Imprimir
Inicio » Especiales  »

Eusebio Leal: "Patria y Fe han sido mi divisa personal"

| 479

Eusebio Leal en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, ahora aquí, en 5ta. Ave, y calle 32, en el barrio de Miramar, en los maravillosos Estudios Abdala. Hoy me acompaña, no un amigo, sino uno de mis mejores amigos, de los que forman parte del núcleo central, de ese grupo de cuatro o cinco amigosque son los que lo saben todo o casi todo, y que han estado conmigo en las buenas y en las malas: el doctor, Historiador de la Ciudad de La Habana, y una de las personas más queridas por nuestro país, mi hermano, Eusebio Leal. Buenas noches, Eusebio.

Es, debe ser así, yo debo preguntarle si nos tratamos de usted, o nos vamos de tú, con todo el respeto que merece su talento, investidura y personalidad.

Eusebio. Como te sea más cómodo, Amaury.

Amaury. Bueno, lo voy a ir alternando entonces. Eusebio, usted dijo en una entrevista en el libro Legado y memoria, que acaba de publicar, lo más reciente que ha publicado, dice: "Quizás todo lo que hacemos es un reflejo de los dolores, de las carestías, de las alegrías y las tristezas". ¿Qué cosas le alegran y qué cosas le entristecen todavía hoy? Y es una pregunta muy abarcadora y quiero que sea usted muy abarcador en su respuesta.

Eusebio. Creo que el tiempo se fue..., nos fuimos demasiado rápido en el tiempo, porque el tiempo está ahí y eso quizás es una cosa que ahora vuelve, a veces, con más fuerza al espíritu. Siempre he dicho que cada criatura construye el entorno a su manera. Los que me conocen saben que siempre reproduzco, más o menos, el mismo espacio donde trabajo, esto expresa un poco esa voluntad y ese deseo de buscar equilibrio en las cosas, a partir de esas que deseamos una vez y que después tuvimos.

Pero quizás lo más angustioso es el paso del tiempo por nosotros, por mí, en este caso. Querer volver con la misma fuerza, con el mismo brío a hacer lo que hicimos ayer, a veces, no es posible.

Amaury. Pero yo siempre que lo veo en público, cuando estamos juntos en público, veo la alegría que irradia su personalidad. Sin embargo, cuando nos vemos en privado, en un ambiente más familiar, me asalta, a veces, un Eusebio triste, ese Eusebio, que aunque usted diga que ha pasado el tiempo, no se nota. Lo entristece, evidentemente el paso del tiempo, pero ¿qué lo alegra?

Eusebio. Bueno, yo creo que es a la inversa. Quizás cuando nos encontramos privadamente, soy el que soy. Y cuando estoy en público, interpretando el papel de Eusebio Leal, el rol de Eusebio Leal, entonces la cosa es diferente, es necesariamente distinta.

Amaury. Ah, claro

Eusebio. Esa es una verdad, ese personaje pesa mucho.

Amaury. Muchas personas en Cuba, y me incluyo, lo consideran un héroe; pero hay dos tipos de héroes. Está el Ulises, que después de una larga y tortuosa travesía tiene un final feliz. Pero también está el Quijote, con esa especie de voluntad de ruina. ¿Con cuál de esos dos héroes usted se identifica?

Eusebio. Siempre Ulises, siempre Ulises. Aunque poner un poco de locura en la cordura es bueno, creo que eso fue un tiempo de la vida. Ahora la isla de Ítaca está más cerca, quizás eso es más que un consuelo. Ahora se ven los frutos del trabajo, quedan atrás, a veces silenciadas por la conveniencia, o no sé, veladas por las circunstancias del triunfo del trabajo, aquellos que quizás no nos quieren bien, aludiendo un poco al título de tu programa. En este caso, en mi caso, hace falta que nos quieran bien muchos y no sólo dos. Esa es la verdad. Entonces, para ese concepto de muchos trabajo yo siempre. Estoy pendiente de ellos y ellos para bien y para mal, están pendientes de mí.

Amaury. ¿Por qué usted cree que todo el mundo dice?... Cuando digo todo el mundo, digo mucha gente en Cuba, todos los cubanos, dicen... Hoy me preguntaba uno de los técnicos: "¿ya Eusebio tiene la calle Prado?" Y entonces yo le dije: "¿Por qué?" Y me dice: "No, porque en cuanto Eusebio tenga la calle Prado, la calle Prado se ilumina, la calle Prado se pone perfecta y los leones rugen".

Eusebio. Bueno, puedes decirle a nuestro amigo, que ya los bombillos están llegando en un barco.

Amaury. Ya están llegando los bombillos. (risas)

Eusebio. Eso es lo más importante. Y lo segundo, es que yo nunca, a esta altura..., soñar se puede soñar solo y es verdad. Pero construir y hacer, es el esfuerzo de muchos. Y yo creo que sí, que efectivamente, ellos se hacen sentir. Cuando toman un espacio y aplican la política de restaurar, la política de participación comunitaria, la política de sembrar una y otra vez, y otra vez, hasta que finalmente el árbol fue amado y respetado, eso le ha dado a la institución ese prestigio. En este caso debemos admitir, que Eusebio Leal, no soy yo, sino que es una forma de actuar, una manera de ser, un personaje público y una institución. Yo encarno el espíritu que en ese sentido, la nación siempre ha tenido y quiere. La nación no quiere la destrucción, ni el abandono, ni la ruina, ni la desidia, nada de eso lo quiere. Por eso hay que inventar, crear y responder a las incógnitas con cosas perdurables y duraderas, valga la redundancia por los dos términos parecidos.

Amaury. ¿Y por qué cree entonces que la gente singulariza en Eusebio el trabajo de un equipo tan grande, y que yo conozco a muchos de ellos?

Eusebio. ¡No, son miles!.

Amaury. Son miles, yo conozco a muchos. ¿Por qué lo singularizan?, ¿por qué todo el mundo dice Eusebio Leal va a hacer, esto lo hizo Eusebio Leal, aquello lo levantó Eusebio Leal?

Eusebio. Bueno, quizás viene un poco, Amaury, del andar, de esa memoria del tiempo tan importante de mi vida, que fue andar, y andar y andar. Lilia Carpentier me confesó, en los últimos meses de su vida, me dijo: "¿Quieres que te diga algo?" Y yo le pregunté: "Lilia, dime ¿qué dijo Alejo?" -porque yo tuve en realidad muy poca relación con Alejo Carpentier. Más con Lilia, lo cual no me resultó menos interesante, porque es de ese tipo de mujeres que viven en la sombra, pero son importantísimas en la historia. Entonces me dijo: "Bueno, un día tú pasaste por un lugar en que estábamos nosotros, ibas con una carretilla o algo parecido, de mano, llevando unas piedras". Entonces a Alejo le llamó la atención y le dijeron: "Ese es un muchacho que está reconstruyendo cerca de aquí el Palacio de los Capitanes Generales." Y Alejo le dijo: "Pues con esa carretilla llegará lejos." Eso me lo dijo Lilia.

Amaury. ¡Qué cosa!

Eusebio. Lo más tremendo es que no he llegado todavía. Eso responde un poco a tu primera pregunta.

Amaury. Claro. A veces esas personas que andan con una carretilla de piedras andando, andando y andando y siguen con la carretilla, son tildados de locos. ¿Cuántas veces lo han tildado de loco?

Eusebio. Bueno, yo creo que es un atributo que suele acompañar, a veces, a las buenas intenciones que luchan, como se dice en Cuba, contra viento y marea. A veces ese viento y marea son incomprensiones, dificultades materiales, a veces son anticipaciones, cosas que hacemos a destiempo y que sólo después podrían hacerse. Ese fue el caso. Pero las bases, los cimientos se sentaron en el tiempo en que la locura parecía ser el adorno de "mi férvida cabeza", como diría Martí. Y a  mí me fascinó ese período de la vida, en que no tenía tiempo, trabajaba sin tiempo, en que no me asustaba tanto el tiempo y que no tenía que decir -como a veces hoy-: quisiera otra vida para ver lo que se quedó por hacer. Y para quizás, al final de esa, pedir otra.

Amaury. El otro día, este año, no recuerdo si fue a principios del verano, estuve en la Basílica (Basílica de San Francisco de Asís). Llegué muy temprano y me fui allí a los jardines que están detrás de la Basílica, al lado de la Basílica, más bien, y revisé ese pequeño cementerio que tiene la Oficina del Historiador de la Ciudad, porque no es el cementerio de Eusebio, está claro. Y ahí veo nombres entrañables. ¿Cómo puede aspirar uno a estar allí? En aquel jardín hermoso, escuchando desde lo profundo de la tierra la música celestial que emana de la Basílica.

Eusebio. Lo primero fue la petición de una persona entrañable para mí que quería quedarse allí, en La Habana Vieja, como otros deciden que lancen sus cenizas al mar o al viento, conozco los casos, y entonces en el Jardín fue depositado. Y después surgió la petición de María Benítez, de traer a Emilito Roig, mi predecesor y colocarlo en aquel lugar, en el cual había florecido un precioso jardín. Y efectivamente, ese precioso jardín, levantado sobre escombros y sobre un parqueo de automóviles, se constituyó en una especie de símbolo de una entrañable relación entre la ciudad y los que han contribuido a hacerla. Y así surgieron otras personalidades que dijeron: al Jardín. Y a mí me complace mucho asomarme a ese Jardín y encontrar a los amigos con los cuales tengo un diálogo permanente -con su obra, con su afecto, con su cariño-, pero que sirvieron y fueron muy útiles a la causa de la restauración de La Habana Vieja.

Amaury. Yo sé que queda un espacio, yo tengo un espacio separado ahí y marcado. Así que...

Eusebio. ¿Sí?

Amaury. Sí, ese es el mío.

Eusebio. No le pongamos límite al tiempo, querido.

Amaury. (risas) Tengo un espacio marcado y tengo mis amigas que trabajan en la Basílica que me lo cuidan.

Eusebio. Ten cuidado no sea que hayas tomado el mío.

Amaury. No, no. (risas)

Eusebio. Ellas saben dónde está. Ellas saben dónde está.

Amaury. Eusebio. Lo difícil de esta entrevista con usted. ¡Qué trabajo me cuesta tratarte de usted todo el tiempo!

Eusebio. Trátame de tú, tranquilízate.

Amaury. Estoy sufriendo.

Eusebio. Tranquilízate, si no, no saldrá bien.

Amaury. No, sí sale bien, contigo todo sale bien. Lo complicado es que te han hecho muchas entrevistas. Y desde aquella que hicimos para aquel proyecto de programa -porque en realidad ni programa llegó a ser, fueron 8 nada más que se llamaba Muy personal, hace 14 años, en el 96-, te han hecho cientos de entrevistas en televisión y documentales, y siempre hablamos de Silvia, de Doña Silvia, tu amantísima madre. Pero en este libro, en Legado y memoria, es que yo encuentro, por primera vez, una referencia a tu padre. Y en la casa, me hiciste una historia de cómo llegó a ti la única foto que tienes de tu papá. Entonces yo quisiera que hablaras de tu padre y de tu madre.

Eusebio. Bueno, mi padre se llamó como yo, Eusebio Leal. Mi padre y yo tuvimos una relación distante, pero yo pienso que fue una experiencia muy importante para mí, una experiencia de mi vida conservar los momentos, que los puedo contar, en que nos vimos y nos tratamos. Y creo que a partir de un determinado momento de mi vida, yo necesité reconciliarme con el recuerdo de la memoria de él. Y por eso la historia del retrato que tú supiste, porque yo no conservaba ningún retrato y le pedí a una persona amiga, que se acercó a mí para un tema familiar muy delicado, que buscase bajo la tierra un retrato. Un día volvió a la puerta de mi casa y me trajo el retrato de mi padre con mi madrina América que, por cierto, me quiso mucho. Entonces toda mi vida ha estado centrada en Silvia, mi madre, que como sabes ha cumplido 99 años, felizmente, quiere decir, se aproxima en febrero a un siglo de vida. Y que fue a partir de un determinado instante de ella, padre y madre al mismo tiempo.

Amaury. Te agradezco muchísimo que hayas hablado de tu papá, porque durante todos estos años de amistad, que ya suman décadas entre nosotros, era es un tema que normalmente rehuías de cualquier conversación, cosa que a lo mejor hoy has superado o has logrado no juzgar tan duramente.

Eusebio. Mira, hay cosas en nuestro estilo de vida donde no cabe el llevar a los medios y a la opinión pública cosas personales que están ahí durante mucho tiempo...

Amaury. ...Sí, lo que pasa es yo me permití hacerte esta pregunta, porque lo que suele sucederle a los personajes públicos que intentan mantener su vida en los bordes de la discreción es que un día no están y entonces se inventa una fábula alrededor de ese personaje público que se calló, entonces yo a veces prefiero...

Eusebio. ...No, no, yo estoy de acuerdo en eso, si tú me preguntas y me precisas, la respuesta sería esta, sin ira: mi padre fue un fugitivo de la Revolución; yo fui y soy hijo de ella.

Amaury. Una de las cosas que nos unió a ti y a mí, que nos acercó en la amistad, en la sólida amistad, y yo blasono de eso, vivo orgulloso de nuestra amistad, fue el hecho de que ambos tenemos una formación católica. La tuya mucho más ortodoxa, mucho más rigurosa. La mía más salvaje y primitiva. ¿Todavía tú eres un hombre que ejerce el catolicismo como principio rector de tu conducta?

Eusebio. Oye, la estructura cultural mía se formó en la disciplina de la Iglesia. Y como diría San Pablo, nunca me avergoncé, ni me avergonzaré del Evangelio, porque sería avergonzarme de la buena nueva, que quizás encontré en la victoria de la Revolución, como una respuesta a mis intensas y sufridas inquietudes sociales. Esto es lo primero.

Lo segundo, fue también muy difícil compatibilizar religiosidad y Revolución; fue muy difícil. Eso pasó por incomprensiones, eso pasó por malos momentos, pero para mí nunca existió esa incompatibilidad. Tuve una profunda convicción... y cuando leí una vez una carta que Fidel le envía al padre de Renato Guitart, hablándole del destino de su hijo, de la muerte de Renato en el Moncada -una carta muy conmovedora, por cierto, muy intensa-, sentí que lo que estaba escrito allí era una protección, era una palabra de respuesta a mis propias inquietudes. Y pude responder una vez como Jesús a la mujer pecadora: "¿Dónde están ahora los que te persiguen?" Simple y sencillamente todo eso pasó. Y desde mis convicciones, ingresé en el seno del Partido Comunista de Cuba, creyendo en el programa del Partido, en la voluntad y en el espíritu de lo que ahí estaba contenido.

Más que marxista fui fidelista, y lo he sido, que era algo más. Porque su pensamiento fue más abarcador y más amplio, y por naturaleza más revolucionario y hasta a veces más iconoclasta, que los cánones del dogma o de la doctrina. Y en ese sentido me siento muy feliz de haber podido, no solamente alcanzar el reconocimiento y la amistad de él, que fue y es para mí un privilegio, sino también la de Raúl y la de casi todos los hombres y mujeres de la Revolución, de los padres fundadores de la Revolución.

No puedo explicar mi propia vida. Yo tenía 16 años cuando triunfó la Revolución y ahora estoy apuntando ya al siete y al cero. Si eso es así, entonces, no es la hora -como diría nuestro querido y común amigo Silvio Rodríguez-, de claudicaciones, ni tampoco de arrepentimiento ni de vergüenzas.

Yo soy lo que he sido, con mis luces y mis sombras, con mis errores y con mis aciertos. De todos ellos he aprendido. Y lo único que lamento es que me ha quedado poco espacio para mí mismo. Me ha pesado mucho el personaje que creé.

Amaury. Bueno, o que creamos nosotros también. Todos contribuimos a crear ese personaje.

Eusebio. Fíjate que me puse la misma ropa con la que me entrevistaste hace 14 años.

Amaury. Si, pero, en aquel momento usabas una bella corbata negra con una perla...

Eusebio. Sí, pero no la tengo hoy.

Amaury. Ya no la veo.

Eusebio. Precisamente no me la puse para quitarle un poco de formalidad al hábito con que suelo presentarme en los momentos en que la obligación me obliga a llevarla. Tú sabes que por ti no he venido con mi traje gris de todos los días, por ti lo he dejado... Petí me ha ayudado a quitarme esa pesada armadura llena de recosidos y abolladuras, porque ha sido el traje con el cual he peleado en todos los ámbitos de la vida cultural y política cubana. Esta es mi obligación y es mi deber para ti y para el público.

Amaury. Yo te lo agradezco, pero hubieras podido venir en calzoncillos.

Eusebio. No, no qué va, no vamos a llegar a los extremos.

Amaury. (risas) Tú eres un príncipe y como tal te vas a comportar siempre. ¿Qué cosa era la Juventud Acción Católica, a la que tú perteneciste?

Eusebio. Fue una de las cuatro organizaciones o de las ramas de la acción social y laical de la Iglesia. La Juventud Obrera, la Juventud Estudiantil y la Juventud Parroquial, que era la Juventud Acción Católica. En ella nos formamos, en aquellos principios del apostolado en una época en que no eran muchos los hombres en las iglesias; los hombres se ponían al final en ellas y nosotros tratábamos de transformar eso anticipadamente, ser partícipes del culto, cuando el culto era en latín, por ejemplo, y tratábamos de explicar, tratábamos de simplificar, tratábamos de ser modernos.

Allí conocí a los primeros conspiradores contra el orden establecido. Yo pienso que la personalidad más atractiva para mí fue, en una de aquellas incursiones por Centro Habana, cuando me encomendaron llevar un mensaje al antiguo mercado, que se demolió al triunfo de la Revolución. Allí entré por aquello que... no puedo explicarte lo que era el mundo del mercado. Es algo, es un recuerdo imborrable, era un gran orden establecido, pero había que entrar por laberintos de venta de gallinas, de frutas, de animales, de lechones, de pequeños restaurantes y al fondo, metido en medio de todo aquello, una imprenta y en la imprenta, un hombre, un hombre que leía Los miserables de Víctor Hugo, con pasión y que estaba allí en camiseta, con su delantal y que era el impresor de aquella casa. Se llamaba Sergio González.Y como era cristiano como nosotros, le llamaron "El Curita".

Amaury. "El Curita", claro. Yo pensaba entonces, escuchando toda esta historia ¿por qué no sacerdote? ¿Por qué no fuiste sacerdote?

Eusebio. La respuesta podría ser la siguiente. Yo he amado extraordinariamente a la mujer. Y el sacerdocio y el celibato, tema que no voy a analizar ni a discutir aquí...

Amaury. Está claro.

Eusebio. ...me privaba desde entonces de la lealtad a ese principio de la tradición cristiana sacerdotal. Pero siempre estuve cerca y estoy cerca. Nunca me aparté: Patria y Fe han sido una divisa personal.

Amaury. ¿Y andas todavía con una carretilla de flores, seguramente? (sonrisa)

Eusebio. No, no, no vamos a... Yo creo que hay un momento oportuno en que la nave se detiene en un puerto, en un camino. Yo, como sabes, tengo una persona que me quiere muchísimo, que convive conmigo y que me soporta, y a quien yo le llamo afectuosamente "la viuda", que es Anita.

Amaury. (risas) ¡La viuda!

Eusebio. Las piruetas debieron pasar. A pesar de aquella afirmación categórica de Martí, que decía:

Yo quiero, ¡oh fin de mis males!
Con labios nunca iguales
Un beso siempre nuevo...

Amaury. ¿Y cómo tú eras de estudiante? ¿Tú eras un buen estudiante? De niño digo...

Eusebio. Bueno, las cosas que me gustaron, Amaury, las cosas que me gustaron. Me encantaban las clases orales, me encantaba la Geografía y la Historia. Me fascinaban las Ciencias Naturales, todo eso para mí era una cosa fascinante y fui bueno en eso y en ciertas cuestiones... en unas clases muy bonitas que se llamaban "Moral y Cívica", y me encantaban en principio, clases aquellas para escribir sobre el papel pautado y con la tinta china y la pluma de punto; escribir las formas de las letras y aprender a tener una letra hermosa, y a escribir las capitulares.

Nos enseñaban muchas cosas en la escuela, en la escuela primaria, en la escuela de todos. Y desde luego que me fascinaba la conversación, hacer una exposición en clase era para mí un verdadero deleite. Mi mamá dice que me encaramaba en un cajón de manzanas o de peras, y que hacía un discurso para un público imaginario.

Amaury. Ahora, con la rapidez con la que tú llevas el trabajo y la vida no te puedes permitir el lujo de sentarte cómodamente a escribir. Tú tienes que dictar constantemente. ¿Cómo es un día de trabajo tuyo normal?

Eusebio. Mira, a primera hora de la mañana, yo llego a las ocho, ocho y cuarto, al trabajo. Estoy contestando esa multitud de mensajes de correos que llegan de Cuba y de otras partes... Tengo muy poco tiempo. Entonces hay una amanuense a quien le dicto inmediatamente la respuesta diaria de los correos. Después me ocupo de dar respuesta de los temas del Estado, de los temas que genera la Oficina del Historiador. Si yo no hago eso, antes de las once de la mañana, estoy perdido, porque se acaba mi día. Debo atender las obras de construcción, de la restauración, imponiéndome visitar cada semana y chequear un equis número de obras. Debo hacer gestiones para ellas, como se dice en Cuba, a todos los niveles. Después debo ocuparme de los temas del Patrimonio Cultural -que es mi vocación-; los museos, las colecciones, y tengo que atender las visitas.

Después trato de escapar de la oficina e irme a la calle a recoger y a mirar, para dar también oportunidad a que las personas se acerquen y me digan, me alerten, me comenten, me cuenten. Visitar, explicar, recorrer y eso consume toda la semana.

Como tú sabes yo no llevo agenda, no apunto, todo está en mi memoria, nunca puse una mano, ni creo que la pondré, en una computadora, nada de eso. Un teléfono celular para mí es un artefacto casi inútil, porque nada más que conozco dos o tres teclas. Sí, la tecla de llamar y la tecla de recibir, la de apagar y encender. Fui de esos niños que debían aprender las cosas en la memoria, y como tal, vivo.

Amaury. Claro.

Eusebio. Otros lo hacen para mí.

Amaury. Sí, ¡qué bueno!

Eusebio. A primera hora me entregan los correos, las noticias del mundo. Qué declararon mis amigos; qué se comenta del país. Todo eso hay que saberlo. Es lo que llamaba en una frase, recuerdo ahora a Lezama en su Centenario, que le preguntaba a uno: "¿En qué está usted?" Y decía: "Yo, en el tíviri távara". Ya los cubanos de hoy no saben qué cosa es el tíviri y távara. Pero también hay otra que decía: "Está en el inside", quiere decir, "está en la cosa". Y yo pienso que hay que estar, uno no puede presumir de ingenuo en los tiempos en que toda habilidad es poca.

Amaury. Pero también hay una parte del tiempo de Eusebio, donde tiene que defenderse de las pequeñas miserias, de las pequeñas escaramuzas personales, aquellas pequeñas trampas que intentan tenderle, ese tipo de personaje mediocre, que ronda definitivamente nuestros ministerios, que ronda nuestras instituciones. Y eso me va a llevar ´esto último lo dije yo, eso no lo dijiste tú-, eso me lleva a un consejo que tú me diste hace muchos años, donde tú me decías: "Aunque venga contra ti acechándote un ejército de hormigas, saca tú los cañones".

Eusebio. Mira, la mejor defensa es la vida propia y es la vida misma. Los chinos tenían un proverbio, decían los antiguos, se lo atribuyen al sabio Confucio: "Si los perros ladran, es señal de que cabalgas". Entonces, cabalgar, no perder tiempo en eso. Decir cada cosa en el lugar oportuno, no lanzar las margaritas en el lugar donde están los cerdos comiendo, porque ellos no tienen capacidad para apreciarlas y las destrozarían.

Tratar de respetar mucho a los demás, y sobre todo, no caer en provocaciones, no aceptar que nadie venga nunca a decirte: "Oye, están comentando de ti tal cosa". Porque esas trampas ya me las conozco. La respuesta a una amiga que vino una vez a decirme eso fue: "¿Y tú que hiciste?" Porque si tú eres tan amiga mía como para decirme esto, me imagino que allí diste una batalla. Me dijo: "No, no, yo no lo hice, porque figúrate, a mí me daba pena." Le dije: "Entonces, no me envenenes con eso; yo prefiero como Mr. Magoo, andar a ciegas." Y que hay una mano misteriosa que me toma por el pelo o por la camisa y me saca adelante cuando el precipicio se abre delante de mí.

Amaury. Claro, pero entonces me estás afirmando que detrás de ese hermoso y bien hilvanado discurso, también está el Eusebio, como se dice en el ambiente popular, que no se agacha jamás.

Eusebio. Yo soy un soldado y como tal he aprendido la lección y tengo varias líneas de defensa. Una primera, una segunda, una tercera. Siempre me he preparado para todo, porque siempre toda obra tiene que ser defendida. Siempre me preparé. Sería pobre una nación, una familia o una persona, que no se prepara para una carestía, para un debate, para un asalto, para cualquier cosa extraordinaria, en cualquier tiempo y en nuestro tiempo.

Napoleón decía que era muy importante evitar las concentraciones, evitar que se unan y que se cree una coalición, para eso hay que actuar siempre diplomáticamente, tratar de evitar toda confrontación. Sobre todo cuando tú tienes responsabilidades institucionales, no puedes ser conducido nunca a batallas tontas, a  personalismos, etc. Pero en caso de que sea inevitable, ¡atacar primero!

Amaury. ¡Ahí está! Ahora quiero irme a tu voluntad de rescatar  -ya se ha hablado mucho de tu voluntad de rescatar objetos, cosas olvidadas, recuerdos-, a tu voluntad de rescatar afectos y de rescatar amigos, porque hasta a mí me rescataste en un momento determinado

Eusebio. No, no, no.

Amaury. Sí, sí, cómo no, pero bueno, es de las cosas privadas y mejor lo dejamos ahí. Pero, ¿qué concepto tú tienes de la amistad? ¿Tú eres una persona de muchos amigos, de pocos amigos, de amigos selectos? Porque no hemos hablado demasiado de eso, nunca.

Eusebio. Yo tengo amigos, amigos que quiero muchísimo, tú lo sabes. El gran riesgo de mencionarlos, es que una omisión ofenda a alguno, pero tengo amigos -no son muchos, porque conocidos son infinitos y la amistad tiene distintos grados-, amigos de cuitas, amigos de poder ir a su casa y sentarme, cosa que tú sabes hago muy poco; ya son menos. Y amigos que sin proponérmelo yo, ni siquiera ellos, nos vemos muy poco, coincidimos poco, pero estamos ahí.

Yo no vacilaría en tocar una de esas puertas y estoy seguro que uno de ellos la abriría de par en par. Cuando he estado enfermo, cuando he estado como consecuencia de ello apartado de esa vida, de ese torbellino de vida, que es mi propia vida, esos amigos han venido a ofrecerme su ayuda, su solidaridad, su afecto, su desinterés... todo, todo. Su dinero, si fuese necesario; su sangre si fuese necesario. Entonces los quiero mucho a todos y valoro altamente la amistad. No el amiguismo, no practico el amiguismo; no doy nada a cambio de algo, nunca he hecho eso.

Sí sé que a la vuelta del camino, a la vuelta del camino, lo que siembras, se recoge. También no se puede ir por la vida prodigando favores, sobre todo cuando los favores no se hacen del bolsillo propio, sino se hacen con el poder y la capacidad de una institución, de una entidad, porque entones extravías el valor de la amistad. Lo que hagamos desde la vida oficial, es en nombre de la nación. Y la actuación pública es siempre una responsabilidad en nombre de la nación para los que públicas responsabilidades tienen.

Lo que pasa es que hay ciertas cosas que se han vulgarizado. Por ejemplo, se ha vulgarizado darle la mano a todo el mundo; es algo terrible. Dar la mano tiene que ser un acto de amistad, de concordia, con el corazón; lo demás debe ser saludar con una inclinación.

Porque dar la mano es un acto de amistad, es un acto de fraternidad y de hermandad. Igual que un beso. Aquí han proliferado los besos. A mí esa besuconería no me gusta para nada. Yo beso al que quiero, al que me extiende la mejilla, le beso, pero no los estoy prodigando ni tampoco me gusta ese besuqueo. Porque me recuerda además el de Judas; eso no puede ser, todo tiene que tener una escala de valores. Tiene que responder a sentimientos reales y lo demás es cortesía, buenos hábitos, educación, que es tan importante. Es lo que creo.

Amaury. Eusebio, en el último congreso de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba), hiciste una intervención  cuando se estaban eligiendo a las personas que iban a ser  miembros del Consejo Nacional de la UNEAC. Yo estaba, y ante la opinión de un compañero -también valiosa porque al final cada uno en esas cosas tiene la libertad de opinar y dar su punto de vista-, tú hablaste con una claridad, para muchos insoportable y para otros bienhechora, del asunto del artista, de la persona que emigra. Quisiera que tú, hoy, en el programa y ya casi a punto de terminar la entrevista, me dieras una opinión sobre esos cubanos, que deciden en un momento determinado vivir en otras partes del mundo. ¿Cuánto respeto se puede sentir por ellos?, ¿cuánta consideración se puede sentir por ellos?, ¿y por qué uno muchas veces también los rechaza y a otros los aplaude, quiere y venera?

Eusebio. Mira, yo estoy en Cuba porque creo profundamente en la libertad. Y tanto he creído en ella, que siempre digo que la ejercito y me lo creo, y quiero eso mismo para todos los demás. Creo que lo más conveniente es pensar que somos una isla y que los isleños siempre viven pendientes del horizonte, queriendo trascenderlo. No es nada nuevo, así ocurrió desde el poblamiento inicial de la isla y fue una isla que se formó de la migración de otros pueblos y naciones, del abrazo que se dieron, a veces sangriento en el suelo de Cuba, los opresores y los oprimidos; conquistadores y conquistados. Y creo que la nación cubana es el fruto de esos encuentros y desencuentros, de ese ir y venir.

Martí vivió más tiempo fuera de Cuba que dentro de ella. Lejos de ella murió Heredia, por ejemplo. Otros como Céspedes y Agramonte iniciaron largos viajes para conocer el mundo. Y podría citarte muchos más.

Cada época tiene su signo y sus circunstancias. Yo no creo que por sí misma la migración tenga que ser considerada, y más hoy, un evento estrictamente político. Es un tema económico, es un tema familiar, o es un tema opcional. Yo creo que eso hay que respetarlo profundamente y creo firmemente que todo lo que limite, todo lo que dificulte ese libre ir y volver, es algo que debe extinguirse.

Los que han hecho armas contra Cuba, los que han derramado sangre cubana, los que han planeado hacerlo, deben ser los que no pueden volver. Los que han ido y han fundado y han creado y tienen en su Patria un punto de referencia, tienen una tumba a la que acudir, un pueblo al que volver, una madre a la cual besar, un niño que recuperar; todo eso, es para mí lo normal y lo natural.

Y creo que eso lejos de disminuir a la Patria, a la Nación, la amplía. Hay un bautismo de fe de cubanía que es muy importante, que es muy importante. Y yo creo que eso merece el mayor respeto. Y eso fue lo que plantee aquel día en la UNEAC, en medio de un debate, en que los temas culturales -como siempre-, están ligados a temas éticos, a temas de la política. La política es ética y no se puede hacer política sin la cultura o prescindiendo de ella.

Cuando la política prescinde de la cultura, es un artificio, se convierte en burocracia; se convierte, no sé, en cualquier cosa menos en eso. Entonces en medio de aquel debate, pues fue necesario dar una opinión y había que darla un poco en carne propia y decirla. Cada cual que lo haga.

Yo siento muchísimo orgullo de mis propios hijos que no están aquí y lo siento de mi madre y lo siento de mis abuelos, que fueron libertadores y lucharon por la independencia de Cuba y soñaron con esa Cuba, que creo que nosotros hemos querido construir y que es una construcción inacabada. Porque hay todavía derechos de la Nación que no han sido conquistados. Hay todavía derechos de los cubanos por los cuales tenemos que seguir luchando.

Dentro de ese concepto que se abre paso de la unidad en la diversidad, del respeto a la singularidad, del respeto al principio de que no puede haber unanimidad en todo, en este sentido, volviendo a tu pregunta, los que desean libremente ir y volver, que vayan y vuelvan. Siempre habrá los que decidan seguir haciendo la prueba, seguir haciendo la prueba de edificar, de construir. Y si es posible, que los que van y no olvidan, nos extiendan la mano. Me parece maravilloso.

Amaury. Bueno, yo te agradezco que hayas utilizado una parte de tu tiempo para venir a conversar con tu hermano Amaury. Te doy las gracias en nombre también de esos padres, a los que pertenezco, que tienen a sus hijos viviendo fuera. Normalmente digo te quiero en este programa; yo debo decirte a ti, que yo te amo.

Eusebio. Gracias, muchas gracias.

Eusebio Leal en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Fotos: Petí

Eusebio Leal, Petí y Amaury Pérez.

Eusebio Leal, Petí y Amaury Pérez.

Se han publicado 479 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • María Martínez dijo:

    Amaury:

    Recibe mis mayores saludos.
    Siento decir que la semana pasada no pude ver el programa de Adria Santana, porque el pueblo se encontraba si corriente. Pero el de Eusebio Leal, no me lo perdí y gustó mucho, si tu supieras que yo siempre he pensado que el tiene tipo de cura, que cerca estuve de eso. Que hombre tan extraordinario, que cultura me gustó mucho. Dejame decirte que para mi todos o casi todos los que han pasado el por el programa tienen una afinidad contigo que de alguna forma se quieren de verdad o al menos tienen buenas relaciones personales.
    No eres bobo pero si muy selectivo.
    Recuerda invitar a Silvio Rodriguez
    Nota: No te he dicho que tengo 55años y soy costurera, para que veas que cualquier sector de la población espera el Martes a las 8:30pm
    MARIA MARTÍNEZ SARDA.

  • Yoylán dijo:

    Amaury no hagas locuras. Recupérate pronto que te necesitamos mucho. Espero ansiosamente el próximo programa con la increíble Zenaida.
    Al equipo de realización: Por favor, pudieran colocar en los comentarios la lista oficial de los entrevistados por el orden en que lo han hecho. (es que estoy coleccionando las descargas en html con las fotos y los textos de todas las entrevistas y quiero organizarlas para grabarlas en un CD y enviarlas a un amigo que está fuera del país)
    Saludos a todos
    Les estima
    Yoylán Cabrales Gómez

  • Roberto ET dijo:

    Amaury:
    Un grandioso programa, de los que uno no quiere que llegue a su final, pues escuchar al Dr. Eusebio Leal, es recibir una clase magistral de cultura, de historia, de cubanía, de hombría, en fin de valores éticos y morales. En una ocacion hace mas de 15 años un dia en el malecon cogiendo botella, el único que me paró y me la dió fue precisamente El Dr. Eusebio Leal, esto pareceré algo insignificante, pero no, todo lo contrario, eso te demuestra la grandesa de la persona y su sensibilidad humana, hasta eso es capaz de ofrecer modestamente Eusebio Leal, la mano amiga de ayuda a sus semejantes. Me atrevo una vez mas a decirte que Gracias por un programa asi, tan lleno de sabiduria y cultura, ademas transmitirle a tu invitado que nos demostró que es de los imprescindibles de la Cuba de Hoy.

  • Laurita dijo:

    Amaury,
    Espero estés pronto de regreso y con salud para regalarnos más de tu maravilla.

    A pesar de que Eusebio no usa computadora espero que su asistente le pueda entregar un tiempo a estos comentarios. Sé que estos mensajes le servirán para reafirmar el sentir de todo un pueblo y serán un estímulo más para su trabajo diario. De todas formas vi quee tiene una página en Facebook y otra página de personalidades.

    Mis mejores deseos para uds

  • Mayda dijo:

    Hola mi queridísimo, admirado, y adorado Amaury:
    Así, "exageradamente" cariñosa como lo eres tú con la gente que quieres. Eso molesta?. A quién puede molestar el derroche de amor y cariño? Definitivamente a quien no lo ha recibido y eso me imagino que bloquea parte de sus cerebro y quizás hasta cree algún trauma, pero los que felizmente hemos crecido con todo el amor de nuestros padres, de nuestros familiares, de nuestros amigos nos encanta que Amaury les demuestre a quienes sinceramente quiere su amor. Sigue Amaury dando esas muestras de Amor sin complejos, sin máculas, con la sinceridad que te caracteriza. Caramba! Estoy segura que seríamos un mejor país, un mejor pueblo, unas mejores personas si todos derrocháramos amor del bueno.
    Maravillosa entrega la de Eusebio, geniales las preguntas de Amaury que provocaron el maravilloso discurso de Eusebio. Todo lo dicho por el Dr. Leal debía ser el encabezamiento a los lineamientos del VI Congreso del Partido.
    Felicidades una vez más a todos los que hacen posible el mejoramiento de la sociedad cubana.
    Mayda

  • Juliocesar dijo:

    Ecelente entrevista la de Eusebio. Amaury está haciendo historia con este programa, ojalá todo siga viento en popa. Gracias Eusebio, por estar ahí para La Habana y para Cuba, eres un cubano grande.

  • Manuel A. Delgado. dijo:

    Amaury, el ultimo programa de con 2...., estuvo muy interesante, aunque no lo pude ver completo, voy a leer la entrevista que se publica en CUBADEBATE. Espero que lo repitan y que el programa se mantenga como hasta ahora. FELICIDADES.

    NOTA. Amaury, necesito comunicarme por correo con Eusebio Leal para hablarle de un tema de patrimonio de la localidad donde vivo, el antiguo central Hershey.

    Saludos.

    Manuel.

  • LYM dijo:

    Amaury, cuídate para que te recuperes rápido rápido, te necesitamos

  • Alberto Pérez dijo:

    Querido Amaury, primero felicitarte por el exelente programa que has creado para los cubano, que tanto deseamos conocer de las personalidades de la cultura cubana.Este programa me ha permitido conocer la sencillez de muchos artista de este país, por lo que espero que se mantenga en el aire, y estoy seguro que goza de la preferencia del pueblo en general, yo particularmente no me pierdo niguno. Saludos y un abraso de este cubano que te admira a tí y a tu mamá, por lo buen artista que fue ella y lo eres tu, Además por la gran persona que eres tu y lo fue ella. Desde el municipio de Jatibonico, te quiere, Alberto Pérez García.Exitos y salud para ti y tu famila.

  • Osmey dijo:

    Eusebio Leal es CUBAAAAA.

  • Alberto Dávila dijo:

    Amaury:

    Que programa tan maravilloso recibimos en la noche del pasado martes.

    Estamos acostumbrados a ver localidad general de tus programas pero
    tratándose de la extraordinaria personalidad que presentaste, maestro de
    generaciones Eusebio Leal, pero nunca pensé encontrar al Eusebio humano sino
    a la leyenda , y tuvimos la oportunidad que tu le quitaras la proyección
    publica y lo mostraras de carne y hueso igual que yo.

    Gracias Amaury por lo que estas dejando para el futuro. Las cosas buenas se
    elogian en el momento, pienso que lo trascendental, la excelencia, se
    elogiara por tus y mis nietos, tatara nietos y su descendencia.

    El programa de este martes fue para ellos.

    Ing. Alberto l. Dávila Crisman.

  • Yamilet dijo:

    Con mucho placer le saludo a usted y mi respeto a su programa que siempre
    que puedo lo veo, pero en particular me gusto mucho la entrevista que hizo
    al historiador Eusebio leal

    Y como consecuencia le pido encarecidamente si esta en las posibilidades de
    la tv cubana lo retransmitiera

    La calidad humana es lo que debería mover el mundo y su programa es ideal
    para llamar a la reflexión

    Un saludo fraternal de alguien que lo admira mucho

    Yamilet

  • Dagneris dijo:

    Amauri
    le he enviado dos correos pero me decidi a acceder a cubadebate para hacerte llegar mi opinion eres uno de los mejores y con este programa tuyo te has crecido, con esta entrevista has ganado con ORO un mundial gracis por este espacio y gracias a eusebio por su sencilles es especial y lo admiro muchisimo, me gustaria muchisimo poder pertenecer al circulo de conocidos y aunque el no lo crea las puertas de mi casa estaran siempre abiertas para su persona

  • yoyi dijo:

    nunca he escrito a nada de esto y no se si lo publiquen o no pero es una manera de agradecer que haya surgido programa como el tuyo , los hay muy buenos e interesantes pero casi siempre son productos extranjeros pero nacionales quedan pocos, elegantes, educativos, que lo motiven a uno a esperar cada martes , gracias amaury y colectivo. decirles un programa especifico es imposible todos tienen su propio encanto depende de cada entrevistado lo que si no varia es el tacto y profundidad pero con respeto del entrevistador
    una vez más gracias
    yoyi

  • Lidia dijo:

    Sin dudas aposte a lo mejor de lo mejor de los programas de nuestra tv; hoy satisfago mis añoranza por este tipo de programa inteligente fino y lleno de una sensibilidad como hay pocos en la actualidad. Eusebio no nos sorprendió a lo que ya nos tiene acostumbrado, nos dio una gran enseñanza para la vida, para aplicar cuestiones inteligentes en tiempos difíciles.
    Una vez Amauri, gracias.
    De esto que sucede en tu programa no nutrimos los que queremos ver al fin retomar los valores de la sociedad.
    Respeto y buen hacer.
    Gracias.

  • Wilfredo L. Ulloa Cosmea dijo:

    EL DOCTOR EUSEBIO LEAL, AL IGUAL QUE NUESTRO INOLVIDABLE GUERRILLERO HEROICO, Y LOS COMPARO DE MANERA PENSADA Y CONCIENTE REPRESENTAN PARA MÍ PARADIGMAS DEL HOMBRE CONVENCIDO DE SUS PRINCIPIOS QUE NO TIENE QUE DIVULGARLOS SINO QUE LOS VIVE Y LOS DISFRUTA.
    DECLARO QUE MI AMOR POR LO BELLO DE LAS EDIFICACIONES LO APRENDÍ DEL DOCTOR LEAL, ESTANDO CON UNA PIERNA ENYESADA Y SIN MÁS REMEDIO QUE VER LA TELEVISIÓN, Y SU ANDAR LA HABANA ME EDUCÓ. LO CONSIDERO UN EXCELENTE MAESTRO NO POR LO QUE SABE SINO PORQUE DICE LO QUE SIENTE Y COMO LO SIENTE Y NO MIRA SI A ALGUIEN LE PUEDE O NO GUSTAR. ESE ES EL PARADIGMA DEL CONVENCIDO. DIGO COMO DIJO MARTÍ AL CONOCER LA MUERTE DE KARL MARX, NO EXACTO, COMO LUCHÓ POR LOS POBRES, MERECE RESPETO. SE QUE EXISTEN MUCHOS EUSEBIO LEAL EN NUESTRA PATRIA, PERO NO EN LOS PUESTOS MÁS DETERMINANTES DEL DESARROLLO SOCIO ECONÓMICO DE NUESTRA PATRIA.
    OJALÁ MUCHOS DE LOS QUE NO CONSTESTAN LOS RECLAMOS DE LA PRENSA POR ACTITUDES BUROCRÁTICAS, INDOLENTES Y PEQUEÑO BURGUESA SE PROPUSIERAN, DE CORAZÓN Y CONVICCIÓN SER COMO EL CHE O COMO EUSEBIO LEAL.
    MIS RESPETOS Y CONSIDERACIÓN DR. EUSEBIO LEAL SPENGLER.

  • Wikipedia dijo:

    Eusebio Leal (La Habana, 11 de septiembre de 1942) es el historiador de la Ciudad de La Habana Cuba.

    De formación autodidacta, a los 16 años, comenzó a trabajar en el gobierno municipal donde alcanzó el nivel de sexto grado. Como otros jóvenes interesados por la Historia, fue acogido por Emilio Roig y orientado por él en su vocación.

    Sin haber obtenido oficialmente más nivel escolar, y luego de una ingente preparación, presentó exámenes de suficiencia académica en la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana, que le permitieron ingresar a este centro de altos estudios por Decreto Rectoral para cursar la Licenciatura en Historia en 1974 y concluyó sus estudios en 1979.

    Doctor en Ciencias Históricas y Maestro en Ciencias Arqueológicas, Historiador de la Ciudad y Director del Programa de Restauración del Patrimonio de la Humanidad, se ha distinguido de manera particular por la conducción de las obras de restauración del Casco Histórico de La Habana, declarado por la UNESCO en 1982 Patrimonio de la Humanidad.

    Director del Museo de la Ciudad y de la Oficina del Historiador, ha asumido importantes obras como la restauración del Palacio de los Capitanes Generales, antigua Casa de Gobierno, hoy sede del Museo de la Ciudad de La Habana. En 1981 se le confiere la responsabilidad de conducir las obras del Centro Histórico de La Habana.

    Ha cursado estudios de post-grado sobre restauración de Centros Históricos, por beca conferida por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Italiana.

    Es poseedor de los siguientes grados científicos:

    Doctor Honoris Causa, Universidad Veracruzana.

    Doctor en Ciencias Históricas, Universidad de La Habana.

    Maestro en Ciencias Arqueológicas, Universidad de La Habana.

    Maestro en Estudios sobre América Latina, el Caribe y Cuba.

    Condecoraciones que le han sido otorgadas

    * Medalla de la alfabetización de la República de Cuba
    * Orden del Libertador Simón Bolívar, Venezuela.
    * Orden Isabel la Católica en el grado de Comendador, España.
    * Orden de las Artes y las Letras de Francia.
    * Orden Víctor Hugo, conferida por el Director General de la UNESCO.
    * Pro-Mérito Melitense soberana y Militar Orden de San Juan de Jerusalén de Rodas y Malta.
    * Orden de Comendador de San Juan de Jerusalén de Rodas y Malta.
    * Mérito de la República Italiana con el grado de Caballero Oficial.
    * Medalla conmemorativa de la ciudad de Roma, Excavaciones arqueológicas del Lacio.
    * Mérito Distinguido de la República de Perú. Gran Oficial.
    * Mérito Distinguido de la República de Perú. Gran Cruz.
    * Mérito por la Cultura Polaca.
    * Mérito de la República Popular de Polonia con Estrella de Plata.
    * Mérito de la República Popular de Polonia con Estrella de Oro.
    * Medalla 1300 años del Estado Búlgaro.
    * Medalla por el XL aniversario de la victoria sobre el fascismo de la República de Bulgaria.
    * Medalla por el XL aniversario de la victoria sobre el fascismo de la República Socialista de Checoslovaquia.
    * Distinción de la Asociación Asturiana "Jovellanos".
    * Mención del Parlamento Argentino "Encuentro entre dos culturas".
    * Orden al Mérito de la República de Colombia en el grado de Comendador.
    * Orden al Mérito de la República Italiana.
    * Orden Cristóbal Colón en el grado de Comendador de la República Dominicana.
    * Distinción del Patronato del Faro a Colón en República Dominicana.
    * Orden Juan Marinello de la República de Cuba.
    * Embajador de Buena Voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
    * Orden de Mayo, otorgada por la República de Argentina.
    * Orden al Mérito de la República de Polonia, en el grado de Comendador, otorgada por el Presidente de la República.
    * Premio de la Ciudad de Barcelona.
    * Orden Vasco Núñez de Balboa, en el grado de Comendador, otorgada por el Presidente de Panamá.
    * Orden de Río Branco, en el grado de Gran Oficial, otorgada por la República Federativa de Brasil.
    * Orden Lázaro Peña, otorgada por la Central de Trabajadores de Cuba.
    * Premio de Más Alto Honor, otorgado por la Universidad Soka, Gakai de Tokio.
    * Caballero de la Orden Nacional de la Legión de Honor, nombrado por el Presidente de la República Francesa.
    * Mención de Oro de Arquitectura, otorgada por la Unión Nacional de Arquitectos e Ingenieros de Cuba.
    * Gran Orden del Ministerio de Cultura de la República de Colombia.
    * Cruz de Boyacá, máxima condecoración de la República de Colombia.
    * Nombrado por unanimidad Académico Correspondiente en Cuba de la Academia Mexicana de la Lengua, en su sesión del 13 de noviembre de 2003.
    * Doctor Honoris Causa, por el Instituto Superior Politécnico “José Antonio Echeverría”, centro rector de la enseñanza técnica en Cuba.
    * En el 2008 se le otorgó la Distinción Miguel de Cervantes y Saavedra conferida por la Federación de Sociedades Españolas de Cuba.

    Es Miembro:

    * De la Comisión Permanente de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional de Cuba.
    * Del Grupo de Patrimonio del Ministerio de Cultura de la República de Cuba.
    * Miembro del Consejo Científico de la Universidad de La Habana.
    * Del Consejo Técnico Asesor del Ministerio de Educación de la República de Cuba.
    * Del Consejo Científico de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.
    * Miembro de Honor de la Academia de Ciencias de Cuba.
    * Miembro de Honor de la Unión Nacional de Historiadores de Cuba.
    * Miembro de Honor de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).
    * Miembro de Honor del CICOP (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio).
    * Del Comité Asesor para la Erradicación de la Pobreza del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.
    * De la National Geographic Society.
    * De la The Society Smithsonian, Estados Unidos.
    * Del National Trust of Preservation, Inglaterra
    * De Honor de la Organización Iberoamericana de Cooperación Intermunicipal (OICI)
    * De la Academia de Historia de Cartagena de Indias
    * Embajador Universal de la Paz (Universal Peace Ambassador) (2)

    Es Asesor:

    De la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) Del Consejo de la Asociación Latinoamericana de los Derechos Humanos (ALDHU) con sede en Quito, Ecuador

  • Carlos Lanza dijo:

    Me sientí feliz e impresionado al escuchar las palabras que con gran sabiduria,claridad y elegancia el maestro Eusebio Leal refirio a temas que en los que otros andarian por las ramas.Me encantaria ver algún dia un programa con él ,en que se trataran temas sobre nuestra sociedad actual pués creo que sera escuchado con atención y bien recibido por todos los que lo admiramos.
    Cuando miraba el programa tuve la extraña sensación de que si Marti viviera hoy entre nosotros seria justo com Eusebio Leal, pues al oirlo hablar senti que escuchaba a Marti hablando con esa gran elocuencia ,propiedad y seguridad absoluta de lo que dice.
    Gracias por existir y ser cubano Eusebio,deseo que Dios te de muchos años de vida ,salud y bienestar y que encamine tus dias en enseñar el buen camino a todos los cubanos que tanto necesitan del amor y la sabiduria que tu palabra posee.
    Gracias Amaury por hacer un programa tan lindo con el maestro y te envidio y felicito por tener un amigo como Eusebio Leal.

  • aida M. dijo:

    todos agradecen a Amaury y a Eusebio por el programa,yo tambien por supuesto en realidad es lo unico inteligente que se puede ver en la television cubana en esto momentos, pero yo mejor agradeceria a las personas que tienen que estudiar o decidir el tema migratorio de mi pais, yo quiero que mi hija pueda venir a su país y no ser una turista, sino una cubana.
    Gracias Eusebio por continuar tu sueño de construir y restaurar tu cuidad,pero tambien por pensar y defender con dignidad a los padres que deben construir un nuevo corazon y restaurar nuevos sentimeintos hasta que puedan estar cerca de sus hijos

  • Cubano en Canada dijo:

    He leido la entrevista y me parece excelente que en Cuba se hable de reconciliacion y amor entre todos los cubanos no importa donde estemos viviendo. Vi los cambios en la Habana Vieja y me maraville pues antes era una ruina y el senor Leal y su equipo la han rescatado para toda la humanidad. Muchos de mis amigos canadienses me han dicho de la sorpresa de encontrar un lugar tan fascinante como La Habana Vieja, eso siempre me llena de emocion y aprovecho para darles una pequena leccion de Historia de mi Cuba a la que nunca olvidare. Gracias por este programa y porque los cubanos que estamos afuera comenzamos a tener un poco de esperanza de que la paz a la que tanto ansiamos esta muy cerca.

  • Wilfredo L. Ulloa Cosmea dijo:

    AMAURY:
    APROVECHO TU MANERA DE SER PARA QUE CANALICES UNA PREOCUPACIÓN Y A LA VEZ UNA PROPUESTA:
    UNO DE LOS MÁS GRAVES PROBLEMAS QUE ENFRENTA NUESTRA SOCIEDAD ES LA FALTA DE COMUNICACIÓN A TODOS LOS NIVELES Y ENTRE TODAS LAS PERSONAS INCLUYENDO A LOS MÁS ÍNTIMOS: LA COMUNICACIÓN PADRES-HIJOS; ESPOSO-ESPOSA, Y DE AHÍ CON TODA LA SOCIEDAD.
    SU ESPACIO ES UNA CLASE DE COMUNICACIÓN MUY BIEN PENSADA Y ESTRUCTURADA Y MI PROPUESTA ES PRECISAMENTE EN SU PROGRAMA U OTRO ESPACIO DEDICARLO A ENSEÑAR QUE ES LA COMUNICACIÓN, COMO PUEDEN NUESTROS DIRECTIVOS ELABORAR EL PLAN DE COMUNICACIÓN INTERNO Y EXTERNO QUE REQUIERE EL PERFECCIONAMIENTO EMPRESARIAL Y QUE PERMITE DESARROLLAR ESE SENTIDO DE PERTENENCIA QUE NO TENEMOS PORQUE LOS QUE NOS MANDAN EN NUESTRAS EMPRESAS SON AUTORITARIOS COMO DICE PAULO FREIRE. EN ESTOS MOMENTOS QUE SE VA A DESARROLLAR UN GRAN MOVIMIENTO DE PERSONAL QUE PUEDEN QUEDAR SIN EMPLEO SE DEBIERA BRINDAR EXPLICITAMENTE EL ALCANCE DE LAS GACETAS 11 Y 12 ASÍ COMO CONFERENCIAS DE COMUNICACIÓN Y DE MARKETING EN ARAS DE QUE ESE TRABAJO PRIVADO TENGA UN ENFOQUE SOCIAL. SABER COMO TIENE QUE ATENDERSE AL CLIENTE Y QUE PODEMOS HACER PARA HACER NUESTRO NEGOCIO MÁS ATRACTIVO Y SERVICIAL. LA COMUNICACIÓN SOCIAL ES UNA CIENCIA Y NO TODOS NACEMOS COMUNICADORES COMO USTED O EUSEBIO. GRACIAS.

  • Berta Lourdes Pérez Samad dijo:

    mira amaury, esto lo envie hoy a una colega de aqui de la OH:
    AHI TE MANDO ESTE CORREO CON UNA ENTREVISTA A NUESTRO JEFE, CREO ES ALGO MUY BONITO Y LLENO DE MUCHA ENSEÑANZA, SOBRE TODO PARA AQUELLOS QUE NO TUVIERON EL PRIVILEGIO DE VIVIR UNA ETAPA EN LA QUE LOS VALORES HUMANOS Y ETICOS SIEMPRE FUERON EL BASTION .
    PORFA QUE MI PAPA LO VEA, SE QUE HAY COMPAÑEROS DE USTEDES QUE YA LO HAN RECIBIDO, PERO ESTO ES ALGO DIGNO DE HACERLO LLEGAR A TODO EL QUE PODAMOS, HACE FALTA UNOS CUANTOS LEAL EN ESTOS TIEMPOS.
    Ahora te digo yo a ti,
    Tu programa me hace feliz, saber que existen personas tan maravillosas, gracias a ti a nuestro Leal y a tu colectivo,
    Exitos siempre.
    Berta L.

  • J.L.O dijo:

    Peliagudo el tema de la emigración. Más aún los castigos que nos infringimos nosotros mismos cuando nos toca en lo más íntimo.Porque si encima de las privaciones que asumimos por ser verdaderamente libres, por ser el país con más justicia social en el mundo y creo que a estas alturas nadie lo dude, si encima de eso, repito, cuando un hijo, por la vía que escoja, decide emigrar, hacer su proyecto de vida en el exterior, con toda la carga de dolor lógico que representa para los idos y para los quedados, le endilgamos negativas de visa para visitar su país de orígen, el padecimiento se multiplica y eso no es bueno para la nación. La tristeza llegó a mi familia revolucionaria cuando mi adorada hija decidió al término de una colaboración - esperó a terminar sus compromisos - ir a E.U tras un amor. Me acaba de dar una nieta. Para verlas pasarán años y me veo siendo estafado una y otra vez en la SINA como tantas gentes que pierden su dinero al negarles alli la entrada a E.U. No sería más fácil el ir y venir, siempre y cuando no hayan hecho armas contra la patria, como el mismo Eusebio dijo en la UNEAC ? Creo que el país necesita a todos sus hijos y ése, es un tema principalísimo. No solo de pan vive el hombre. Sin esos afectos valdría la pena vivir ?

  • ERS dijo:

    Amaury:
    No voy a repetir lo que en tantos comentarios se ha dicho y estoy plenamente de acuerdo con todos los elogios y gratitudes para el historiador Eusebio Leal, grande entre los grandes, necesitamos muchos Eusebio.
    Si quiero referirme al programa y algún comentario, si algo hay mágico en este programa que lo identifica y diferencia de los demás, es cuando lo estamos viendo nos da el efecto que no estamos viendo la TV, sino sentados en una sala con la persona que se esta entrevistando por la familiaridad y la conducción excelente de Amaury, que no pierda la magia.
    No me pierdo un programa, todos nos aportan enseñanza y aprendizaje y nos dan fe de la transparencia de los cubanos.
    Rogamos por tu pronta recuperación y que no sea nada de importancia, pues nos haces muy falta para que con tu conducción el entrevistado nos manifieste razones de mucha importancia para estos tiempos te lo agradecemos de todo corazón.

    Saludos Eulalia

  • LYM dijo:

    Ya Eusebio va por 291 comentarios sólo superado por Alfredo Guevara que coincidió con la suspensión del primer programa y los foristas cogieron este programa para quejarse, no obstante pienso que de aquí al próximo martes Eusebio deberá rebasar con creces esta cifra. La lista anda así:

    332- Alfredo Guevara (coincidió con la crisis de la suspensión del primer programa)
    291- Eusebio Leal hasta 11/11/10 1:10 PM
    280- Gerardo Alfonso
    244- Broselianda
    232-Adria Santana
    231- Albertico Pujol
    201- Adalberto Alvarez
    196- Antolín
    189- Liuba María
    178- Jorge Perugorría (Pichi)
    178-Eva Rodríguez
    174- Isabel Santos
    174- Marilyn Bobes
    158- Carlos Acosta
    158- Alexis Díaz Pimienta
    148- Zaida del Río
    138- Rosita Fornés
    131- Loipa Araujo
    128- José María Vitier
    128- Fabelo
    126- Choco
    124- Sara Glez
    107- Virulo
    106- Reynaldo González
    101- Mirtha Ibarra
    100- Vicente Feliú
    091- Miguel Barnet
    084- Carlos Alfonso
    083- Frank Fernández
    064-Tin Cremata (Se vió afectado por la suspensión de la transcripción inmediata)

  • Jose A . Veliz dijo:

    Sencillamente....EXCELENTE...EXCELENTE.....TRANSPARENTE....HONESTO...VALIENTE....ETC..ETC...ETC..EXCELENTE.

    MUCHAS GRACIAS

  • José Ignacio Suárez dijo:

    Amaury: Hace mucho que deseaba expresarte mis felicitaciones por el
    programa, pero mi trabajo me lo ha estado impidiendo todo el tiempo.
    Mi nombre es José Ignacio Suárez Vistorte y vivo en la ciudad de
    Morón, Ciego de Ávila. Aquí trabajo como profesor en el Policlínico
    Universitario Sur. Quisiera expresarte muchas cosas pero se que el
    tiempo a una persona como tú le resulta escaso por lo que me limitaré
    a decirte que he sido fiel devoto del trabajo de tu mamá y lo soy del
    tuyo, no solo del que realizas como músico, sino de todo lo demás pues
    aunque no he leído nada tuyo, ya que no ha estado al alcance de los
    que vivimos por acá, sé que escribes y que lo haces bien. Estuve
    viendo una entrevista tuya en Miami en visita que hicieras hace poco y
    he tenido que copiársela a muchas amistades pues cuando les cuento de
    tus reflexiones acerca de Cuba con un interlocutor o entrevistador
    como este de aquel canal en esa entrevista, no se resisten y me la
    piden. El programa Con 2 que se quieran, a mi juicio, marca una pauta
    en la TV cubana. Considero que no existen antecedentes en nuestra TV
    en que un presentador converse con sus invitados de temas tan
    polémicos sobre la realidad cubana y del cubano con la valentía con
    que lo hacen tú y tus invitados. De estos últimos ni hablar. Los haz
    escogido como para dejar atónitos a los televidentes. Pensé nombrar
    los invitados que más me han sorprendido por todo lo que de ellos supe
    y aprendí, pero al iniciar el listado me di cuenta de que realmente
    han sido todos. Qué clase de tacto al escogerlos. Eres verdaderamente
    digno de respeto. Espero seguir contando con tu presencia en los
    medios. Cuba y los cubanos lo necesitamos. Tu madre está muy
    orgullosa, lo sé. Un abrazo fuerte.

  • Dagneris Rodríguez dijo:

    Buenos dias

    Es la segunda ves que me dirijo a usted para felicitarlo por tan excelente
    idea y por tan excelente programa esta semana se lucio de lo lindo y como
    se dice en el algot popular estas escapado, gracias nuevamente por tan
    hermoso programa, hoy voy a comunicarme con mi tio, conocedor de ese mundo
    artistico Silvano Suarez, para si por alguna razon no me comunico con tigo
    que el trate de hacerte llegar estos agradecimientos

  • Lisandra Silveira dijo:

    Me llamo Lisandra Silveira,tengo 19 años,me encuentro cursando el 2 año de
    Derecho en La universidad de La Habana y soy una fiel admiradora de
    su programa.
    y es que Con 2 que se quieran no es un programa comun,de hecho ha
    roto las barreras del cliché,de la repetición constante y de lo
    cotidiano.pienso que tiene mucho de espiritual y realista,aunque
    dicho así suene hasta contradictorio.con dos que se quieran tiene
    mucho de libertad,Libertad entre lo que se piensa y lo que se dice.
    Este correo es un agradecimiento,por querer difundir un poco mas de
    cultura mediante la tv,por hacernos conocer sobre la vida personal de
    grandes personas que nunca fueron entrvistadas,por lo menos en
    programas comunes que lleguen a todos,personalidades de nuestro pais
    que algunos nunca han oido mencionar y muchos no conocen de vista.
    Gracias Amaury por terminar siempre aludiendo sobre el amor a Cuba,y
    es que a muchos nos pasa que,agobiados por los problemas, se nos
    olvida lo tanto que la amamos.

  • Yusimí la Cazafantasmas dijo:

    Querido Amaury

    La fuerza arrolladora del programa trasmitido ayer me atrapó
    irremediablemente, y me impide expresarme con soltura. ¡Qué le vamos a
    hacer! Eusebio me ha dejado enmudecida, sea por la emoción, sea por la
    certidumbre de tantas verdades dichas con “concordia”, que es decir “con el
    corazón”.

    Los comentarios, esta vez, superan en número y contenido a los de ningún
    otro foro de este espacio, o de cualquier espacio de una publicación de
    prensa digital. Creo que de Cuba y del mundo. Y en muchos de esos “post” veo
    vertidos desgarros y sufrimientos sinceros de familias cubanas, que parecen
    ilustrar historias dignas de Kafka. ¡Cuánta sombra aún, donde solo debería
    haber luz!

    Solo propongo que sus palabras íntegras sobre el tema de la emigración
    formen parte del cuerpo de principios rectores de los lineamientos de
    nuestro próximo Congreso del Partido, digno ejemplo de cómo reordenar –para
    bien de todos y de la nación- nuestro modelo en el ámbito social.

    Creo que ese tema no debe, ni puede, esperar a otro Congreso del Partido, ni
    a una nueva entrevista contigo dentro de 16 años.

    Un abrazo,

    Yusimí

Se han publicado 479 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también