo cual le ha permitido venir a Estados Unidos a vivir una vida relativamente confortable. Esos son los malagradecidos. Ser agradecido es mirar al pasado y dar gracias, y trabajar por un presente y futuro mejor, aunque a veces ese trabajo consista en diferir, o plantear las cosas desde otro punto de vista.

    Francisco A Dominguez
    francisoadominguez@debatecuba.org

  • FABAT dijo:

    Hola a todos los foristas

    Mucho se elogia a China por su gran avance en la economía pero:

    1- Los chinos necesitan de una “Carta de invitación” para salir de su país? y mira que hay chinos por el mundo.!!!
    2- Los chinos que estan fuera de su país tiene alguna dificultad para retornar?
    3-Las empresas extranjeras establecidas en chinas les pagan a sus trabajadores por la “zurda” .

    El primer cambio que debemos hacer si queremos avanzar, es un cambio de mentalidad, no confundir igualdad con igualitarismo y dejar atrás eso de, si Fulanito (de manera legal) gana más que yo, quiero que fulanito este jodio como yo, en vez de, voy a ponerme para estar como o mejor que fulanito.
    Moraleja: hay que aprender a escalar en fila india y dados de la mano

    Otro asunto, los impuestos individuales son la base de toda sociedad, y yo los extendería hasta la salud y educación, a la par que vaya tomando valor el salario,
    por supuesto unos impuestos bien administrados, transparentes y bien calculados para que los mismos puedan ser pagados, opino que para nada perjudican los logros alcanzados al contrario los fortalece

    Hablando de impuestos, les presento un mal ejemplo, se les estableció un elevado impuesto a los barberos y estos, subieron su precio por pelado de 10 a 20 pesos, parecido ocurrió con los transportistas y por supuesto el transporte por ello y otras causas continua en plena crisis.

    Por favor no seamos ingenuos, solo el trabajo por cuenta propia no va a solucionar el problema salarial y del trabajo en Cuba,
    para ello tenemos que interactuar con el mundo o mejor dicho que el pueblo cubano interactué con el mundo y viceversa o en otras palabras, dejar que el pueblo luche su “Yuca”!!!!!

    pd: por ultimo y no menos importante, se necesita un orden general sin un orden no se puede conseguir nada (me pasa por la mente ir comenzando a construir bases de datos digitales, para empresas e individuos, ejemplo en el turismo )

    pd 2: pq seguimos subsidiando cosas como la TV que perfectamente puede ser autofinanciadas con una promoción MEDIDA para todos los bolsillos

    Saludos y gracias a Qba-dbat

  • Carlos dijo:

    Belencita usted critca mucho a Olimpio perece que usted no anda a pie y no coge un «P» porque ahi se dice lo mismo que él inclusive peor dejese de consigna ya la gente no esta para eso
    Saludos

  • pipo dijo:

    LA actualizacion del modelo economico cubano sin dudas no podia esperar, el debate es bueno y lo necesario es que la prensa acabe de entender que tiene que ser mas imparcial y mas critica con los problemas de hoy y de que es lo que se habla en la calle porque en ocasiones se pierden.
    de la mesa redonda que se pongan pa lo que pasa aqui adentro y luego lo del mundo porque si escondemos nuestros problemas entonces se da espacio al «enemigo» pa hablar por nosotros.

    NOTA: este espacio de debate debe de estar junto a las reflexiones de Fidel porque esto es lo que se habla en la calle.

    saludos

  • Belencita dijo:

    Debate Cuba, apreciar perspectivas diferentes nos enriquece y para nada creo que quedarse callado ayude en algo. En eso coincidimos.
    Por otra parte, el asunto es que este sitio es para debatir y confrontar las ideas que se exponen.
    Usé mi derecho ciudadano a no estar de acuerdo con lo que alguien expresó y explicar sin temor por qué no lo estoy, como acostumbro desde la infancia.

    No se trata de ser agradecidos o desagradecidos, lo primero es ser justos. Para hablar de las manchas o la luz del sol, le guste o no a uno, lo primero es aceptar que el sol existe y que calienta, si no puede verlo.

    La discusión de los lineamientos por el pueblo es una expresión más de la legitimidad del sistema político cubano y de nuestra fortaleza para seguir construyendo el socialismo.

    Carlos, critico a Olimpio porque tengo derecho a hacerlo, como usted me lo hace a mí y yo a usted también ahora. Mire, en mi opinión, usted tiene un oído selectivo y solo registra lo que le gusta porque la gente en la calle, las escuelas y los centros de trabajo está discutiendo a trocha y mocha y con argumentos. Se acepta la convocatoria a debatir un asunto de Estado, que es una muestra de respeto al pueblo y hay confianza en que se hará lo mejor para todos.
    Después del congreso me dice si son consignas o si cambió de opinión.

  • Beatriz dijo:

    El comentario de Luis A. García de la Torre es como una revisión de una tesis, se ve que sabe de Economía. Veré si me da tiempo en la vida para estudiármelo con calma. Los aspectos políticos de todo este proceso me resultan claros y las disquisiciones filosóficas son interesantes, pero la mayoría de la gente no entiende tanto de eso, ni tiene acceso a internet, y muchos ni miran la Mesa Redonda o leen el periódico. Muchos ni hablan en las asambleas, decepcionados de procesos semejantes que no dieron ningún resultado.

    Si bien hay un porcentaje de la población cubana que tiene mejores condiciones de vida, yo diría que más del 70% vive con su salario o jubilación, quizá haya que sacar la cuenta.

    En la concreta me referiré al cubano sencillo, de a pie, sin carro ni casa para alquilar, sin familia afuera que le mande dinerito, al que al final no le da la cuenta. Me preocupa ese cubano, que vive al día, al que no le alcanza el dinero para alimentarse bien y reparar su casa que se le está cayendo encima, el que no consigue el medicamento que necesita, ni qué decir de conseguir un calzado decente para el hijo que está creciendo y no se le deformen los pies, que tiene que pagarle a un maestro para que le repase al hijo porque en la escuela no hay maestros preparados; qué será de él cuando lo dejen sin su plaza porque ahora resulta que no es idóneo, y a su esposa también, y luego le aumenten los impuestos, y aumentaron la electricidad, etc., etc. Díganme cómo su madre va comprar leche en polvo en la shopping (que vale 6 CUC) con su jubilación? Le van a pagar 1 mes en lo que busca, decide qué va a hacer con su vida, aparece una plaza y serán 500 mil personas en ese trance casi al unísono???

    Me preocupa que se realice este proceso todo a la vez, sin tener en cuenta las consecuencias. Por ejemplo, qué pasó con la batalla energética cuando le empezaron a cambiar a todos a la vez los equipos electrodomésticos? Por fin ese plan dio el resultado esperado? Por qué entonces hay que subir la tarifa eléctrica?????

    No nos tapemos los ojos, son realidades que nos golpean en el día a día.

  • Daniel dijo:

    Hay algo que quisieramos plantear que no hemos visto que ocurre en las reuniones donde se discute este proyecto.
    1-Se trata de los horarios que se han escogido en algunas empresas para realizar la discusion; en unos casos gestionando tres jornadas extendidas hasta tarde en la noche, comenzando con UJC, luego PCC, y por ultimo la masa de trabajadores afiliados o no las organizaciones mencionadas. Lo que trae consigo que la gente no sea profunda en el analisis y haga un minimo de planteamientos.
    2-En cuanto al capitulo VI POLÍTICA SOCIAL, se plantea dejar los comedores obreros solo donde sean indispensables, pensando que la gente puede buscarse la comida en lugares cercanos o en algunos casos ir a sus hogares, y ya la medida se ha implementado en varios centros de trabajo. En otros lugares, pongamos como ejemplo los hoteles de la Cayeria Norte de Caibarien, alli se quitaron por orden del Presidente de Gaviota, los desayunos a los empleados que arriban a las instalaciones despues de las 07h00, aun en horario de desayuno, cuando muchos salen de sus hogares bien temprano en la mañana como a las 05h30 y antes por viajar desde Santa Clara, Camajuani, Placetas, etc.
    @Para concluir, quisiera saber si se ha pensado el acceso que puedan tener los que trabajan en las ciudades a comer algo en la calle considerando lo pobre que esta la gastronomia y el nivel de ingresos que permita comer pizza u otras escasas ofertas del Estado porque si vas a la gastronomia de los cuentapropistas encuentras mejores elaboraciones y mejor servicio pero precios mas altos que no puede enfrentar el ciudadano medio que vive de un salario. En el caso de los empleados de la Cayeria Norte de Caibarien, estos no se pueden comparar con los de Varadero o Ciudad Habana, que viven en la ciudad y resuelven su problema en el trayecto; los primeros se mueven entransporte obrero, saliendo de los lugares mas alejados a las 06h00, lo que implica que ademas de ser dificil de desayunar en la casa antes de salir por no tener a veces que tomar, los empleados hacer para los autobuses hasta media hora para comprar de comer en la calle si se encuentra a esa hora, llegando tarde a los hoteles a veces a exceso de velocidad, y enfrentandose a los precios de cuentapropistas, que se aprovechan de las necesidades de estos.
    Me pregunto,
    *en materia de costo, -Que puede representar un simple desayuno para hoteles que ingresan tanto dinero?
    **En un pais socialista como este que es el ejemplo para el mundo, y donde los recursos humanos son lo primero, -Es posible uqe se tomen tan irracionales decisiones que no representan ningun ahorro y que hacen que nuestros recursos humanos no sientan ningun orgullo en tarabajar para Gaviota? No tengan sentido de pertenencia ni motivacion de ningun tipo?
    Preguntemosle a Juan Triana – profesor de economia de la Universidad de la Habana si se hace economia ahorrando centavos o siendo mas racionales en lka decisiones que se toman y produciendo mas y con mejor calidad como resultado de la alta motivaciuon, sentido de pertenencia y orgullo de trabajar para determinada empresa. Tambien de esto puede hablar Manuel Calviño, y otros que piensan y analizan profundamente el comportamiento de la economia y el comportamiento y la psiquis del hombre.

    Danny

Se han publicado 37 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también