Imprimir
Inicio » Especiales  »

Adria Santana: "Vivo en el país que me tocó por la libreta y lo quiero"

Publicado en: Con 2 que se quieran
En este artículo: Adria Santana, Cuba, Cultura
| 250

Adria Santana

Adria Santana en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, aquí en el corazón de Centro Habana, en Prado y Trocadero, el barrio de Lezama Lima, en los legendarios Estudios de Sonido del ICAIC.

Hoy nos acompaña, no voy a mentir, una persona que yo admiro, que quiero y que ha sido a lo largo de más de 40 años mi amiga. Una de las más grandes actrices que ha tenido y tiene Cuba en este momento, de teatro, de cine, de televisión. Una mujer bella, expansiva, alegre, Adria Santana. Mi niñita querida.

Adria. A lo Virgilio Piñera.

Amaury. Así es como va, mi niñita querida. Yo no voy a mentir, acabo de decir que soy amigo tuyo, por tanto no te voy a preguntar dónde naciste, yo sé que eres de Las Tunas, de Victoria de Las Tunas, pero lo que no sé es, ¿cómo era la Victoria de las Tunas de tu niñez?

Adria. Bueno, a ver, yo nací en una casa que cuando había ciclones me daba mucho miedo, porque las paredes se movían un poco, la casa no estaba muy buena, evidentemente (risas). Provengo de una familia comunista que no da más. Todos. Mi padre y mi madre se conocieron en reuniones. Entonces como la casa de mi nacimiento, que estaba en la calle Lico Cruz, era la oficina del Partido Comunista, un día a las cuatro de la mañana, yo tendría, no sé, muy pocos años, quizás seis, siete -tenía 11 años triunfó la Revolución-, pues tuvimos que salir a las cuatro de la mañana en un carretón y quedarnos sin casa. Creo que eso es algo, que yo, no sé la edad que tendría, pero no lo olvido nunca. ¿Tú sabes?, es como quedarte sin recuerdos.

Por lo demás, fue una infancia pobre. Mi familia tuvo que decirnos que los Reyes eran los padres, porque imagínate tú, no había de qué manera seguirnos la ilusión y cuando se podía traer algo de regalo de Reyes, nos traían libretas y lápices, cosas prácticas. Por lo tanto, yo soy una persona muy práctica. Nada que sea como de lujo y cosas así.

Amaury. ¿Pero había un ambiente cultural alrededor tuyo?

Adria. No, para nada, para nada.

Amaury. ¿Ni en Victoria de las Tunas?

Adria. Mi madre desafinada que no daba más, mi padre igualito y le encantaba cantar (risas). Mi abuela desafinada y yo soy la desafinación misma. Para que me entere que alguien está desafinando tiene que ser una vaca.

Amaury. Pero como actriz siempre has conservado muy bien el tono del otro actor.

Adria. Porque yo tengo sentido del ritmo, bueno, creo que eso me queda, sentido del ritmo. Pero no soy afinada. Dicen que es que tengo un problema entre el oído y la emisión. No sé si es eso o lo que sea, pero no afino. Recuerdo que en segundo grado, en la primaria, tenía una profesora que empezó a hacer un coro y de pronto dijo: ¡Un momentico, tú, afuera! sin ningún tipo de delicadeza y me traumatizó. (risas)

Amaury. A lo mejor ese es el problema, no en el oído ni en la emisión, sino la culpable es la profesora.

Adria. Se llamaba Julia León, como la cantante española. Entonces pues yo estaba en una escuela que, por supuesto, se llamaba Cucalambé, como todo lo que hay en Las Tunas (risas) y entonces, nada, yo lo que hacía era recitar, cosa que odio ahora. ¿Tú te acuerdas que una vez hicimos eso en televisión, tú cantabas y yo recitaba?

Amaury.  ¡Claro!

Adria. Que yo no podía ni hablar de la risa mirándote la cara, no lo he hecho más. Entonces a ver qué más, ya te digo, una infancia pobre. Ya después, cuando me casé con Pablo (Menéndez), él decía que no entendía qué quería decir ropa de andar y ropa de salir, porque en Las Tunas a mí me enseñaron de niña que esta ropa es de andar. Con ésta tú no puedes hacer más nada que andar y la de salir era una ropa especial, que era un solo jueguito, una saya y una blusita que tenía y unos zapaticos que eran para salir.

Amaury. Yo tengo un amigo que fue amigo tuyo también, Tata Güines, el gran maestro, que me decía "el gran problema es que la gente está usando la ropa de salir para andar" (risas).

Adria. (risas) Está bueno.

Amaury. Esas son las cosas de Tata. Pero mi pregunta sería, ¿Hay una Adria para salir y una Adria par andar?

Adria. Mira, eso me recuerda cuando yo estaba en la Escuela de Arte, decían que el artista primero tenía que ser revolucionario y yo digo: Bueno ¿cómo yo tengo que ser primero algo si soy una sola persona? Yo soy Adria, de Las Tunas, artista, revolucionaria, cubana ¿tú sabes?, no puedo ser primero una cosa y después otra, o algo más que otra cosa. Yo soy una sola persona que como todas las personas tenemos muchos matices. Tenemos cosas malas y tenemos cosas buenas, porque la perfección no existe.

Al menos, yo no soy creyente, por lo tanto, nunca he creído en nada ciegamente. Creo que eso tiene que ver con la ropa de andar y de salir, que mi familia me educó en que las cosas tenían que ser prácticas. Que si tú no tienes qué comer, tú no te puedes comprar un perfume, tú tienes que comprarte comida. La gente siempre dice: "Bueno, el amor es importante." Yo creo que el amor es importante, me encanta el amor. Yo amo muchísimo muchas cosas, sobre todo a mi país, yo lo amo, con sus defectos y sus virtudes, pero yo nunca podría decir que quiero más esto que aquello. ¿Tú sabes? Es muy difícil dividirte, porque, ¿por qué te tienes que dividir?

Amaury. ¿Por qué le dijiste a tus padres en un momento determinado que te ibas a convertir en huérfana y que ibas a meterte en un orfelinato?

Adria. Porque mi padre era un machista terrible, con todo lo comunista que era, él dijo que tener a un artista en su familia era tener una prostituta o una lesbiana, o las dos cosas, él no sabía bien (risas) y además, contrarrevolucionaria porque todos teníamos problemas ideológicos y que él eso en su casa no lo quería.

Amaury. ¿Los artistas?

Adria. Sí, y entonces yo me fui escondida con mi mamá para la escuela de arte a presentarme a las pruebas. Me aprobaron y yo dije: Ya yo no quiero estar en el Pre (universitario) ni nada, yo el año que viene entro en Cubanacán, en la Escuela de Arte.

Amaury. ¿Recuerdas cómo eran las pruebas?

Adria. Sí recuerdo. Te preguntaban, bueno, por supuesto, si tú eras revolucionario o no, eso era primero que todo. Lo segundo era si tú habías leído teatro, qué teatro habías leído, qué teatro te interesaba, qué películas habías visto. ¡Imagínate!, yo venía de Las Tunas, y además, pobre. Yo veía películas mexicanas, era lo que ponían, las veía todas, me sabía todas las canciones, desafinada, pero me sabía, de los corridos mexicanos, todas, La Cama de piedra, todo. Entonces yo, pues me había leído a (Antón) Chéjov y había tratado de leer un poco de Stanislavsky sin saber muy bien, la verdad, y sin entender muy bien, pero había tratado de no quedarme atrás.

Amaury. ¿Y te preguntaban de esas cosas en la prueba?

Adria. Recuerdo que había visto una película en que trabajaba Richard Harris, un actor inglés, que ya murió, que me había impresionado mucho y entonces te preguntaban qué te había gustado de ese actor, por qué te había gustado la película, ese tipo de cosas.

Amaury. Sí, no era nada complicado. Pero tu papá ¿cómo es que tú logras...?

Adria. ¡Ay, perdóname, ya tengo 61!

Amaury. (risas) Yo no tengo muchos menos.

Adria. Bueno, la cuestión es que mi papá dijo que de ninguna manera. En su casa no podía haber nada de eso. Dije: ¿Cómo que no voy a entrar a la escuela? y me fui para la escuela.

Recuerdo que una vez, una persona me prestó un pantalón con portañuela, ¡imagínate!, eso era, vaya, ¡el pecado mortal!, porque una mujer artista, con problemas ideológicos y con portañuela, ¡por favor!, ¿no?, verde con pintas, guanábana. (risas)

Bueno, entonces me entró a golpes y todo. Me dijo que yo no podía entrar en la escuela y yo le dije que yo me iba a hacer "hija del Estado" y ya eso a él le pareció que era una cosa terrible que yo tuviera padre y fuera hija del Estado y dijo que no. No vio nunca nada de lo que yo hacía, hasta casi un poco antes de morir que fue al teatro a verme.

Amaury. ¿Tú recuerdas que fuera más de una vez o una sola vez?

Adria. Creo que fue dos veces, ya a los finales de su vida decidió que él se sentía orgulloso de mí ¿sabes?, porque al final entendió que cuando uno quiere hacer algo con su vida, lo hace. No hay nada que lo pueda impedir. Tú puedes dirigir muchas cosas, pero esto aquí adentro (señalando el corazón) no lo dirige nadie.

Amaury. ¿Pero él fue a felicitarte, a darte un abrazo, a darte un beso, a decirte "te vi"?

Adria. No, a él le gustó cuando yo hice una cosa en la televisión, que ni siquiera fue buena, pero que a él..., los vecinos y todos, cuando él iba a buscar el periódico, la gente le decía: ¡Rogelio, su hija, la vi en la televisión! y eso a él le pareció que era el súmmum de la perfección.

Amaury. ¿Salir en televisión?

Adria. Bueno, como el Ministerio de Cultura. Cuando yo hacía teatro solo, yo llegaba a la puerta del Ministerio y no podía entrar. Después que empecé a hacer televisión, ya entré, sin pase ni nada.

Amaury. ¿Por qué tú crees que hay tanto prejuicio con las actrices y los actores de teatro con respecto a la televisión?

Adria. No creo que sea prejuicio, yo creo que es sencillamente desconocimiento, porque se dice -y se dice todavía-, que la gente de teatro no sabe manejar el medio de la televisión ni el cine.

Amaury. ¿Pero por qué?, ¿por los niveles de voz, por la grandilocuencia gestual?

Adria. Por los niveles de voz, exacto, por gestualidad, por toda una serie de cosas. Yo creo que no están lejos de la vedad.

Recuerdo que Raquel Revuelta, cuando se hizo La casa vieja, ella nos enseñaba en la escuela, había un bocadillo que decía: "Mira, blanco como la leche". Y ella decía: En el teatro tú tienes que decir: "MIRA, BLANCO COMO LA LECHE". Pero en la televisión no, en la televisión tienes que decir: "Mira, blanco como la leche" (señala cercanía con la mano), porque no necesitas llegar a la fila 35 ó 40. Claro, ¿que pasa?, que el actor que ha hecho mucho teatro, tiene que moverse en la televisión con cámaras, cables, no con relación humana y el teatro es relación humana, no solamente con el actor con el que estás trabajando sino con el público que tienes ahí y eso, la verdad, te lo digo, no es capaz de suplirlo nada en este mundo.

Amaury. ¿Tú te sientes una actriz de teatro?

Adria. Sí, yo sí, yo soy actriz de teatro. Creo que ahora me estoy defendiendo un poco mejor en la televisión, pero no lo manejo como manejo el teatro y no quiere decir que el teatro lo maneje..., ¡vamos, que yo soy la reina del teatro!, ¡NO!, pero yo conozco el escenario, ¿sabes? sé cómo moverme en un escenario, tampoco quiero ser orgánica, entre comillas, porque creo que hay actores que por ser tan orgánicos no son nada y creo que eso tampoco es así.

Creo que el actor tiene que proyectar verdad, humanidad, lo que sea, a través de su personaje, a través de otro ser humano, porque eso es lo rico que tiene el actor, que conoce y sabe y te abre un poco la manera de entender a las personas y de conocer a otros seres humanos, que es con lo que nosotros trabajamos. Nosotros trabajamos con seres humanos y eso yo creo que el teatro te da la posibilidad de hacerlo profundamente.

Amaury. ¿No sientes algún tedio de hacer un mismo texto todos los días, o tú piensas que cada función es diferente aunque tengas que hacerlo todos los días?

Adria. Claro, claro, no me da ningún tedio, todo lo contrario. Yo digo: ¡Ay, mi madre!, ahora mañana voy a poder resolver lo que no resolví hoy. En la televisión no ¿oíste? En la televisión después que ya se filmó, no tienes esa posibilidad.

Amaury. Pero igual haces con la vida, ¿no? Todos los días amanece y todos los días oscurece, depende como uno se lo proponga cada día.

Adria. Exacto.

Amaury. Ahora, voy a volver a la ENA, porque ahí tú conoces a Pablo, a Pablo Menéndez, a Paul. Tú eres un poquito mayor que él, eso no tiene ninguna importancia, porque es bien poquito

Adria. Casi cuatro años.

Amaury. Es nada.

Adria. Pero yo estoy más bonita que él (risas)

Amaury. Los dos son bonitos, vamos a dejarlo así. ¿Para qué? Para que él diga: ¡Oye, yo soy más bonito! Además Pablo es una persona que se da a respetar... Ahora, lo que me llama la atención, es que en la época aquella, una muchacha de Las Tunas, novia y después casada con un norteamericano y menor. ¿Eso no te trajo...?

Adria. Bueno, sí, menor de edad. Eso sí. Yo fui una asaltadora de cunas (risas). Bueno, mira, tú sabes, yo no me di cuenta. Yo no me daba cuenta que no estaba bien visto que yo me casara con un extranjero y norteamericano, ojo ahí, manitos atrás, caquita porque no era de ningún otro país, de Estados Unidos, que es como el ombligo del dolor. Entonces, ¿qué sucede?, que nunca fui consciente de que era un problema. Bueno, nunca quiero decir hasta que me lo hicieron consciente.

Amaury. Claro.

Adria. Empecé la relación con Pablo, bien, me encantaba. El día que lo vi haciendo trabajo voluntario sin camisa, ¿tú sabes?, caí en planchas ahí (risas). Entonces yo dije: ¡Ay, Dios mío!, ¿qué es esto? Pero yo no tenía ninguna relación con él, porque las mujeres le caían atrás y todo, y yo he sido, aunque no lo parezca, siempre un poco tímida, cada vez menos, pero cuando aquello era muy tímida.

Por ahí empezó un poco la relación, sin nada de sexo, ni nada de eso, porque en aquel momento, no se hacía, es decir, tú no conocías a una persona y ya ibas y te acostabas. No es como ahora, que me parece más honesto. Entonces pasó el tiempo y él iba y me buscaba en el albergue, me llamaba.

Amaury. ¿Pero cómo se comunicaban? ¿El llegó hablando español aquí a Cuba?

Adria. No, no. Él supo la palabra "caliente", cuando en México, viniendo para acá cogió un plato y el tipo le dijo: ¡está caliente! Él no entendió y se quemó los dedos y ahí entendió caliente para toda su vida (risas). Él no sabía español, pero tú sabes, eso no hay que saberlo, Amaury. Tú miras, o te sonríes, etc. No te voy a enseñar, Petí sabe. Entonces, ahí no hay que saber gramática.

Bueno, empezamos, más o menos, salíamos. Cuando aquello, él se quedaba los fines de semana en casa de Estela Bravo, porque él no tenía familia aquí y, Estela realmente lo acogía los fines de semana para que él no tuviera que quedarse en el albergue. Entonces nos fuimos un día para la piscina del Sierra Maestra y ya ahí nos cogimos las manos, nos miramos, empezamos a besarnos. Después íbamos y nos sentábamos en el parque de 5ta Avenida y calle 20 y todo ese romance.

La escuela de nosotros iba a Isla de Pinos (Isla de la Juventud), a veces íbamos un mes, a veces dos meses, a veces tres meses a hacer trabajo voluntario allá. Yo hice de todo, desde abrir huecos, darle brillo a las toronjas para la exportación en unas máquinas que no te puedo explicar, porque son máquinas de cuando...

Amaury. Sí, sí, de cuando se inventó la toronja. (risas)

Adria. Exacto, de cuando se inventó la toronja. Abonar las plantas. Eran unas fábricas que eran unas poleas y tú tenías que pasar las toronjas a mano y hacerle así con un pañito. Bueno, hice de todo, café, caña quemada, que eso fue lo peor que hice en la vida. Alfabeticé, yo hice de todo, por mi país y por mí. Entonces Íbamos a Isla de Pinos y cuando aquello los varones y las hembras era a largas distancias.

Amaury. Me tocó también eso.

Adria. Empecé a tener una relación sexual con Pablo. Esto, cuando mi madre vea la entrevista morirá y se desmayará, porque ella siempre ha pensado que yo me casé primero, cosa absurda de la época.

Amaury. Ella lo va a comprender.

Adria. A veces las personas se creen lo que se quieren creer. Bueno, entonces nada, cuando nos fuimos a casar, en la escuela había una persona que yo admiraba mucho, que era una tía de albergue, que se llamaba Gisela y viene y me dice: "¡Ay, Adria! ¿Y cuándo usted se va?" y yo le digo: "¿Me voy, para dónde?" Dice: "Bueno, para los Estados Unidos", y le digo: "bueno, Gisela, yo no me voy para ningún Estados Unidos". Ah, ¿por qué usted no se casa para irse? Dígole: "No", y ahí me di cuenta, todavía me entra un poquito de frío en el estómago, porque yo soy una persona muy digna, me doy cuenta que no solamente Gisela lo pensaba, lo pensaban muchas personas.

A mí nunca me ha interesado vivir en Estados Unidos y llevo 42 años con Pablo. Trabajé cuatro años en Estados Unidos, no por Pablo, no porque estuviera casada con Pablo, sino por mi propio trabajo y digo ¿por qué existe quien puede pensar que otra persona sea capaz de amar a alguien sin pedir nada a cambio, sin querer nada a cambio, sin esperar nada a cambio? Creo que eso fue para mí un golpe fuerte, porque yo no había pensado en eso.

Amaury. Sí, porque tú te enamoraste de un muchacho.

Adria. Exacto, no tenía nada que ver con política, ni con nada. Tenía que ver con que no me había pasado por mi cabeza y porque todavía no me pasa por mi cabeza. Es decir, para mí vivir aquí significa muchas cosas. No solamente el ser revolucionario, yo creo que una persona puede amar a su país, puede amar a Cuba y no ser revolucionario.

Yo creo que nosotros hemos llevado las cosas a unos extremos que han hecho más daño que lo que han aportado y yo amo mi país por muchas cosas. Primero porque es mi país, donde yo nací y siempre he pensado que no hay nada más importante que saber de dónde tú saliste y yo salí de aquí y estoy aquí y siempre creo que voy a estar aquí, bueno, hasta que me muera, porque yo no creo en el más allá. Entonces, nada, esos fueron golpes bajos de la ENA.

Pero la ENA tuvo una cosa maravillosa. La ENA tuvo una cosa que yo no voy a olvidar nunca y que ojalá alguien la retomara, y supiera que eso habría que mantenerlo, cuando aquello, nosotros estábamos muy unidos, los plásticos con los músicos, los  actores, los bailarines y creo que eso nos enriqueció. Yo creo que uno es mejor en lo que uno hace, si uno tiene una perspectiva más amplia de lo que te rodea, porque este momento en el mundo, creo que es un momento que está un poco hecho para que tú solamente te mires a ti y te defiendas a ti y no mires para los demás.

Amaury. Sí, es un mundo en singular.

Adria. En singular, y yo creo que tenemos que pluralizarlo en el mejor sentido de la palabra plural, no en el falso de decir nosotros y eres tú sola la que lo haces, sino en el real sentido de la palabra plural, que es mirar para los lados y creo que eso es muy importante, para no perderte cosas que están sucediendo y que a veces no te das cuenta porque estás, como si estuvieras delante de un espejo mirándote a ti.

Amaury. Y tú que tienes tantas ideas de lo que fue, tantos recuerdos, y de lo que debía ser, ¿por qué no eres maestra? ¿No tienes vocación de pedagoga?

Adria. Mira, yo lo único que he sido como maestra fue en la alfabetización, porque era, lo voy a decir así mismo: ¡un llamado de la Patria! ¡La verdad! Porque también me fui escondida, porque mi papá dijo que mi hermana sí, pero yo no.

A mí me gusta, a ver, ¿cómo te puedo explicar? En un montaje, hablar con la gente joven, con los actores jóvenes y con los viejos. Y discutir. ¡Contra, yo creo que por aquí, yo creo que por allá! ¿Tú sabes?, ese tipo de cosas que es un enriquecimiento de la obra y de todos. A mí me han hablado para ir a dar clases a la ENA, pero te lleva mucho tiempo, lo digo egoístamente. Yo quiero ser actriz de todas, todas y creo que no me queda mucho tiempo, y por lo tanto, el tiempo que me queda... yo quiero ser actriz, no quiero ser ni directora ni nada.

Entonces ¿qué sucede?, que te dicen: ¡vamos!, ¡a ser maestra! ¡No tienes que llenar planillas!, y después te pasas la vida llenado planillas, yendo a reuniones y perdiendo mucho tiempo. No me interesa perder tiempo. Ya fui a todas las reuniones que iba a ir en mi vida, ya yo fui a todas, ¿ok?, por eso no soy maestra. (risas)

Amaury. Bueno. Vamos un poco a..., estamos yendo de allá para acá, somos dos veletas.

Adria. Esto no tiene nombre.

Amaury. Teatro Estudio, Raquel Revuelta, Vicente Revuelta, Berta Martínez, Armando Suárez del Villar. ¿Qué representa Teatro Estudio y toda esa gente para ti?

Adria. Disciplina y rigor, primero que todo. Recuerdo que cuando yo estaba en Teatro Estudio si te llamaban por teléfono, tú no podías bajar a coger el teléfono, ni vestida de un personaje..., no te permitían.  Y si alguien se estaba muriendo, se moría sin tú enterarte, porque hasta que no se terminaba el ensayo, tú no sabías nada, porque Raquel no lo permitía y en aquel momento uno decía: ¡qué exagerada Raquel! Pienso que... ahora la gente con un celular en el ensayo, si tú estás ensayando, la gente con el celular, ¡un momentito! Si te lo dicen.

Entonces yo creo que eso fue una disciplina y un rigor necesarios. Creo que tanto Armando Suárez del Villar, mi primer Premio Nacional de Teatro. Mi primer Premio Nacional quiero decir, no que yo tenga el Premio Nacional de Teatro, déjame aclarar eso, no, mi primer premio de actuación, a nivel nacional fue Santa Camila, que la hice con Adolfo Llauradó.

Amaury. El otro te lo debían dar ya.

Adria. No, hay mucha gente que se lo merece diez mil veces más que yo.

Amaury. Pero se lo dan al grupo, porque por ejemplo la posibilidad que tiene un actor joven, con talento, si van por escalafón de edad, no tiene sentido. Sería bueno decir: bueno, a ver, de aquí acá, toda esta gente, es un criterio mío, yo no estoy para dar criterios aquí, la verdad.

Adria. Sí, además, es delicado. Bien, entonces, pues hice con Adolfo Llauradó, que no lo voy a olvidar nunca, porque, imagínate, lo que yo pienso que es un actor estrella. Recuerdo que tenía un ensayo general de Santa Camila, yo era la tercera actriz, Verónica Lynn, Isabel Moreno y yo. A mí me estaban dando el chance, vamos a empezar por ahí, porque yo empezaba a ser actriz. Así que a mí me estaban dando la oportunidad y el actor que iba a hacer el Ñico conmigo, era un actor joven que también le estaban dando la oportunidad, decidió la noche anterior beber y no fue al ensayo, bueno, llegó muy tarde y Adolfo Llauradó, que ya había hecho todo el cine cubano de este país, y todo el teatro de este país.

Amaury. Un actorazo.

Adria. Fue al ensayo a verme, a esta idiota, que empezaba allí y que nadie sabía que yo iba a hacer con aquello. Y me dijo: "Adria, si tú quieres, como no ha venido, para que tú no pierdas tu único ensayo general, yo lo hago contigo". Te podrás imaginar.

Amaury. ¡Qué bárbaro! ¡Qué lindo, Adolfo!

Adria. Te podrás imaginar lo que me sucedió, no lo puedo decir aquí (risas). Entonces dije: "Dios mío, ¿tú sabes?" y ensayé con él y le dije a Armando que si llegaba el otro actor, no interrumpiera el ensayo porque no iba a ensayar con él.

Entonces, Armando para mí... Ahora cuando le dieron su Premio Nacional fue tan maravilloso porque digo, ¡coño!, ¡tan merecido! Fue un hombre que salvó el Teatro Cubano del siglo XIX. Que nos hizo recordar que Milanés había sido dramaturgo, Gertrudis Gómez de Avellaneda, etc.

Con Berta Martínez hice Bernarda Alba y Bodas de Sangre, que son cosas inolvidables. Con Héctor Quintero hice Contigo pan y cebolla, hice Algo muy serio, que fue una obra que nosotros, a las 11 de la noche venía la luz y como el público no se había ido, teníamos que empezar a esa hora.

Amaury. Raquel y Vicente.

Adria. Raquel mi profesora y Vicente, en cierta medida fue mi profesor también y que son personas que son para mí como... Yo siempre digo, qué pena, que Raquel, que hizo todo por el teatro, que dejó tantos privilegios por el teatro, porque el teatro es sacrificio, y que sin embargo no haya sido recordada todo lo que tiene que ser recordada Raquel. Yo creo que hizo tanto por los artistas, tanto por los actores.

Amaury. Y por los músicos, por nosotros también.

Adria. También. Bueno, ella trajo a Marta Valdés al teatro de asesora musical, grupos musicales que iban a tocar en vivo allá. Creo que ella fue una mujer que luchó mucho por los artistas y que, sin embargo, no creo que tenga el lugar que se merece.

Amaury. ¿Tú conoces a Abelardo Estorino cuando La discreta enamorada o ya tú lo conocías antes?

Adria. No, cuando La discreta enamorada, pero eso no fue una buena relación.

Amaury. ¿No? No me digas eso.

Adria. Él amaba entrañablemente a Anatilde de Paula, una actriz brasileña, él pensaba que ella era un genio y los demás no existían.

Amaury. ¿Verdad?

Adria. ¡Ah, sí! ¡Yo sufrí!, porque ¡figúrate!, ya te conté que soy desafinada, y había un director, creo que de la orquesta de la televisión, que se llamaba (Alfredo) Pérez Pérez que decía que yo sí cantaba y (Abelardo) Estorino decía: "Él dirá que tú cantas, porque tú le gustarás, porque tú no cantas". En fin, que me llevaron a la una mi mula, pero bueno, me sirvió. Yo, a veces, me ponía nerviosa ir a Teatro Estudio. Bueno, yo había conocido a Estorino, pero a distancia, porque él y Raquel habían dirigido -tú sabes qué, bueno, Estorino estuvo prohibido, sus textos, no se podían publicar, etc y Raquel lo llamó al teatro-. Estorino nunca había dirigido. Lo llama para que sea co-director, para que él esté dentro del teatro, aún cuando no se pudieran poner sus textos. Entonces Estorino entra a trabajar con Raquel y a dirigir una obra. Ahí yo empecé a trabajar con Estorino, pero después hicimos Los pequeños burgueses, de Gorki, pero no se estableció una relación. Realmente nuestra relación se establece cuado hacemos Ni un sí ni un no. Yo empecé en Ni un sí ni un no, haciendo la otra y como dice Miriam Ramos, pisoteando la modestia, fue un éxito total mi personaje (risas). La crítica me llevó divino y todo el mundo me llevó divino.

Entonces ahí a la gente le empezó a gustar mi trabajo, y a enterarse de que yo era actriz, realmente. Después ya empecé a trabajar en casi todo lo de Estorino y cuando se hizo esa unión más fuerte fue cuando yo estaba visitando a Osamu, a mi hijo, en Las Tunas, cuando él estaba haciendo el Servicio Social, porque yo tenía que ir para allá a supervisar, para ver cómo andaba la cosa, tenía algunas quejas "mujeriles" y entonces me fui para allá. Y Pablo me llama y me dice: "Óyeme, Estorino te está localizando porque ha escrito un texto que quiere que tú lo hagas".

Amaury. ¿Y era qué, Las penas saben nadar?

Adria. Las penas saben nadar. Yo dije, bueno, no sé lo que se irá a hacer con esto, pero, yo, por supuesto, no dije nada. Le dije que era maravilloso, excelente y que a mí me encantaba, pero yo pensaba: Bueno, no sé qué se irá a hacer con esto, porque por primera vez había escrito un monólogo y yo era la primera vez que iba a hacer un monólogo. Un monólogo no es fácil, porque el monólogo tú no tienes a qué asirte, tú no puedes relacionarte con el otro, tú no..., nada y él quería este monólogo hacerlo sin nada en el escenario, absolutamente nada. Fue muy interesante, porque todo el mundo, a pesar de que es la historia de una actriz con sus frustraciones. Es una historia que le toca a todo el mundo, porque todo el mundo, por supuesto, tiene sus frustraciones.

Estorino dice que en vez de Las penas saben nadar, le iba a poner Las penas saben viajar, porque viajamos, te digo la verdad, parte del mundo con ese monólogo, desde Alemania, Suecia y lugares donde yo jamás me imaginé...

Amaury. ¿Te dieron con ese monólogo el Premio ASE, en New York. ¿Ase con S, no?

Adria. Con S, que es, Asociación de Cronistas de Espectáculos. Nosotros estábamos haciendo aquí, Vagos rumores, que para mí es la obra maestra de Abelardo Estorino, que es una obra sobre (José Jacinto) Milanés.

Vinieron unas personas de Nueva York y entre ellos venía un actor, con el que yo había trabajado mucho tiempo en Teatro Estudio se llama Ricardo Barber, y me estaba localizando porque me quería ver. Yo no sabía que había venido con unos productores de teatro de Nueva York. Sencillamente me enteré que Ricardo estaba aquí, y que me estaba localizando y enseguida di con él y le dije: Hoy es la última función de Vagos Rumores y yo quiero que tú vengas, y que veas esta obra. Vino con estos productores de repertorio y ahí ellos se sentaron y hablaron con nosotros y nos dijeron que ellos querían llevar la obra a Estados Unidos. Como eso sucede con cierta frecuencia, la gente viene y te dice cosas y todo es mentira.

Amaury. ¿Y te piden currículum y todo?

Adria. Currículum y todo. Tú gastas papel, con el poco que tienes, y das y das y nada, pero bueno, esto fue cierto y nos fuimos. La diseñadora de luces, que fue Saskia Cruz, los tres actores, éramos: Alfredo Alonso, René Lozada y yo, y Abelardo Estorino. Nos fuimos para Nueva York en el 96 y entonces, en el año 97, nos invitan a Nueva York, otra vez, para recibir el premio ASE. Todos, porque todos recibimos el premio ASE y ellos pensaron que Vagos Rumores era una obra de excelencia.

Amaury. ¿En esa época tú estuviste cuatro años en Nueva York?

Adria. Estuve 96, 97, 98, 99 y 2000. Casi cinco años estuve ahí y trabajé lo que fue, es decir, lo que nosotros llevábamos, más, trabajé con Jorge Alí Triana, un director colombiano y trabajé con René Bosch, un actor cubano que lleva años en Estados Unidos, desde el año 46 él vive en Nueva York. Trabajé con directores de la Compañía de Teatro Repertorio Español, además de las obras que llevamos con Estorino. Nos ganamos una beca que se llama TCG, que es Theater Comunication Group, que es Teatro de Comunicación. Tuvimos la portada de la revista, Estorino y yo, de la revista American Theater, que es la revista de teatro más importante de los Estados Unidos. Nos dieron esta beca por, digamos, ellos hacen como una compilación de trabajos, no es por un trabajo específico, sino, por todo lo que hicimos en Estados Unidos.

Creo que para nosotros Estados Unidos fue importante, porque yo tengo tres premios más internacionales: uno en Europa y dos más en Estados Unidos, pero yo creo que el premio ASE es como el Grammy Latino, para que la gente en Cuba lo entienda.

Amaury. Adria, pero tú, aparte de estas obras que has hecho con Estorino, incluso Medea, que también es otro monólogo de Estorino ¿Han pensado ahora, al cabo de veinte  y tantos años que estrenaron Las penas saben nadar, la van a volver a poner, han pensado volverla a hacer?

Adria. Bueno, yo quería decir algo antes de hablar de Las penas saben nadar de nuevo, que es que los premios que yo he recibido en Cuba, han sido también para mí muy importantes. No solamente los internacionales, porque hay veces que a uno se le va la musa, y dice: Un premio internacional, y total, no sirven para nada. Pero bueno, los premios nacionales para mí han sido muy importantes y he recibido muchos, la verdad. Bueno, Las penas, yo creo que soy una actriz antes de Las penas y después de Las penas, la verdad.

Amaury. ¡Un monologazo!

Adria. Para mí Estorino es una de las personas que más he querido en esta vida y una de las personas más importantes en mi vida. Estorino me ha enseñado a tratar de ser mejor persona y a tratar de ser mejor actriz. Él es un inconforme y yo creo que uno en la vida tiene que ser un inconforme. Por eso creo que un verdadero revolucionario es un inconforme. Estorino es como esas personas guías en tu vida, pero además no es un guía de usted, de distancia, de diferencia, es un guía de llorar, de contarle mis problemas, de los que quizás no le cuento a otra persona. Es mi amigo, mi íntimo amigo y yo soy su íntima amiga. Nosotros nos amamos en todos los sentidos, no sexual, porque él tiene 85 años, si no yo hubiera dejado a Pablo por él y él hubiera dejado otras cosas por mí.

Amaury. Pero él ha dicho también que es tu esposo. Pablo, espérate, ella es mía también.

Adria. Él llama a la casa y dice: ¡Pablo, por favor, que quiero hablar con mi mujer!, se ponen así. Pablo le dice horrores también, pero nosotros nos queremos, nos apoyamos, nos necesitamos. Es de esas personas que tú encuentras en la vida, que estableces una comunicación casi perfecta, porque hay veces que nos fajamos mucho, nos peleamos, pero nos peleamos para mejorarnos. Es una de las personas más importantes en mi vida.

Amaury. ¿Y Osamu? Me hablaste al principio de Osamu. ¿Tú tuviste un solo hijo porque quisiste?

Adria. No, porque no había condiciones. Yo parí en el año 69, vivía en Lawton, éramos 14 personas en una casa y era difícil. Tú lo sabes porque tú estuviste tantas veces allí.

Amaury. Yo estuve muchas veces allá.

Adria. Y yo parí y Pablo tenía 17 años. Pablo y yo nos casamos, Pablo tenía 15 y yo 19.  Entonces decidimos que no se podía parir más, pero yo te voy a decir la verdad, Osamu vale por un millón.

Amaury. Es adorable Osamu.

Adria. Yo no quisiera un hijo mejor que ese, no es posible, la verdad, mi hijo, en los peores momentos de mi vida y en los mejores momentos ha estado ahí y a como dé lugar. A veces sin poder, él ha estado ahí.

Entonces yo creo que soy una persona privilegiada porque tengo un marido maravilloso, como decía alguien, que no voy a hacer esa historia porque está fuerte, es un bombón. Yo tengo un marido maravilloso, tengo un hijo maravilloso. Mi familia, mi madre, mis hermanos, todos han sido personas que me han apoyado mucho. Tengo dos nietos que los adoro. Hago lo que quiero hacer, lo que me gusta hacer. ¿Qué más?

Vivo en el país que me tocó por la libreta, pero no me importa que me haya tocado por la libreta, lo quiero. Entonces yo digo: ¡coño! ¡Qué más se le puede pedir a la vida! A lo mejor yo digo, bueno, a lo mejor me hubiera gustado hacer más cine, pero mira, ahora yo hice Casa Vieja con Léster (Hamlet) y me alegró tanto haber hecho una película con esta obra, porque es una obra de Estorino. Es una obra que conozco, es una obra que te estaba diciendo, yo hice el ISA hace dos años, o tres años que me gradué, y claro, todo el mundo me dice: Adria, usted haga un trabajo sobre la obra de Estorino, porque a mí, si alguien quiere pedirle algo a Estorino, una entrevista a Estorino, me llama: ¿Adria, usted cree que le pudiera decir a Estorino...?

Amaury. ¡Hasta yo!

Adria. Que si yo puedo hacer la entrevista a Estornino, que si yo puedo hacer la entrevista, porque él a veces. ¿Tú sabes?

Yo digo que no puedo pedirle más a la vida, yo soy un ser privilegiado, porque Pablo dice a veces, y es verdad, que cuando tú le preguntas a un cubano. Bueno, pero ¿cuál es tú trabajo diario? Dice: músico, yo soy músico. Sí, sí, pero ¿qué tu haces en el día? Yo soy músico. Porque tú no puedes hacer eso a veces en países capitalistas. Donde tú le preguntas a una persona. Ah, ¿tú eres músico? Sí, pero yo en el día soy editor o cuido abrigos en un restaurante, o soy albañil o pongo lozas o manejo un taxi, porque no necesariamente las personas pueden vivir de lo que quieren vivir y de lo que les gusta vivir y de lo que necesitan vivir. No es todo el mundo. Hay personas en el capitalismo que viven maravillosamente, no vamos ahora a decir que todos están mal. No es cierto.

Amaury. Claro.

Adria. Yo creo que nosotros aquí tenemos ese privilegio, mal que bien, con el salario mísero que tenemos, pero nosotros vivimos de lo que queremos hacer, de lo que necesitamos hacer y de lo que nos gusta hacer. Nosotros, yo y todos los que estamos aquí. Entonces yo soy un ser privilegiado.

Amaury. Bueno, ya estamos en el final del programa. Siempre, normalmente busco una manera de que el invitado me hable de Cuba. Tú has estado hablando de Cuba desde el principio hasta el final de la entrevista. Entonces yo creo que la manera más sencilla de despedirte es decirte: Gracias Adria, que es una manera de decir: Gracias, Cuba.

Adria. Gracias.

Amaury. Te adoro, mamá. Te adoro, te quiero mucho.

Adria. Además, otro privilegio es haber estado aquí.

Adria Santana y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Arleen Rodríguez, Adria Santana y Amaury en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria y Amaury en el set de "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Adria Santana, Rafael Solís y Amaury en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Se han publicado 250 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Clara Alvarez dijo:

    Amauris, mis felicitaciones, tu programa es excepcional, !que gran comunicador eres!, hay un refrán que dice: LO QUE SE HEREDA NO SE HURTA, !gracias Consuelo Vidal! El pueblo de Cuba te lo agradece y agradecerá por el programa que nos estás regalando todas las noches de los martes.
    La entrevista de Adria Santana, excepcional, maravillosa, no hay palabras para catalogarla, que cubana, !enhorabuena!, una gran comunicadora, hoy en la calle sólo se habla de la entrevista de Adria Santana, como pasa todos los miércoles, el pueblo cubano sólo comenta la entrevista de la noche del martes
    De corazón !FELICIDADES! a tí y a tu colectivo
    Gracias, Mil gracias

  • Mariurkis dijo:

    Hola Amauris!!!
    Sólo para decirte que me encanta tu amena forma de entrevistar a nuestras personalidades de la cultura. Es tan diferente!!! Realmente logras que hablen con el corazón y no como un compromiso ante las cámaras. Te felicito.
    Saludos...
    Mariurkis.

  • Pablo Vargas dijo:

    “Yo soy una sola persona que como todas las personas tenemos muchos matices. Tenemos cosas malas y tenemos cosas buenas, porque la perfección no existe.”

     Fragmento de la entrevista de Adria Santana en, Con 2 que se quieran.

    Hermanito querido, finalmente la tortura de aguardar durante varias semanas que saliera al aire esta entrevista, valió con creces la pena.
    Adria estuvo deslumbrante en su habitual sencillez. Su desenfado y naturalidad ante la expresión de tamaños argumentos, eran sencillamente asombrosos. Estuvo en todo momento a la altura de la artista y del ser excepcional que ella es. Y es que a veces usamos este calificativo de una manera un tanto arbitraria y se lo endilgamos a personas que en realidad no lo son tanto. En el caso de Adria, supongo, más bien afirmo, es el más justo y apropiado de los posibles adjetivos a utilizar para calificarla.
    Bastaría para describir su fidelidad y su concepto de patria y familia oírla hablar de mi tocayo Pablito Menéndez, su novio, amigo y esposo de siempre y por los siglos de los siglos presentes y venideros, de su hijo Osamu, de su director fetiche el Gran dramaturgo y eternamente juvenil Abelardo Estorino, pero sobre todo del teatro y de su país, ese que le ha tocado por la libreta y al cual ama de la manera más genuina, sin cumplir formalidades, repetir consignas o seguir modas y corrientes al uso.
    Así se dignifica realmente a un país, llevándoselo consigo a cualquier parte, sintiendo nostalgia cuando pierdes de vista sus aguas, su cielo y sus palmas, aun si disfrutas de un mejor estar como generalmente sucede. A pesar de lo agradable que esto pueda resultar, un día despiertas sintiendo la necesidad de regresar a tu islita porque ya es hora de sentir el calor de tu gente, y hasta porque no, reencontrarte con la imperfección y los trámites dilatorios y kafquianos, que te harán  después de varios días tener la sensación de que en el fondo todos los cubanos los que se van y los que regresamos siempre, somos un poco masoquistas. Pero eso hermanos queridos, que remedio tiene.
    Acepto desde el fondo de mi corazón todo lo que en este programa se dijo, sin omitir o censurar nada.
    No puedo concluir estas pocas líneas sin decirte que te adoré en todos tus personajes y  por último morí de risa con la periodista de Braimstorm.
    Gracias Adria por contarme entre tus amigos, por tu generosidad, tu talento pero sobre todo por la constancia y la salud que aportas a las tablas, las pantallas, y el arte cubano en general.
    Aplaude de pie, te regala una rosa roja de Francia y besa tus manos.
    Pablito Vargas
    A principios de noviembre de 2010

  • Efrain Amaya Padrino dijo:

    Otro programa excepcional por su calidad, por su cubania, naturalidad, patriotismo y sobre todo por la sinceridad y verdad que exponen sus protagonistas (entrevistados y entrevistador) al decir las cosas que piensan sin miedo a nada, porque a nada hay que temer cuando se expresan los sentimientos y criterios con verdades y argumentos. Ella una gran artista y cubana natural que en persona debe y tiene que ser maravillosa y usted cada dia que asoma un nuevo programa me convenso mas de su naturalidad, modestia, sencillez y patriota revolucionario como persona y un integral y profesional maestro del arte a la altura que los tiempos te exigen.
    !ADELANTE AMIGO!

  • @maurys E. R. dijo:

    Vuelo al foro ya que este programa de Adria me dejo un sabor dulce, al cual debe añadirle lo fabuloso del rato que pase frente a la TV disfrutando de la entrevista de este martes. Que barbaro lo planteado por adria, que amor por cuba tan sincero y leal. Amaurys como decimos los cubanos, te la comiste. Me demostraste que eres genial comunicador.

    Cuba espera ms de ti, te queremos.

    Acuerdate: Invita a Omara y a Carilda Oliver Labra.

  • Yusimí la Cazafantasmas dijo:

    A las compañeritas de LAS TUNAS ¡dejen sus complejos!, ¡NO ME PROVOQUEN! que yo tenía pensado arreglarme las uñas hoy...
    Yusi

  • Roberto dijo:

    Adria la actriz, la buena actriz, esa es la referencia para los que no la conocemos personalmente. La entrevista logró acercarnos a esas otras facetas de esa persona que admiramos, pero que no conocemos y por tal motivo la sentimos algo distante. A partir de ahora Adria es más de nosotros por su sencillez, sinceridad, su modestia, sus sentimientos hacia lo nuestro, su cubanía…
    Adria, los de provincia no podemos verte en el teatro como quisiéramos, salvo que coincidamos con alguna puesta tuya en La Habana, sabemos que dependerías de propuestas para ver tu presencia más reiterada en la televisión y el cine, ojalá se te den para que nos complazcas.
    Amaury, te sentiste muy cómodo porque el diálogo fluyó de manera natural y con mucha gracia, propio de nosotros los cubanos. Debes estar confiado que tu programa es lo mejor de la TV cubana en muchííííííííííííí años.

  • ANGEL dijo:

    La dicha se encuentra en cualquier momento, el programa con Adria, fue un momento de mucha dicha y gozo, felicitaciones.
    Para los que se empeñan en analizar la DPA, recuerden que por uso y abuso todavía llamamos La Villas al territorio de la región central, Oriente a las 5 provincias de esa región, siempre en alusión a las anteriores DPA, cuando Girón en el 61, era de Las Villas, hoy es de Matanzas, los limites y los nombres cambian con los tiempos y las estructuras y si no que lo digan los barrios y repartos de La Habana, la Kpital de todos los cubanos, en fin que CUBA la BELLA es una sola y tenemos que amarla y defenderla como hace Adria
    Angel de 100Fuegos

  • Arturo dijo:

    Saludos: Despues de la de Alfredo, no vi mas hasta anoche con Adria, no es un jonrón como alguien dijo, mas bien un triplazo que considero más dificil, o tal vez te robaste el home. Auténtica, agradable,muy fresca, exquisita y singular la Tunera.
    Espero el próximo.
    Otro Tunero

  • Liglen dijo:

    Hola amaury: le quiero felicitar por hacernos llegar el tan buen espacio que nos brida su programa. Me encanto el de Adria Santana, muy, muy, bueno, me gustaria que invitace a Maria Teresa Pina,para saber cual es su obtica de ver la vida. Muchas felicitades nuevamente para usted y el colectivo que lo acompaña. GRACIAS

  • Rosario dijo:

    Amaury, Te amo desde siempre, adoro tus composiciones poeticas y musicales así como la naturalidad y sencillés que conduces el programa
    quisiera comprar el libro de poemas que escribiste, más no ha tenido la suerte de encontrarlo.
    dedicame unas lineas por esta vía.

  • Sandro dijo:

    Estimado Amaury, solo escribo por dos cosas, una: felicitarlo por el programa, pienso que ha venido a cubrir un horario y momento en neustra televisión que la población ávida de ver estos tipos de espacio ya lo reclamaban debido a que nuestro país se ha inundado de materiales extranjeros que son alquilados por particulares, y el suyo es de esos de entretenimiento pero que logran calar en el pueblo de manera sincera y motivada. Lo segundo es perguntarle si entre las personas que quieres no están incluidos deportistas, Claro, no hacer de este espacio un CONFESIONES DE GRANDES o GLORIAS DEPORTIVAS, pero con su profesionalidad se le puede dar una vuelta diferente a estos tipos de personas cuya presenica también sea capaz de atrapar al televidente.

    No me he presentado porque lo quiero dejar para el final, me llamo SAndro Rodríguez Águila, y en 3 ocasiones he tenido la oportunidad de hblar con Ud, soy locutor de Radio Caibarién CNTV Centro Norte Televisión, las dos primeras entrevistas fueron por detalles de su carrera y la tercera entrevista nos la concedió al mismo programa SABADO DE ESTRELLAS el sabado 19/9/2010 antes del concierto, gracias por hacer público el sentimiento de cubanos, Espero respuesta, saludos.

  • Tania dijo:

    Muy buena la entrevista, no hacía falta preguntas ella sola sabía lo que tenía que decir y como hacerlo.
    Primera vez que escucho en TV a alguien decir que para ser patriotas no se necesita ser volucionario y que para ser buen trabajador no hay que ser necesariamente revolucionario.
    Buena persona para ser entrevistada en este programa , muy valiente y sincera, no siempre se logra que la sinceridad y la valentía se unan en una entrevista.
    FELICIDADES al programa, sé que les queda poco pero seguimos disfrutando de tan genial idea.
    saludos a todos los realizadores del programa y a los camarógrafos 1000000 de felicidades porque pudioeron manejar la intranquilidad de adria , que es energía pura.
    Saludos
    Tania

    ¨ Hay locuras que son como brazos de mar,te sorprenden, te arrastran, te pierden ya ¨
    Silvio Rodríguez

  • Lidia Isabel dijo:

    amaury como eres un artista tan de pueblo ,no siento temor en tutearte, eres extraordinariamente increible que brillantes idea tuvistes de realizar un programa con el equipo que te rodea , pues conocemos el pensar y la vida de nuestros artistas abarcando un perimetro de lo culto a lo popular sin caracterizar a cada una de las personas con las cuales has compartido en el horario que se difunde, es increible como figuras que en estos momentos gozan de tan to prestigo internacional en sus inicios fueron tan humildes que considero que es hoy la cualidad que los ha distinguido como grandes por mencionar algunos eva rodriguez ,choco en fin muchos sin menos preciar a ninguno
    te felicito
    y que tu programa siga constituyendo una bandera por la paz mundial donde todos los exponentes que se muestran en el mismo afirman su amor por cuba

    lo mas que decearia es que este correo te sirviera de continuidad en lo que haces que realmente es hermoso

  • Alfonso dijo:

    Gracias a Adria por su frescura y jovialidad, gracias por su espontaneidad y sinceridad, pero sobre todas las cosas por ser la gran cubana y actriz que es. Siempre la he admirado, desde el "Ni un sí ni un no" de Teatro Estudio, el Monólogo premiado cuando se puso en TV, la Delegada y todas sus apariciones, y su presencia en el programa de anoche ha sido el colofón de simpatía y cubanía.
    Gracias a Amaury y al programa por continuar este fabuloso hacer.

    Alfonso.

  • Ricardo del Collado dijo:

    Amaury

    Por desgracia,este ultimo programa tuyo,no tuve la oportunidad de verlo,pues llegue muy tarde a casa,pero he visto el resto de los que has realizado y realmente,te envio una felicitacion a ti y al grupo de realizacion,por lo acojedor y entretenido que resultan ser
    Aunque paresca una "perugrullada" te escribo,porque verte, me trae recuerdos de la epoca en que estudiabamos en Arbelio Ramirez y las camaninatas gigantescas, desde 46 hasta 2,asi como pudiera recordarte a los "tarancones" y de los revuelos que se armaban,cuando te visitaba, esa grande y nunca olvidada CONSUELO y tu casi todo el dia,con la viola en ristre.
    Solo para recordar con nostalgia,esas epocas,pero te reitero,continua esa senda escojida,que la opinion generalizada,es que el programa,llega a la teleaudiencia,con mucho aprecio

  • Rafael dijo:

    Hola soy escenógrafo de la TV y quiero felicitarle por su programa. Por
    ser una propuesta inteligente, amena y sin repetir los estereotipos
    clásicos del resto de los programas. A demostrado además que sin salsa,
    reguetón, pujos y si, con una entrevista inteligente y aguda se puede
    capturar al espectador, complacer y entretener, el tiempo que sea∑ Gracias
    por una propuesta diferente parta bien. Saludos de Rafael.

  • M. QADRA dijo:

    Amaury.

    Una vez más disfruto tu programa que es como un oasis de libertad, autenticidad y valor en el justo instante que los cubanos más necesitamos de aferrarnos a evidencias como esas que salen de personas sencillas, profesionales y consecuentes como Adria.

    Creo que aunque con 2 no sea suficiente por lo menos es un gran ejemplo.

  • Blanca Nieves dijo:

    Hola Amaury y al Colectivo del Programa,

    Estimado Amaury, Felicidades a todos y especialmente para Adria, es una persona encantadora su felicidad interna se desborda, me gustó mucho cuando habló de su hijo Osamu y de la familia, le deseo que la salud la acompañe y que esa energia positiva que trasmite la acompañe siempre, mi hijo conoce a su hijo Osamu y me habla que es muy sencillo y noble ahora me doy cuenta que con esa persona que tiene como madre no puede ser de otra forma, Gracias a todos B.Nieves

  • san dijo:

    Fue un bello programa, definitivamente clasificará entre los mejores, yo tambien la sigo desde aquel ¨Ni un si ni un no¨ cuando yo apenas era un guajirito matancero que llegaba a la habana, Adria a seguido desde entonces superando toda expectativa, fue verdaderamente hermoso oirla hablar con tanta pasion de su familia y su trabajo, gracias Adria, gracias Amaury.

  • yanette dijo:

    Amaury soy una fiel admiradora tuya desde hace muchos años y de verás que tu programa me gusta mucho y me encanta y esa entrevista con Adria Santana estuvo espectacular la disfruté muchisimo tanto por tu parte como por la de ella sigue así me encantassssssssssssssssssssssss.

  • Efrain Amaya Padrino dijo:

    Cuando me referi a los protagonistas en el primer comentario, expuse al entrevistado y entrevistador, pero tambien incluyo a todos los del equipò del programa, a los que lo apoyan y a todo el que simpatiza con el.
    SALUDOS A TODOS.

  • Marilín de Cienfuegos dijo:

    Adria, entre las grandes figuras del teatro cubano, excelente persona aun sin conocerla personalmente, cubana 100%, así somo los que andamos por las calles de Cuba, defendiendo cada dia nuestro cielo nuestro espacio y nuestros criterios, los 61 años pesan pero parece una joven al hablar, al pensar está muy actualizada con lo que sucede dentro y fuera de Cuba, mis respetos por tanta valentia, y por tener una familia tan linda, TODOS los cubanos somos felices y amamos mucho a nuestras familias, la que protegemos y la que queremos que vivan en paz, que vivan bien orgullosos de su país. Felicitaciones Amaury una ves más, tu programa es tan maravilloso que nos haces sentir a todos dentro de tu salita, ERES INCREIBLE, quedan muchos por entrevistar y seguramente nos encantaré y diremos como hoy y otros programas excelente, pero me gustaria mucho ver una entrevista a Alicia Alonso y a Aurora Basnuevo, ojalá se pueda, gracias.

  • ErnestoLTU dijo:

    Muy bien por Adria!! Mucho sentimiento y cubanía en sus palabras. Buena comunicación y disfrute de la entrevista. De las mejores, no hay dudas.
    @Yusimi: Deja a las muchachas que expresen lo que sienten y sigue cazando fantasmas, que eso también lo necesitamos...
    Un tunero "sin complejos"...

  • elsa dijo:

    Amaury mis felicitaciones, tu programa sigue siendo excepcional, !que gran comunicador eres!, realmente eres un fiel heredero de las enseñanzas de tus padres.... tu mamá Consuelito Vidal era especial...
    Ya son muchas las personas las que te agradecemos por el programa que nos estás regalando todas las noches de martes, espero ya hayas comenzado a gravar otros pogramas y que puedas continuar por mucho tiempo....pues quedan aún muchas personas importantes y merecedoras de ser entrevistadas en tu bello programa. ....dile a Silvio que acabe de consederte la entrevista...
    La entrevista de Adria Santana, excepcional y muy cubana, felicitaciones... para ella tambien...
    en fin !FELICIDADES! a tí y a tu colectivo
    Mil gracias y un beso...elsa

  • Miriam dijo:

    Conocemos de los valores humanos que posee Adria, transparente, valiente, solidaria con todos, asimismo su esposo e hijo. La conocimos siempre como una excelente actriz. Indiscutiblemente el programa que tenemos a nuestro alcance lo catalogo como uno de los mejores de los pocos con que contamos con esa calidad, porque independientemente a los esfuerzos que realice la televisión no todos tienen ese sello de garantía. Gracias a todo ese equipo de realización que te acompaña Don Amaury.

  • Roberto E.T. dijo:

    Me identifico asi porque ya tengo otro tocayo en el foro. Ayer fue excelente contar con esta CUBANASA y bella mujer, en toda su estampa. Disfruté muchísimo, cuanta anecdota, cuanta profesionalidad y cubanía de la de verdad, de la que es real. Nunca me imaginé que Adria Santana fuera de esa estatura, en su texto, en sus ideas y en su sabiduría, creo que fue una noche para siempre recordar y tener presente de cuanto talento tiene este gran Teatro Cubano. Lastima que a veces no se reconozcan estas personalidades como debiera ser, a las que debemos agradecer por su aporte a nuestra identidad nacional y cultural. Un aplauso para ti Amaury, una vez mas con un Home Run con bases llenas. El de ayer , para recordar.

  • Tere dijo:

    A las tuneras ofendidas, más bien confundidas,
    Creo que no han leído bien la primera parte de la entrevista, cuando Amaury dice: Victoria de Las Tunas se refiere a la ciudad donde nació y creció Adria, que fue en 1948 (dicho por ella misma), y Las Tunas como tal, con ese nombre, surge como todos sabemos en 1976 a raíz de la división político administrativa, él diferencia muy bien entre Victoria de Las Tunas cuando se refiere a la época de la niñez de Adria y Las Tunas cuando hace alusión a la época actual.
    No soy tunera, pero por favor lo importante es que Victoria de las Tunas o Las Tunas es la misma ciudad con su misma historia, con sus costumbres y su gente (tuneros todos), no creo que uno u otro nombre sea una ofensa para ningún tunero. Además de que están muy bien empleados los dos nombres de acuerdo con la época a que se refiere.
    Gracias

  • Laurita dijo:

    No me he perdido ni un solo programa...y sigue en mi preferencia.
    Gracias por invitar a Adria y darnos a conocer una actriz excepcional. No conocía mucho de ella y sus premios! así que una vez más tu programa me hace conocer a los desconocidos.

    Qué pasó con Estorino, por qué prohibian sus textos, quien? Muchas veces tú programa deja cosas en el aire que los que no vivieron la época no saben y se quedan con lagunas. Podrías invitar a Estorino?

    Gracias por la valentía...

  • Rosapilar dijo:

    Estimado Amaury:

    Me diverti al igual que mi familia, con el programa de anoche. Lo que más me agrado fue el desenfado de Adria; al igual que su valentia en algunos planteamientos.Es una magnifica actriz, muchos exitos le deseo y largos años de vida, asi como felicitarla por su linda familia.

    Coincido con algunos comentarios, que es inconcebible que por extension del noticiero, supriman programas de gran aceptación popular (Deja que yo te cuente y por supuesto Con dos que se q..)

    Exitos al programa..

    R. del Pilar

Se han publicado 250 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también