Imprimir
Inicio » Especiales, Cultura  »

Roberto Fabelo: "Pueden estar cayendo bombas que voy a seguir dibujando"

| 131

Roberto Fabelo. Fotos: Petí

Roberto Fabelo. Fotos: Petí

Amaury. Muy buenas noches. Estamos en Con 2 que se quieran, aquí en el corazón de Centro Habana, en Prado y Trocadero, en el barrio de Lezama Lima y en los legendarios Estudios de Sonido del ICAIC.

Hoy nos acompaña en nuestro espacio, en este tiempo, el gran pintor y dibujante, y amigo mío, amigo mío muy querido, Roberto Fabelo. ¡Robertón, qué gusto tan grande! Yo sé que a ti no te gusta mucho esto de las entrevistas, te agradezco entonces doblemente que hayas hecho el esfuerzo y que hayas venido a estar con tu amigo Amaury.

Fabelo. Gracias, Amaury.

Amaury. En cualquier biografía tuya aparece que naciste en el 50, un 28 de enero y en Guáimaro. ¿Pero eso no resume bien en qué parte de Guáimaro? ¿Y cómo era la casa donde tú naciste?

Fabelo. Imagínate, en esa casa yo nada más que nací, en las afueras de Guáimaro, en una finca, en el año 1950, exactamente un 28 de enero porque hay algunas biografías por ahí, que dicen en el 1951, realmente el 50 es más bonito aunque me añada un año, pero es más bonito porque es a mitad de siglo.

Me gustó ese lugar desde niño, después pasé al centro del pueblo.

Amaury. Pero aquel lugar, ¿tú lo recuerdas como un lugar muy pobre?

Fabelo. Bueno, mira, mi familia era una familia pobre de tradición. Un abuelo por parte de padre venido de España, o su familia venida de España tratando de hacer Las Américas.

Amaury. ¿De dónde eran, de Canarias?

Fabelo. De Canarias, pero bueno, realmente lo que hicieron fue miseria. Gente de poca formación desde el punto de vista educativo, en fin, gente de campo muy dura, pero que fueron víctimas de las peores circunstancias que se puede uno imaginar. La niñez casi nunca recuerda la miseria, y la pobreza, pero yo tenía mis propios medios para disfrutar la niñez, ahí entre el pueblo y los linderos del pueblo y el resto de la zona, ¿no?

Amaury. ¿Y tú te hacías tus propios juguetes?

Fabelo. Sí, sí.

Amaury. ¿Qué juguetes te construías?

Fabelo. Bueno, imagínate, eso era lo más rico, nosotros hacíamos -digo nosotros porque...

Amaury. ...Sí, tus hermanos...

Fabelo. ...El grupo de hermanos, nos hacíamos unos juguetes con trozos de ramas de árbol, con huesos, con latas inservibles. Yo rodeaba una zona con palitos de trozos de madrea y ahí mismo metía dos pomos y los enyuntaba y eran dos bueyes, por ejemplo.

También modelaba mucho con el barro, con la cera de los panales de abejas. Ese mundillo un poco minúsculo, pero grande a la vez, ese fue, probablemente, la génesis de mi propio interés por las formas.

Amaury. ¿Y esas lagartijas de cera de los panales que tú le hacías a tu abuela y las cucharas?

Fabelo. (risas) ¡Pobrecita! Tú sabes que el alacrán es una cosa maldita, las lagartijas y las arañas, todos esos bichos. Entonces mi pobre abuela les tenía un terror tremendo a todos esos animales. Yo lo que los hacía y los trataba de imitar en su estructura, en su anatomía, aquel animalito que fuera lo más veraz posible, entonces se los ponía en los lugares que habitualmente ella..., cuando iba a comer en la mesa, en la almohada.

Amaury. Eso es maldad pura.

Fabelo. Sí, pequeñadas.

Amaury. ¿Y qué hacía ella?

Fabelo. ¡Imagínate!, metía unos gritos, era muy emotiva. Yo no sabía que era emotiva, yo lo que quería era divertirme, pero claro, yo era muy niño, se me debe perdonar y que ella me perdone.

Amaury. Si eso fue la génesis de lo que pasó después, pues ella estará feliz donde quiera que nos esté mirando, en cualquier dimensión donde esté, estará feliz de que aquellos juegos de su nieto, dieran al artista que es hoy. ¿Y cuántos hermanos son ustedes?

Fabelo. Cinco.

Amaury. ¿Todos varones?

Fabelo. Tres varones y dos hembras.

Amaury. ¿Y qué ocurre cuándo tú te pones así, digamos perezoso, y no los llamas con frecuencia?

Fabelo. Nosotros somos una familia que nos llevamos muy bien. Mi madre vive, no así mi padre lamentablemente, pero sí mi madre y ya se ha prolongado en el tiempo la familia que él fundó, con esa unidad, con esa armonía, que nunca es perfecta. Ellos, desde luego, hacen lo posible porque yo esté cerca y me invitan y me llaman, pero bueno, siempre tenemos un sistema y nos comunicamos cuando es necesario.

Amaury. A mí me dijeron que se ponían, cuando tú te demoras en llamar: ¡oye!, ¿qué te pasa, por qué no has llamado?

Fabelo. Sí, pero eso es viejo, vaya, de toda la vida.

Amaury. Es el amor, amor de verdad.

Fabelo. Sí pero siempre algún reproche. Yo también les hago algún reproche en algún momento.

Amaury.  Pero eso me lleva a un tema que es muy importante en tu vida, que es tu mamá, Clotilde, Titi. La relación yo sé y, lo sé bien, que es el ser más importante en tu vida. Que es una mujer, además, muy vital. Háblame de tu relación con ella y del amor que le tienes, de cuánto dependes todavía, incluso del cariño que ella te de.

Fabelo. Bueno, esa es la madre que me parió y la que felizmente mantiene una vivacidad y una energía a sus casi ahorita 80 años, y con ella hemos tenido siempre una gran armonía. Tuve millones de prueba de su sacrificio desde temprano en la vida, y a veces uno de niño no alcanza a darse cuenta de algunas cosas, pero bueno, tempranamente me di cuenta de cómo se esforzaba, de cómo se sacrificaba por nosotros y con ella he tenido siempre una comunicación muy buena.

Amaury. ¿Ella sigue siendo todavía la que tú vas y le consultas cosas?

Fabelo. Ya yo la agobio, desde luego, mucho menos, porque en realidad yo fui bastante independiente, desde temprano. Quiero decir, el mayor de los hermanos soy yo, y yo mismo me busqué mi beca para estudiar el arte y yo mismo después me ocupé de echar a andar esa parte de mi vida y de intentar quitarle la mayor cantidad posible de preocupaciones.

Ella, no se me olvida, una vez fue a una escuela al campo a llevarme una jabita con cosas, a un lugar remotísimo, era un domingo y yo veía que la gente llegaba en carros, a veces, otras veces por su vía, pero bueno...  vi una figurita que venía por allá, lejísimo, parada en el campamento y cuando va llegando me doy cuenta de que era mi madre, venía sudando y todo.

Entonces le dije: ¡más nunca vuelvas a hacer esto por mí! Yo sé que lo haría gustosa cuantas veces fuera necesario, pero en aquel momento me sentí muy conmovido por esto y yo le dije: ¡mira, no lo vuelvas a hacer! Además, no era imprescindible en ese momento.

Amaury. ¿Cuándo llegan ustedes a La Habana? ¿Cuándo se mudan de Guáimaro a La Habana?

Fabelo. Nosotros vinimos primero en el año 57 a La Habana, buscando trabajo mi padre. Luego en el 59 cuando triunfa la Revolución a principios del año 60, nosotros vamos como en el mes de marzo, o abril a Oriente. Mi padre trabajaba entonces para el cuerpo técnico de la FAR como albañil y retornamos a aquella zona de allá de Oriente. Después ya en el año 63, yo regreso definitivamente a La Habana, con él, que se enfermó y ya vino toda la familia.

Amaury. Él se enfermó y fallece aquí en la Habana.

Fabelo. Sí, falleció en La Habana ya años después.

Amaury. Estamos hablando de que tu madre enviudó siendo una mujer joven.

Fabelo. Sí, mi madre tenía unos 50 años.

Amaury. ¿Tú eres de la primera generación entonces de muchachos que estudian en la ENA?

Fabelo. No de la primera generación. Yo entré a la ENA en el año 67, o sea, cuatro años después que llegué a La Habana, me orienté, insistí, me presenté a prueba y entré.

Amaury. Tú me decías: yo desde muchacho ya tenía un interés. Y te voy a hacer una pregunta que siempre te he querido hacer. Yo digo que en una época de su vida todos los niños pintan, todos los niños dibujan una casita con una chimenea. ¿Por qué unos niños continúan haciendo, y esas casitas, esa chimenea, ese sol, esa playa, esas palmeras, se convierten en la obra de esos pintores y por qué unos niños deciden que no, que eso es una gracia de muchacho y que eso no vale la pena el esfuerzo?

Fabelo. Bueno, yo siempre he dicho que todos somos artistas, tenemos un artista, que en unos se desarrolla y en otros no, y en el caso de los niños que prolongan sus estudios, o sea, su interés y el entorno les ayuda y, bueno, deciden, desde luego es un número más reducido, pero yo pienso que uno no debería dejar de dibujar nunca. Que todos podríamos seguir dibujando en la vida. Algunos, de hecho, lo hacen, hablando por teléfono, otros en una pared rayando un graffiti, otros dibujándole un corazón a la novia, en fin, ese tipo de cosas, y es una cosa que se puede hacer de manera, digamos, natural, espontánea, sin mayores pretensiones. Pero es aquello que podríamos definir como vocación, ¿no? el interés ya manifiesto, sentido, que te permite ir identificando cuál es tu perspectiva..., entonces es un misterio, quizás también... pero...

Amaury. ...Pero no está vinculado al hecho de que muchas veces las mismas familias dicen: Ah, no tiene talento para esto, a veces uno mismo dice: Yo no voy a escribir porque no tengo talento o esto no es importante...

Fabelo. Yo, al menos, en mi familia recibí respeto para esto. Siempre apreciaron que yo dibujara y nunca me dijeron que tenía que estudiarlo ni que no tenía que estudiarlo, eso fluyó de esa forma y yo dibujaba por todos lados, en las aceras, en el pizarrón de la escuela, en las paredes, donde fuera posible. Esto, al menos lo apreciaron, sin tener digamos, una visión cultural, ni un nivel de apreciación, porque ya te digo cuál era su condición.

Sin embargo, ellos respetaron mi idea y eso fue muy importante. Ellos apreciaron con respeto que yo (pintara) por todas partes, ¡ah, mira el niño qué bonito (pinta)!, ya. Y cuando dije: Voy a estudiar pintura; ¡ah, perfecto! Yo me las arreglo.

Amaury. Pero hay una cosa que a mí siempre me ha llamado la atención de ti. Tú has ocupado responsabilidades altas en el Consejo Nacional de la UNEAC y a mí hay algo que siempre me llamaba la atención, y es que yo decía: Fabelo está constantemente tomando notas de todo lo que se habla. Yo decía. ¿Qué cosa tan rara? Yo miraba para la mesa de dirección y a veces la gente estaba atendiendo, y Fabelo siempre estaba apuntando. Y un día yo me acerqué y te dije: ¡Oye, chico, ¿todo lo que habla aquí todo el mundo te interesa?, ¡déjame ver lo que copiaste! y era una cantidad tremenda de dibujos.

Fabelo. Tú sabes que eso es un vicio. Hay unos vicios buenos, yo creo que este es un buen vicio. Yo nunca serví para organizar ni dirigir nada, pero la vida me colocó a veces en situaciones en las que tenía que asumir alguna responsabilidad, como miles de reclamos que hemos tenido todos los cubanos durante todos estos años. Yo sí participé, en términos de responsabilidades en algunas cosas.

Pero siempre dibujé por todas partes, y a veces eso me hacía vagar un poco, y eso no era muy responsable en el sentido de estar atento a lo que estaba sucediendo, aunque siempre tenía mi consciente puesto en la reunión, pero me escapaba un poco de lo insoportable que eran muchas reuniones, dibujando.

Amaury. Las reuniones pueden no ser tediosas; pero hay personas que hablan en las reuniones que son muy tediosas.

Fabelo. Pero bueno, ese es un mal que arrastra la humanidad, quiero decir que siempre hay a quien le gusta escucharse.

En alguna que otra ocasión recibí algún pequeño reproche, alguna mirada como diciendo: ¡Oye, estáte atento acá!, pero al final terminaron perdonándome, disculpándome y yo toda la vida lo he hecho. Y en esas reuniones, es verdad, una de las cosas que decían era: Bueno, ese tipo está llevando el acta, ¿o qué? (risas)

He acumulado muchos, se puede decir, casi miles de dibujos sacados de esas circunstancias. Espero haber cumplido de todos modos con mis deberes, pero creo que uno de mis principales deseos y de mis principales deberes, también ha sido dejar fluir esa naturaleza de grafomaníaco que he tenido y que es un reclamo de mi entraña, de mi corazón, de mi arte, de mi mano y no puedo dejar de hacerlo.

Por lo tanto, pueden estar cayendo bombas que voy a seguir dibujando.

Amaury. La próxima vez que haya una reunión de esas, voy a aprovecharme cuando estés tomando notas y voy a tumbarte un par de notas de esas. (risas)

Fabelo. El problema es que al final como esas reuniones son masivas me dejaban sin dibujitos. (risas)

Amaury. Oye, ven acá. Tú eres dibujante y eres pintor y eres escultor. ¿Cualquier material sirve?

Fabelo. Sí. Todos los materiales son aprovechables.  Yo he mirado hacia la realidad, como han hecho otros mucho antes y todo material puede ser objeto de interés artístico en su manipulación. A veces hay cosas que sin intención artística alguna, son obras de arte.

Mira, el cubano es un reciclador nato, yo uso el lápiz como cosa elemental, pero también he echado mano a huesos, a hierros viejos, a tenedores, cubiertos, bandejas de aluminio. Las he ensamblado para hacer mis cosas y para comunicar a veces cosas que me interesan desde esos materiales. Por lo tanto el material es eso, es un material, es un medio, hay que ver cómo uno le pone a eso...

Amaury. Y desde que tú estabas en el ISA, porque en el ISA sí eres de la primera generación. ¿Quiénes eran tus compañeros de aula, de curso?

Fabelo. Bueno, ahí no me atrevería a decirte uno u otro, porque aprecio muchos artistas que en la época desarrollaban sus estudios allí, y que harían una lista un poquito extensa. Los hay de diversas promociones.

Amaury. Te hablaba de los fundadores.

Fabelo. Por ejemplo, Nelson Domínguez fue uno de los profesores, Luis Miguel Valdés, de los profesores jóvenes. Estaba una promoción como la de Flavio (Garciandía), (Arturo) Montoto, y otros artistas...

Amaury. ¿Y fuiste maestro de...?

Fabelo. Yo fui profesor del ISA (Instituto Superior de Arte) después que me gradué en el curso de trabajadores pasé a trabajar al ISA porque yo era profesor de San Alejandro.

Amaury. ¿A quién graduaste con muy buenas notas? Vaya, no me puedes decir a todo el mundo, pero tú tienes que tener uno o dos alumnos que desde que los viste dijiste: ¡a estos les voy a dar 100, ó 5, ó 10, o como fuera la evaluación en esa época!

Fabelo. Quisiera que tú no me obligues a responder esa pregunta porque tuve una buena cantidad de estudiantes y cada uno tenía sus características.

Amaury. Responde si quieres.

Fabelo. No creo que yo fuera un gran docente.

Amaury. ¿No tenías vocación por la pedagogía?

Fabelo. Me ha gustado más hablar con los jóvenes estudiantes, por ejemplo, y como siempre estaba en ese otro plan, que te repito, siempre pensando en el dibujo, yo trataba de trasmitirles ese deseo de trabajar.

Entonces, cuando terminé mi período de trabajo como profesor en el Instituto, seguí teniendo hasta hoy día una relación con los estudiantes que me parece más interesante, una relación con jóvenes artistas muy enriquecedora.

Amaury. Menos académica.

Fabelo. Menos académica, menos del aula, aunque también defiendo el aula, pero más como un escenario, en el caso del Instituto, como un escenario de confrontación, de contraste de ideas, y de búsquedas. Siempre los he convocado a no perder la curiosidad por el nuevo conocimiento. Bueno, no solo a los jóvenes, a muchos colegas míos les trasmito mi propia experiencia de no cejar en el propósito ese de curiosear en cuanto nuevo conocimiento pueda haber y en cuanto nuevo rincón que tenga un poquito de luz. Eso sí me parece que es algo que me ha quedado de aquella época en que fui profesor.

Amaury. Te hicieron Maestro de Juventudes, es un título...

Fabelo. Bueno, yo dije que no era Maestro de Juventudes, sino alumno de juventudes, porque aunque dije también en esa ocasión que había que mirar hacia el acervo cultural de la nación, y hacia la historia de la cultura de la nación, había también que mirar hacia delante, y abrirse a cuanta cosa nueva pueda beneficiar el proyecto.

Amaury. ¿Tú te sientes deudor de Goya, de Dalí, de Velázquez?

Fabelo. Me siento deudor de millones de gentes. Fíjate, en el primer año que entré en la ENA, yo estaba dibujando y apareció un día un grupo de americanos y llegó una que me dijo: ¡Dibujas como Goya! Pero todavía yo no tenía claro quién era Goya, fíjate. Después me aterré cuando vi que dijo que yo dibujaba como Goya. Me mandó un libro y, desde luego, ya conscientemente lo estudié. En buena medida mi sentido de la figuración proviene de esa visión de Goya, de Velásquez.

Amaury. ¿Pero era una cosa natural en ti, tú no tenías una idea?

Fabelo. Fue la generosidad de una persona hacia un jovencito que se iniciaba y lo quiso estimular, pero yo apenas sabía. En aquel momento no se me olvida, sabía quién era Da Vinci, pero no sabía de Goya y que tenía aquel peso y que tenía yo esa conexión. ¿Quién sabe por dónde ha llegado?

Amaury. Bueno, tú eres nuestro Goya.

Fabelo. No, pero aquí hay muchos.

Amaury.  Aquí hay muy buenos dibujantes, pero bueno.

Fabelo. Y que trabajan muy bien.

Amaury. No voy a permitirte que seas tan humilde como para no reconocer esa mano.

Fabelo. Bueno, lo que sé  es que dibujo mucho, no que dibuje bien, sino que dibujo mucho.

Amaury. Yo voy a agregar que dibujas mucho y muy bien, eso lo pongo yo.

Cuando te llamé para que vinieras al programa, esto es una cosa muy bonita que quisiera compartir con los televidentes. Una de las cosas primeras que hizo Fabelo, que hiciste tú, fue preguntarme ¿Qué otros compañeros tuyos venían al programa?

Le conté la idea de que vinieran varios pintores, pintores importantes, artistas plásticos importantes. Fue la primera pregunta que me hizo. Después me dijo: "Mira, voy a ir, pero es que he estado siendo utilizado mucho por los medios y no quisiera seguir siéndolo, sale Fabelo y vuelve a salir Fabelo. Eso denota tu nivel de humildad y de pocas ganas de figurar.

Mucha gente dice que tú eres un artista muy mediático, muy utilizado por los medios. ¿Tú estás de acuerdo con eso?

Fabelo. Bueno, la palabra utilizado no... Sí han sido muy gentiles, muy generosos siempre y me han invitado una y otra vez, desde periodistas, digamos, consagrados, periodistas muy profesionales hasta estudiantes que están haciendo sus primeros "pininos" en el mundo periodístico y a veces casi me han dicho: ¡necesito que me des esa entrevista! Y claro que la he dado.

Amaury. Eso mismo hice yo (risas)

Fabelo. Lo que pasa es que a veces son demasiados y por eso te decía: Yo creo que he estado muy presente en los medios, efectivamente, que ha habido mucha gentileza, que ha habido mucho respeto y bueno, desde luego, yo lo agradezco, ¿no?, pero trato de no aparecer.

Dedico mucho tiempo a mi mujer, a Suyú, ella y yo hacemos un binomio de trabajo, de vida y de trabajo y atendemos mucho a nuestros hijos. Me gusta hablar de la familia, porque...

Amaury. De la familia íbamos a hablar, así que ya estamos hablando.

Fabelo. Ah, bueno, pregúntame, pregúntame.

Amaury. Lo que pasa es que uno conoce normalmente al artista. Primero, Suyú también estudió pintura y ella de alguna forma la abandonó y  eso fue un sacrificio por estar ahí contigo, cuidándolo todo. Ella ha sido la madre de tus hijos, y quiero que me hables de tus hijos porque están estudiando pintura también. ¿Tú hubieras querido que estudiaran pintura o hubieras querido que estudiaran otra cosa? Hablemos de ellos, de los tres.

Fabelo. Bueno, Suyú es..., ¡es la salvadora de mi vida!, además, Suyú llegó a mi vida en un momento en que el disloque mío era...

Amaury. Suele ocurrir.

Fabelo. Entonces Suyú llegó con su risa y con su temprana sabiduría, su energía, y me reorganizó la vida y me salvó de..., creo que no voy a exagerar, casi del abismo..., pero ha sido mi alma y mi corazón durante..., yo lo he dicho, la que me da la vida y es una realidad y lo puedo proclamar en todas partes, y de ella salieron estos dos niños que han seguido el mismo camino y que siempre le pregunté a ellos: ¿Ustedes quieren estudiar, pero cómo que pintura? Sí, yo quiero estudiar. ¿Y tú? Yo también quiero estudiar pintura. Y yo, como antiguamente, ¿por qué no se hacen médicos, arquitectos, abogados? pero no. No les puedo decir tampoco que no. Entonces uno va a entrar ya al Instituto Superior de Arte y el otro a San Alejandro. Y bueno, no tengo yo que decir las condiciones que tienen, no debo ser yo...

Amaury. Si tú los has dejado, condiciones tendrán, si no, tú los hubieras amarrado con una cadena, porque la comparación siempre va a aparecer.

Fabelo. Yo puedo hablar de sus condiciones, pero quiero hablar más de otra cosa, que es de la libertad de que ellos decidan ser lo que quieren ser.

Amaury. ¿Aún cuando en esa libertad pudieran ir al fracaso o al abismo de donde mismo te sacó Suyú? ¿Tú lo permitirías, lo aceptarías, sufrirías con eso?

Fabelo. Bueno, una cosa no quita a la otra, ¿no? Es decir, hay que ser responsable, desde luego en la vida también, y cuidar y proteger a los que uno quiere. He tratado, primero de que ellos vean y, efectivamente yo he estado, desde luego atento, pero nunca dejaría, jamás permitiría que se fueran al abismo. Ahí estoy para que no suceda, digo, entre otros factores porque somos muchos los factores responsables de que un ser vaya o no vaya al abismo.

Pero una responsabilidad fundamental la tiene la familia, y yo como padre la tengo con ellos. En eso tengo la suerte de que Suyú me acompaña también, me ha ayudado enormemente. Casi puedo decir que yo la he ayudado a ella.

Porque yo he estado también muy absorto en mi propio trabajo artístico, debo reconocerlo. Me voy a veces a vagar y a menudo me olvido de la realidad, lo debo reconocer. Vagar en el buen sentido.

Amaury. Sí ¡Y ahí está ella!

Fabelo. Y ahí está ella, y es gracias a eso también, que desde luego, hemos podido identificar que ellos, efectivamente, están en el camino.

Amaury. ¿Qué te pasa cuando la gente viene y te dice: Fabelo, píntame otra vez -ya tú pasaste por ese mundo-, píntame otra vez un enano, píntame otra vez temas que ya tú has ido dejando atrás?, ¿lo haces? ¿porque te lo pida un galerista, por ejemplo, que te pida una etapa de tu vida que ya tú dejaste?

Fabelo. A ver, te digo rápidamente, yo sigo dibujando todo tipo de seres y de cosas que se me ocurran, en esos pequeños dibujos que he acumulado durante décadas. Hace poco vi un dibujo del año 1989 y empecé a hacer como una especie de revisita a esos dibujos y comencé a hacer unos dibujitos parecidos, pero era como una suerte de solaz mío, ¿no?, porque me permitía hacer aquello como una celebración de veinte años de aquellos dibujitos. Pero no, hoy día no, quizás algún personaje sale todavía en algunas de mis pintura, pero estoy trabajando con otros motivos ya hace tiempo.

Amaury. Pero si apareciera un galerista ahora que te dijera: ¡Yo quiero que tú me hagas aquellos dibujos que tú hacías hace 25 años!

Fabelo. No, la verdad es que uno debe luchar contra ese tipo de, no digo imposiciones, pero ese tipo de reclamos defasados.

Amaury. Qué se pueden convertir en un cliché.

Fabelo. Sí, porque aunque ese tipo de motivos quizás lo identifican a uno, entonces, el estilo tal, y el estilo se puede convertir en una camisa de fuerza, se puede convertir en un enemigo.

Amaury. ¿Para cada exposición tú haces siempre trabajos nuevos?, ¿te gusta?

Fabelo. No hago muchas exposiciones.

Amaury. Bueno, las que has hecho.

Fabelo. No las hago porque creo que cada exposición debe ser una idea, cuando hay obra que puede mostrarse y que puede resultar interesante también para los demás, conocerlo, pues se muestra. Pero si es lo mismo, si al menos no hay algún nuevo planteamiento, me parece que no debe hacerse una exposición.

Amaury. ¿Y qué te vas a hacer ahora en Siena, Italia que te han dado un museo entero para que hagas una exposición?

Fabelo. Bueno, fíjate, estoy armando el muñeco, estoy tratando de ver cómo hago una síntesis de la obra más reciente. Un lugar donde nunca exhibí la obra precedente, y por lo tanto, cuando muestre esta obra, pues será la obra que estoy haciendo ahora.

Amaury. ¿Pero que tienes, que están en tu propiedad?

Fabelo. Tengo algunas,  sí, conmigo, una de las instalaciones, algunos de los objetos que he elaborado, pero bueno, lo que más me atrae es hacer material nuevo.

Amaury. Me gustaría preguntarte sobre temas un poco más domésticos. Me dijeron que tú eres una persona muy hacendosa, que en tu casa lo haces todo, que tú eres el que cocina, que tú eres el que lava... (risas)

Fabelo. (Risas) Confieso, y desde luego, eso es casi sabido, que como yo me paso la vida pintando y dibujando, tengo una retaguardia muy fuerte, la he creado. Apenas, debo confesarlo, sé freír un huevo, vaya, además, se pierden las habilidades con el tiempo..., tengo como te decía, una retaguardia que se ocupa de hacer todo; ya yo no hago, me siento medio bruto porque ya no sé hacer esas cosas. Pero, bueno, mira no hay tiempo para mucho más. Dibujar, pintar, buscar, investigar, leer, estudiar, me absorben todo el tiempo. Por suerte, pues tengo a Suyú que se ocupa de garantizar que eso sea así.

Amaury. Pero ahora voy a otra. Tú eres un hombre de un carácter afable, tú eres una persona fácil; pero me han dicho que cuando estás trabajando eres también muy alegre, que cuando estás en el proceso se te puede acercar, que se te puede molestar. ¿Es cierto? (Risas)

Fabelo. No, no, no. (Risas)

Amaury. (Risas) Son las preguntas como en negativo todo.

Fabelo. No, no, no, yo necesito, no sé si es vejez o qué, yo necesito concentración, yo necesito silencio, que no haya interferencia. Temo que a veces me ha alejado un poquito de la vida misma. Hago mis saltos en mi trabajo y me dedico también a otros reclamos.

Amaury. ¿Qué te pasa, por ejemplo, cuando tienes una conversación con una persona y a veces Suyú te tiene que estar dando por debajo de la mesa porque te desconcentras de lo que te están diciendo? (Risas)

Fabelo.¡Oye, voy a parecer un alucinado yo aquí, un lunático! (Risas)

Amaury. ¡Bueno, no, vas a parecer lo que pintas en tus cuadros!

Fabelo. Pero yo casi se lo digo a la gente a veces: ¡discúlpenme! Suyú me dice: ¡Óye, atiende! Pero yo estoy yéndome detrás de alguna imagen. Eso es casi inevitable, chico, no sé cómo se puede denominar eso, Alzhaimer... (Risas)

Amaury. No, eso se llama ser artista a tiempo completo, debe ser así. Estar conectado todo el tiempo con la creación. Yo lo comprendo porque yo vivo así.

Fabelo. Bueno, pero Suyú me trae a la realidad igual que me eleva al cielo me trae también a la tierra. Ella me dice: ¡óye, atento con esto! De verdad, ella es un ángel detrás de mí.

Amaury. Bueno me da mucho gusto que hables mucho de ella. Pero también sé que escuchas mucho radio y que eres un lector de primera.

Fabelo. Yo quisiera ser mejor lector, chico, porque me gusta, me apasiona y aprovecho cuanto instante tengo. Tú sabes que cuando pintas no puedes a la vez escribir o leer, cuando más, puedes escuchar música, escuchar sonidos.

Ahora leo con la avidez y con la lamentable certeza de que no te vas a poder leer ya todos los libros escritos y todo lo que se ha hecho de maravilloso en este mundo. Entonces llegar a la conclusión de que eso es así es un poco amargo porque se ha escrito mucho y muy diversas cosas. Me gustaría conocerlo todo

Amaury.  ¿Y una de las cosas que te gustaría sería cantar? Porque yo te he oído cantando boleros, pero ¿Te gustaría ser cantante lírico, por ejemplo? Para eso todavía tienes tiempo.

Fabelo. (Risas) ¡Mira, a mí me gusta cantar, sí, desde luego! Yo creo que nos gusta a muchos, a mucha gente.

Amaury. Sí, pero tú cantas bien; a mí me gusta cantar y lo hago mal. (Risas)

Fabelo. No, no entremos en eso porque... A mí me gusta cantar, sí, a mí me gusta toda la música, mira, yo canto, pero conmigo mismo, meto unas descargas mientras pinto, lo mismo un bolero, que una pieza de jazz que un aria de ópera, ultimamente me he aprendido muchas de ellas.

Amaury. ¿Nunca has pensado en hacer un disco, con tantos amigos músicos que tienes?

Fabelo. Precisamente por respeto a todos los amigos músicos (risas) porque sí me gustaría para divertirme, para joder un poco con mis amigos; ¡mira, toma un disco! Tú sabes que siempre se habla del violín de Ingres, que alguien tiene una cosa...

Amaury. Sí, una afición, una profesión alternativa...

Fabelo. Y como puedo pintar y cantar a la vez, martirizo a mis pobres hijos y a mi mujer con unas arias de óperas...

Amaury. ¡Ya tengo la solución! No es un disco, es un DVD, o sea, tú vas pintando, vas cantando, nosotros, entre tus amigos; Silvio pone los medios tecnológicos y la asesoría, porque Silvio es un gran productor, yo pongo el entusiasmo detrás de cámara y tú vas pintando. Buscamos a Chilito (Roberto Chie), que es tan bueno. Chilito te filma y tenemos un DVD, sería bueno.

Fabelo. Vamos a pensarlo un poquito.

Amaury. Ahora, hay una última pregunta, Roberto, que siempre te la quise hacer antes de que supiera que iba a tener un programa. A ti te han hecho muchas canciones, a ti y a tu obra, muchas canciones. Recuerdo las más importantes; la de Silvio, la de Pablo, una que te hizo creo que hasta un mexicano, o sea, te han hecho muchas canciones...

Fabelo. ¡Tú me has dedicado canciones!

Amaury. Yo te hice una canción dedicada a tu vida, a tu vida personal, a tu batallar, a tu condición de mágico equilibrista, que es lo que has sido tú en la vida, un equilibrista. Tu vida ha sido un constante equilibro. ¿Si tú tuvieras la oportunidad, la vocación, el deseo y la libertad de escribirle una canción a Cuba, a nuestra Cuba, más o menos qué diría la letra?

Fabelo. Yo la he pintado, creo que la obra de cada uno es una suerte también de retrato. Pero yo hablaría de sacrificio, hablaría de sacrificio, hablaría de esperanza y de sacrificio y también de alegría, trataría de mezclar eso. Porque creo que hay una postura natural, una condición natural de optimismo que te ayuda mucho en el sacrificio por la esperanza que se tiene y en esa síntesis trataría yo de hacerlo. Sería de esa forma.

Amaury. Bueno, pues te lo voy a dejar de tarea. Ya tenemos el título por lo menos: sacrificio, esperanza y alegría. Ya tenemos el título de la canción, para la próxima vez que nos encontremos....

Fabelo. ...No me gustan los títulos muy largos, pero bueno, podía ser. Yo te agradezco, de verdad, te agradezco que me hayas compulsado un poquito ahora, compulsado no, que me hayas llevado a identificar un poco esos términos, ¿no?, pero bueno, voy a pensarlo...

Amaury. ¡Piénsalo!

Fabelo. Pensarlo no, voy a tratar de hacerlo, pensado ya.

Amaury. Hazlo y cuando hagamos el DVD lo grabamos. Te quiero mucho, mi hermanazo querido

Fabelo. Gracias.

Amaury. Te quiero, te tengo en las paredes de mi casa y te tengo en los bordes de mi corazón.

Fabelo. Y yo en las paredes de mi corazón. Gracias.

Amaury. Muchas gracias, Roberto.

Roberto Fabelo y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Roberto Fabelo y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Roberto Fabelo y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Roberto Fabelo y Amaury Pérez en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Roberto Fabelo. Foto: Petí

Roberto Fabelo. Foto: Petí

Suyú, Fabelo y Amaury en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Suyú, Fabelo y Amaury en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Petí (de espalda), Fabelo y Amaury. Foto: Petí

Petí, Fabelo, Amaury y Suyú. Foto: Petí

Fabelo, Petí, Amaury y Suyú en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Fabelo, Petí, Amaury y Suyú en "Con 2 que se quieran". Foto: Petí

Se han publicado 131 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • SANTI dijo:

    Amaury
    Me uno a los tantos que intervienen para elogiar tan maravilloso programa, puedes estar seguro que son muchísimos los que siguen cada una de las entrevistas, por la TV y por CUBADEBATE (aunque no todos escriben para dar su opinión, de cada 10 televidente que opinan sobre tu programa 9 lo elogian. Muchos ya comenzamos a lamentar que solo serán 60 programa, por lo que comenzamos a pedir que después de graduarte con excelentes notas y cumplir tú compromiso de realizar 60 programas continúes con este bello proyecto. Usted la cantidad de persona que quiere son infinitas…

    Por otro lado ya una edición de un libro con estas entrevistas tienen asegurado el éxito del texto. Tendrán que ser muchos millares de ejemplares para que no se agote de inmediato dicha edición.

    Saludos,

    Santí, Bayamo, Granma

  • MANDY71 dijo:

    Amaury:

    yo leo las entrevistas una y otra vez, es como dije en el foro de Sara, Clases magistrales de cultura y cubanía(y sépase que se lo que es eso porque soy profesor) y esta de Fabelo, no se quedó atrás, conocer a Fabelo, no el pintor, sino la persona, la modestia, la sencillez que lo caracteriza, el apego a la familia, el amor por su esposa y su agradecimiento eterno, son clases señores, eso es INCRITICABLE (no se si esa palabra existe, pero ustedes me entienden)
    leer cada entrevista y ver como cada uno de los entrevistados, sale del pueblo, de la nada y se convierte en la personalidad que es y que mantiene esa sensilléz, esa cubanía, es a mi modesto modo de ver, una pintura de Fabelo.
    Yo veo el programa no con Amaury Pérez, el artista entrevistando a una personalidad X, si no, como dos socios conversando en la sala de su casa recordando los buenos, malos pero gloriosos y bellos tiempos y transmitiendo a la vez un mensaje, de AMOR, de AMISTAD, de SENCILLEZ y muchos valores quen aunque no se mencionan están ahí en cada palabra que se dice, esa es una muy buena manera de transmitir valores, viendolos en personas de carne y hueso y no escribiéndolos en las paredes o en pancartas.
    Yo le preguntaría, no a Fabelo, a cualquier cubano: ¿Si tuvieras que hacerle una canción a Cuba, como diría su letra?, no le veo nada de mediocre a eso, al contrario creo que cada cubano debe hacerle una canción a su Cuba, Fabelo fué fabuloso en su respuesta SACRIFICIO, ESPERANZA Y ALEGRÍA, ¿que mejor canción pintada sobre nuestra Cuba que esa?

    AMAURY : FELICIDADES A TÍ Y A TU EQUIPO SIGAN ASÍ QUE VAS MUY BIEN.

  • Cesar Cadalso dijo:

    Amaury:

    Como te he dicho en otras ocasiones considero que tu programa es lo mejor de la TV Cubana, así como que te admiro mucho y me encanta como lo conduces. También considero que Fabelo es uno de los más grandes artistas de este país, eso no tiene discusión; pero voy a ser sincero, esta entrevista en particular no me "atrapó", no le vi fluidez, hubo cierta "trabazón" entre las preguntas y respuestas. Como tú mismo dices: fue un buen programa; como dice Edmundo García: fue una buena entrevista; pero creo que no ha sido de los mejores programas que has hecho, no llegó a la altura de otros. De todos (y los he visto todos, excepto el de Sara que aunque no lo vi lo leí) este, junto al de Angel García, han sido los que menos me han gustado. Espero que en los próximos sigas manteniendo la altísima calidad que alcanzaron otros como el de Carlos Acosta, Frank Fdez, Carlos Alfonso, Loipa, Isabel, Pichi, Zaida, Alexis Días Pimienta, etc. Por supuesto, respeto el gusto y el criterio de todos los foristas. Espero que no te moleste mi comentario, cuando empezó a salir "Con 2 que se quieran" intercambiamos varios mensajes de forma directa y sabes que lo que más deseo es que el programa siga ganando en calidad y teleaudiencia para que ninguna "Comisión Fantasma" lo pueda dañar. Saludos. Yo voy a tí.

  • NCB dijo:

    Excelente programa!! Es una gran dicha para todos tener un sitio donde se pueda expresar nuestra admiración por algo del mundo del audiovisual, ya que es tanto lo malo y mediocre que abunda en ese mundo nuestro...
    Gracias a Fabelo por darnos la posibilidad de conocerlo mas , él, que es tan grande artista plástico. Mientras más grande es el artista, más sencillo se muestra ante el mundo, y eso es lo que agradecemos eternamente. En sentido general, nadie soporta la pedantería ni la arrogancia de un artista cuando se le identifican lindas dotes en su quehacer. Gracias a la vida podemos contar con Fabelo, Choco, Zayda...todos grandes , todos distintos, pero todos tremendamente sencillos .
    Felicidades Amaury, eres muy bueno como comunicador, voto por ti.
    Yo pensaba no escribir mas, pero cada martes obliga...
    Felicidades

  • erik fundora dijo:

    AMAURY BUENO TU PROGRAMA.YO DIGO SI CAEN BOMBAS.HAREMOS BOMBONES.ES UNA BROMA.SE QUE LA REALIDAD ES OTRA PERO UN POCO DE HUMOR ES BUENO.ME GUSTA EL DIBUJAR Y HASER POEMAS.NO SOY DIBUJANTE PERO TRATO.YO RECUERDO A CONSUELITO TREMENDA.ERES COMO TU MAMA SALUDOS

  • Marìa de los Àngeles Rodrìguez Velàzquez (C. Garcìa, Holguìn) dijo:

    Amaury
    Otro programazo. La sencillez de Fabelo era de esperar, los grandes son asì de humildes, màxime sus orìgenes. Recordaba, mientras disfrutaba el programa, de una de las anècdotas de ese inmenso que fue Enrique Nùñez Rodrìguez, en una de sus crònicas, cuando comentò (si mal no recuerdo) que fue a un Banco a realizar una gestiòn y llevaba consigo un ejemplar de su ùltimo libro, ilustrado por este artista de la plàstica, y la cajera al ver la portada le comentò "Es un Fabelo"...A Nùñez Rodrìguez lo sorprendiò de la mejor manera, pues segùn dijo, era un ejemplo de que este pintor, habìa llegado a todos nosotros. Gracias Fabelo por existir y por estar entre nosotros. Êxitos.
    Amaury, a los comentarios en contra de tu persona, mejor no les respondo. Conversaba anoche con un gran amigo, colaborador mèdico en Sudàfrica desde hace catorce años, y amante ambos de tus canciones, a las cuales llamamos poemas musicalizados desde hace mucho, sobre este proyecto de Con dos que se quieran.... Èl se encuentra ahora disfrutando de sus vacaciones aquì y ha visto tus dos ùltimos programas y està supercontento, de hecho, dice seguirà el mismo por Cubadebate.
    Sigue asì, no le vì problemas al programa, no debes disculparte con Fabelo, ni con ninguno de tus invitados, al fin y al cabo, son tus amigos y nos permites a nosotros, sentirnos de igual forma.
    Somos muchos los que te queremos.
    Saludos a Petì.
    Marìa de los Àngeles

  • Arturo Ramos dijo:

    Sacrificio, optimismo y alegría.
    Excelente.
    Otro programa que disfrutamos de lo lindo y otro grande de nuestra cultura que conocí mas de cerca.
    Saludos a todos.

  • I.J.Reinoso dijo:

    Amaury.
    Lo mágico y virtuoso que tiene tu programa es que entre Col y Col no han habido lechugas.Bueeeno si hubo una pero tú la supistes salvar elegantemente no llevándolo tan de la mano y cooriendo.
    Créeme que si dejaran como único programa cómico de la TV la primera mitad de "Deja que yo te cuente" y desaparecieran al resto por respeto a las modistas, costureras, modelos, por " A todo trapo" que debiera llamerse "Aguante a toda prueba" o por respeto a los campesinos, sobre todo los de la céntrica Manacas por las gastadas pesadeces de Antolín para con sus coterraneos, quien debe darse cuenta que ya su carnaval está pasando y que él es guajiro no solo de Manaca sino de cada rincon de Cuba donde muchos lo ven aún gracioso y donde hay muchos personajes por los cuales él inteligentemente no ha indagado en sus giras para sacarlos a flote sorpresivamente en sus risueñas presentaciones que hace en varios espacios, "El pichón" Un personaje al cual casi todos los invitados le hacen sombra y ninguno se va, para suerte del programa y de nosotros que somos guajiros y un poco que nos hemos civilizado y mantenemos nuestro apego a las buenas prácticas del humor como el que vemos en palmas y cañas y en Deja que yo.......con Pipo Pééééééérez.
    Urrrra por el regreso de Pantera.....¿Que necesidad había de decirle?
    - Que clase de botá te dieron, si todos lo sabíamos y él lo asumió con dignidad.
    Si eso ocurriera y aparecieran muchos programas y ocuparan espacios con el estilo del de Amauri o como el de Irela Bravo o el de la conductora de "Arte 7" entre otros pocos citables, estariamos asistiendo a una televisión con ofertas inteligentes, novedosas, instructivas y sobre todo agradables a la juventud de este país que pasa mucho rato delante de la televisión que los atrae y así no pululan por las noches matando el tiempo en las calles hasta que les pase la comida sobre todo en el interior del país donde no abundan las ofertas nocturnas. (Fíjense los pocos recursos que requieren los programas mencionados)En Cuba el que no logre gustarle a la juventud está salao y puesto al sol como decía mi abuela y estos dos programa de corte humoristico logran esa condición y desgraciadamente ocupan espacios estelares.
    "Enrrique Chiquito" casi nadie lo llama por su nombre, es recordado como el ídolo de aquellos niñitos hoy jóvenes, que lo recuerdan con Amor en "La sombrilla amarilla" y que no lo ven nada gracioso en "A todo trapo (pero muchos adultos tampoco lo ven) y Antolín el pobre logra arrancar una sonrrisa solo cuando uno se rie del hecho de que no logra aguantar profesionalmente la risa en TV (fatal para un humorista) o cuando saca de la tumba al único personaje que hace a cada rato "la esteriotipada y célebre cabaretera Pía". En el tiempo que apareció era un boom pero ahora con tantos trasvestis en nuestra sociedad,aunque ella no es lo que representa, la pia estilisticamente no come ni en las ligas menores como decimos los guajiros, a menos que amenice una noche de cabaret para lo cual si viene bien su presencia rocambolesca.
    Créanme que no tengo nada en contra de las dos bellas personas que menciono y sanamente criticó, solo que a mi particularmente no me cuadra el humor que hacen o del que participan o mejor dicho "no ruedo"el espacio televisivo que inutilmente ocupan y que tanto agradeceríamos lo sustituyan al menos de horario.
    Nosotros los cuarentones somos personas de una generación que casi todas las noches teníamos un programa televisivo humorístico en blanco y negro y no en todas las casas(San Nicolás....Detras de la fachada, Casos y cosas de casa, entre otros que vinieron o fueron apareciendo después) los cuales siempre se han hecho adecuandose a normas de disciplina establecidas por los medios de difusión masiva donde primaba el respeto a los principios éticos de nuestra sociedad en formación y consolidación, en aquellos años supervisadas o implementadas quizas con más rigor que ahora,que se ha aflojado la mano, segun lo que vemos y que nos cuadra mucho, pues los tiempos y las personas cambian sin perder la escencia divina del cubano de estos tiempos que sobrevivimos a las dificultades pues vivimos eternamente sacandole un chiste a cada situación por difisil que sea.(Recuerdo un amigo mio en la universidad de CM de Villa Clara en los 80 que ahogandose con una frita en la cafetería rebautizada por los estudiantes de medicina como "El mosquero" estaba atacado de la risa leyendose un Melaito, que hacia alusión a ese fosil de la comida chatarra cubana, salvador de muchos mediodias en la "U" ¿Dónde estriba la diferencia de aquellos programas? En que Remigia, Eufrates, Ñico Rutina y Ñiquito,Wilfre, Consuelito, Cepero, Monga, Mirita y las eternas e insuperables estrellas del Humorismo El binomio sargento Arencibia y la mulatísima Estervina entre muchos y a pesar de todo nos hacian reir a carcajadas, reflexionar y subliminarmente recibir con sus cosas una refinada educación de normas de convivencia social,de formas de enfrentar la vida y hasta de historia de la Cuba neocolonial entre otras cosas y no solo a los adultos que ocupaban discriminatoriamente los asientos de la sala sino a los niños y adolescentes que éramos los que teníamos que morder con los entumecidos gluteos el piso de la sala de la feliz tía que el esposo se había ganado in KRIM en el corte de caña.
    Amauri disculpa que haya cogido el foro para debatir un tema tan neurálgico en estos tiempos dífísiles por los que transita el humor en la TV pero es que los que se atreven a criticar tu programa o a mal entrevistar a las personas, no se dan cuenta que dentro de tantas cosas que representa el mismo para nosotros está solo el hecho de constituir un serio encuentro entre artistas e intelectuales que han demostrado amar a su pátria pues aqui están con su pueblo, es también el genuino programa no con una pincelada sino un chorro de humor que llena un espacio casi nulo haciendo mover "carcajísticamente" la quijada, entiendase mandíbula, más rígida y anquilosada que ojos y manos de maxilofaciales puedan haber visto y palpado en el sano y humano ejercicio de su profesión. Gracias 1000.
    Un saludo a ti y a los foreros, es una lástima no haber podido ver el programa de Fabelo pero lo leí de punta a cabo y de cabo a rabo.Es el genio del pincel.Bravo por lo de la pintura colectiva del Muro en contra de la guerra y por la Paz.
    hasta pronto.
    PD:Porfa que no se les quede La Mulatisima y su mulato menos Beatris Marques debió haber estado dentro de las primeras,Si Alfredo viene no cambies la iluminación por velas y nunca hagas llorar mucho a la gente.Estamos necesitados de mucha risa y luz en nuestra TV.
    Ireno

  • Roberto dijo:

    Tener la oportunidad de conocer algo del "Grande de los Grandes" de nuestra plastica, es evidentemente un privilegio. En el programa de anoche disfruté poder escuchar a alguien tan pero tan sencillo, como tan franco. Fabelo es muestra de ello, quizas la propia humildad en lo profundo de sus evocaciones, nos permite adentrarnos en el artista mayor, que como dice el humorista, "... nunca se le ha subido la fama para la cabeza". Si tuviera que señalar algo del programa es que me hubiera gustado mas tiempo de la conversacion con Fabelo y quizas preguntas mas objetivas del entrevistador, creo que eso faltó. Un programa como este de tanta estética y con invitados de alto calibre, nos hace ser mucho mas exigente. A veces pienso que ni el propio Fabelo puede lograr darse cuenta de la grandeza de su obra, la verdad, para mí, es el GOYA cubano. Gracias a Amaurys por crear un programa con tantos Kilates, pues sigo diciendo que una obra televisiva como esta, tan buena, es un aporte a nuestra cultura y a nuestra identidad.

  • FUILLERAT dijo:

    FUILLERAT
    Bueno, no me gustan las polémicas, ni mucho menos darle importancia a lo que no lo tiene, pero mi profesión de psicólogo siempre me lleva a esto, a no poderme quedar en silencio. En realidad, los dos mensajes a las claras se ve que están redactados por la misma persona, es casi imposible que una redacción, aunque los textos sean diferentes, proyecten las mismas intenciones, y cuando son de este tipo, pues se observa con mayor claridad. Cuando leemos, sobre todo el primer mensaje, sale a la luz una personalidad bastante inadecuada y con una carga muy pero que muy grande de frustración, donde se esconde uno de esos conflictos que llamamos de aproximación - rechazo que propician esos pensamientos ambivalentes que tanto dañan la proyección del comportamiento humano. En estos casos, cuando la frustración no ha sido resuelta se acude a algo que denominamos "Mecanismos de defensa" que alivian las frustraciones pero no la resuelven y el individuo continúa en una angustia perenne, esa que a todas luces reflejan los dos mensajes, reitero, escritos, sin lugar a dudas, por la misma persona. Dije desde el inicio, que no quiero parcializarme ni fanatizarme, solo me preocupo como profesional, porque los dos mensajes, en realidad, y sin animos de ofensa, son muy patológicos. Entonces, lo primero que le aconsejaría a esa persona (sigo insistiendo, es una sola persona) es que se pregunte ¿Por qué odio tanto a Amaury? ¿O a Fabelo? ¿O averiguar a quien en realidad estoy odiando que haya transferido ese odio a Amaury? A lo mejor Amaury le ha hecho algo terrible consciente o inconscientemente y ni amaury se ha percatado, pero es valido, si es esto, que usted se lo diga personalmente, pudieran arreglar el problema y usted no continuar cargando con tantos odios y rencores, pero me parece que su frustración anda por otros rumbos, porque lo mas triste en estas reacciones que usted a proyectado es que en un 99,999% las personas tienen un conflicto que no tiene que ver con la persona que agreden como mecanismo de defensa. Estos conflictos tienen un objeto malo y uno bueno, es aquello de quiero y no quiero, de que amo y odio a la vez, y entonces, en vez de resolver el conflicto, intentan traspasar el objeto malo a otra persona, y en este caso, parece que le ha tocado a Amaury cargar con ese objeto malo suyo. Las personas que no soportan la frustración por lo general buscan siempre proteger su auto imagen y defender su auto estima,y entonces se sucede el denominado mecanismo de defensa de agresión racionalización el cual adopta para proteger su ego del sentimiento de fracaso cuando no pueden lograr sus metas. Este tipo de Mecanismo de racionalización, es una forma de negación, en la que, para evitar el conflicto o la frustración se dan razones o argumentos que lo encubren. Es decir, la racionalización es una utilización del razonamiento para encubrir o negar realidades, mientras que en el razonar no ocurre esto. En el libro sobre Dinámica del comportamiento del Prof. Calviño, cita un ejemplo que ilustra muy bien todo esto. La zorra que no puede alcanzar las uvas y entonces se tranquiliza pensando (racionalizando) que las uvas están verdes, niega que las uvas están maduras, que ella las desea y que no las alcanza. Pero puede también tener una reacción de agresión y en realidad pueden recurrir a un comportamiento agresivo en un intento por proteger su auto estima. Ejemplo intenté hacer una obra de arte, un ejercicio de matemáticas, o cualquier cosa y al no salirme como esperaba la rompo, la quemo. Alguien ha logrado lo que yo no puedo alcanzar y deseo y lo agredí directa o indirectamente, por ello no sabemos si en realidad, la cosa es con Amaury, con Fabelo o vaya usted a saber con quien. En ocasiones la que tiene deseos de ser prostituta u homosexual por ejemplo,y no se atreve, piensa que todo el mundo es prostituta u homosexual, o el padre o el hermano que tiene una hija o una hermana prostituta u homosexual, piensa que todo el mundo lo es y la excluye la rechaza y se proyecta como un híper crítico. Por supuesto estas reacciones ante la frustración tienen una estrecha dependencia con la personalidad de cada individuo, no es lo mismo la reacción ante la frustración de una personalidad histérica, una explosiva, que una más bien con ese equilibrio relativo que se merece la misma. El origen de todos los vicios emocionales negativos como es la envidia, el odio, el rencor, la maldad y la deshonestidad, entre muchos otros, es la frustración. Todos podemos tener frustraciones en la vida porque no todo se puede alcanzar, el problema es como resolver el conflicto o la frustración a partir de nuestras posibilidades. Yo soy un admirador, tanto que me considero el mayor, el numero uno, de la obra de Fabelo, sin embargo no cuelgo en mis paredes una obra de mi afamado pintor, me conformo con una reproducción comprada en arte en la Rampa, ahorré y la compré,como la disfruto, y como decimos en buen cubano, maté mi enano, pero en nada me molesta que Amaury y muchos mas puedan tener originales de cerca, y sobre todo, si tenemos en cuenta que esas obras que cuelgan en las paredes de Amaury, no responden a una transacción comercial sino a una transacción sobre la base de la amistad de muchos años, y se imagina usted, primero, tener en las paredes de su casa la obra de un pintor famoso, que además es un amigo querido, como tengo yo dos de Iliana Mulet, ( y no la vaya también a coger conmigo ahora), amiga de muchos años, pero lo mas importante, es que están allí por mas de un motivo, el primero, ya lo decía, porque es un amigo, el segundo porque se admira su obra y el tercero, porque el artista a pesar de su fama, se recordó de ese amigo, de tenerlo presente. De todas formas, no es mi intención agredir al señor, que como bien dice tiene toda la libertad de expresión, y si es para calmar su frustración, pues bienvenida sea, pero que sepa al menos, que lo importante es auto conocerse, auto registrarse, a ver si esa frustración que padece, puede tener solución, o al menos adecuarse o en ultima instancia, aprender a vivir con ella. Es importante encontrar de donde puede brotar tanta amargura y odio por una obra, no perfecta, nada es perfecto, pero que cumple sus objetivos. Lo de la pregunta de la canción no merece comentario, responde a lo mismo, es ese afán de buscar en los detalles de la obra del otro, para encontrar defectos que puedan calmar su imposibilidad de llegar a donde otros han podido llegar, y a lo mejor, es una persona con muchísimo talento, pero es una pena que lo malgaste en nimiedades. El programa se llama así, Con 2 que se quieran, no se si ese era el objetivo, pero el titulo sugiere que allí irán las personas que Amaury quiere y que lo quieran a el, y cuando digo esto último puede sonar raro, pero es justo, hace justicia al espacio, porque precisamente, en la complicidad de una buena amistad esta la esencia del espacio, por supuesto, criterio muy personal y no quiero que esto sea mal interpretado, y lo aclaro, no vayan ahora a acusar al pobre Amaury de que solo lleva a sus socios, algo, reitero desde mi punto de vista personal, justo, porque el programa se llama así, Con dos que se quieran. A lo mejor, Amaury, esta persona que no se identifica, te quiere mucho, y talvez anda aspirando a que lo invites, Te sugiero lo averigües y a lo mejor puede resultar el mejor de todos los programas. Amaury, si observas,esta persona lleva de cerca todos los detalles del programa, incluso, sabe quienes se han negado a asistir a tu invitación, que en definitiva, los que no han aceptado a la invitación tendrán sus motivos y no necesariamente es porque tengan algo en contra de Amaury, pueden ser penosos, tener miedo escénico o porque simplemente no les agrada asistir, usted lo decía, cada cual tiene el derecho a determinar lo que hará y lo que no hará. Espero no haber perdido el tiempo dedicado a brindarle de forma desinteresada y lo juro de todo corazón, lo he hecho con la mejor intención, no soy persona de herir a los demás, lamentando no haber hecho en esta ocasión mis comentarios sobre la entrevista de Fabelo, lo cual dejaré para mas adelante, porque ahora, necesito refrescar mi mente, para pasar a ese otro mundo, fabuloso, fantástico y como bien decía Fabelo, en el discutido titulo de la canción, lleno de esperanzas y alegrías. Gracias Fabelo, sobre todo por ser como eres, por esa imagen de austeridad y humildad que no nos sorprendió, porque tu propia obra es el reflejo de su hermosa y tierna vida y gracias Amaury por compartir a este amigo, y cuando quieras, me puedes invitar a ver en tus paredes los cuadros de Fabelo, porque los que están en las paredes del corazón de los dos,esos,y en muy buenahora, ya nos los mostraron anoche.

  • Hilda Maria dijo:

    Hola Amaury:

    El programa de ayer estuvo muy tierno, ver como un niño que jugaba con arcilla y hacía sus propios juguetes, con el tiempo se convirtió en lo que es hoy, la anécdota de su mamá en la visita a la Escuela al Campo,al hablar de su esposa; en fin, muy lindo todo.

    Felicidades al Colectivo, invitado y a ti en especial.

    P.D. No entiendo como personas no resisten tu risa,tu pelo,tus tenis, etc vean el programa, a mi en particular, cuando no me gusta algo en la TV, la apago o pongo otra cosa.
    AMJ ¿Quién es el amigo de Amaury que no quiere ir al programa?

    Saludos,
    Hilda María

  • Escalona1819 dijo:

    Amaury.
    Muchas gracias pot tu programa, todos los martes son clases del buen gusto y de cultura cubana,le recomiendo a la joven generación de artistas que conviertan tu programa en una asignatura más para las carreras socioculturales, Fabelo magnífico exponente de la cultura cubana.

    Gracias Amaury de nuevo.

    Escalona1819 (Gibara)

  • Jorge dijo:

    Amaury:
    Tengo 21 años, soy estudiante de cuarto año de Periodismo, y fiel seguidor de cuanto haces por nuestra cultura. Confieso que he experimentado -como muchas personas- una especial fascinación por tu programa, siempre emotivo, cercano, diverso.
    Asistí a este último "Jueves de Poesía", donde estuviste como invitado de la carismática Marilyn Bobes. Escuchar la lectura de tus composiciones, "muchas de ellas no radiadas precisamente por su alta carga poética", me impulsó a localizarlas en Internet para degustarlas hasta el cansancio.
    Conozco a Roberto Fabelo y a su familia, por lo que creo esta entrevista fue excesivamente frugal. Según mi modesto criterio, pudiste explotar otras aristas que resultaran más contundentes, de carga más significante. Pienso que divagaste demasiado sobre los mismos temas y -al final- se te acabó la conversación (entre risas y reiteraciones) sin poder mostrar en todo su esplendor la calidad artística, humana, intelectual, de tu invitado ... y amigo.

  • Amaury L Pérez Gil dijo:

    Hola a todos. En especial para Amaury y su colectivo. La risa es un don maravilloso que nos dio la vida y sin quieres reir el, PROGRAMA ES TUYO Y NOS GUSTA CUANDO LO HACES. LO QUE SI NO PUEDES PERDER ES ESO . Querido otra victoria gustele al que le guste y pesele al que le pese. bendito seas por la opurtunidad de tener una obra de Fabelo . bendito por que tienes amigos y esa es la diferencia .bendito por hacernos cada martes tener esa diferencia .SIN MAS CUIDATE Y ABRAZOS . DE AMAURY

  • Amaloha dijo:

    Hola Amaury. Tengo 47 años y conocí personalmente a Fabelo en una época anterior a su esposa (allá en el Vedado, en la calle 2)en un ambiente de pintores y artistas de teatro, a quienes aún quiero muchísimo, incluso a los que ya no están. Era yo bastante niña pero no olvido la imagen de un hombre sencillísimo, siempre risueño, que dibujaba hombrecillos con alas y otras hermosas fantasías y que por más de una ocasión intentó, infructuosamente, enseñarme al menos los principios básicos para dibujar un cuerpo humano. Soy médico y todavía hoy sigo siendo pésima para dibujar personas...
    El hecho es que por primera vez leo un programa tuyo; acabo de recibir la dirección web y para mi gratísima sorpresa, era justo una entrevista al Fabelo de hoy que, al menos esa impresión me llevo, sigue siendo el mismo de otrora. Me encantó la entrevista, el modo en que la llevaste es perfectamente acorde al título, una conversación entre amigos que trata de temas más personales, evitando las eternas preguntas sobre el éxito (aunque a veces sea inevitable rozarlo) a las que siempre condenan a las figuras públicas; pero sin llegar a indiscreciones y guardando respeto a la intimidad. Siento que Roberto estuvo cómodo y la impresión de inquietud se debe a su gran modestia, evidentemente para nada fingida: ¿es acaso tan difícil entender que hay personas muy tímidas a quienes el exaltarles la fama les agobia? ¿Para qué, entonces, buscar preguntas sobre temas "más importantes"? Sobran.
    Gracias, pues, por darnos un pedacito de este Fabelo... Ya veré las otras que has hecho, primero la de Sara, por supuesto!!! Y para que la dinámica y la intención de tu programa no se pierdan, sigue invitando a quienes tu corazón te dicte y que sepas se sentirán cómodos con tus preguntas y maneras; aunque esto implique no ver a los chicos de Buena Fé, a quienes admiro mucho, o a otras figuras importantes de la vida nacional. Sobrarán oportunidades y programas para verlos.
    Por cierto, la idea de un libro con todas estas entrevistas y fotos me parece genial. Saludos desde Venezuela.

  • Eulalia Turiño Méndez dijo:

    Amauri: Son mÁs los comentarios lindos que recibes de
    tu programa - que por razones obias no puedes responder a todos- ,que los comentarios negativos. Considero que le das demasiada importancia a estos últimos.
    Como escribió Carilda Oliver en carta a Fray Casto de Villavicencio : "El sol no se defenderia si alguien dijera que no brilla".
    Creo que esas personas que emiten criterios negativos lo que quieren es distraerte de tu trabajo; sigue adelante, toma las críticas que realmente consideres que son hechas de forma sana.
    Mientras más le contestes a los que evidentemente quieren hacerte daño, los engrandeces; porque tener un debate contigo que eres una persona pública de tanto prestigio, los hace sentir IMPORTANTES y eso es lo que realmente buscan.
    Yoilyn Gutiérrez Turiño

  • Eulalia Turiño Méndez dijo:

    Disculpen en el correo anterior me faltó la "v". Quise decir obvias.

    Otra cosa, sugiero no hacer comparaciones. Si hay programas que salen al aire y no nos agradan, no es bonito demeritarlos para defender al de Amaury. Dijo alguien ( me parece que Martí)que: "NO ES NECESARIO DEPRIMIR A UNOS PARA ENSALZAR A OTROS".

  • MADELIN dijo:

    FUILLERAT que derroche de psicologia barata,a las claras se ve que una y otra persona no son los mismos,ademas porque tanto ataque a la critica,cualquier critica nos hace crecer,amaury no creas tanto en los amores de alabanzas exaltadas" copiasteeeeee?.....acuerdate de abril y hasta el martes que viene,

  • Eulalia Turiño Méndez dijo:

    Teresita; Despierta, las "perlas" son los comentarios que están al principio. ¿Qué perlas tú esperabas?. ¡Amaury no tiene perlas!.

    Amaury: Mira ver como tú hablas que cuando vienes a ver la gente está buscando las perlas y las joyas tuyas y te asaltan en la calle.

  • Maria dijo:

    toda obra humana por perfecta que sea va a tener detractores y no tenemos por qué caerle bien a todo el mundo, tampoco el programa tiene que ser del agrado de todos, independientemente de esto creo que debemos ser éticos cuando criticamos y contextualizarnos pues Amaury es un artista muy exitoso aunque a algunos no les guste, es el hijo de dos grandes de la TV cubana y eso pues indiscutiblemente que hace que tenga una historia y muchas relaciones en ese mundo pero independientemente de esto tiene talento pues sus canciones son bellas y ha grabado discos y ha escrito libros que demuestran su cultura y sapiencia, en fin es un artista, un intelectual y por supuesto sus amistades me imagino que la gran mayoría son de ese mismo mundo por lo que no debe ser raro entonces que tenga cuadros, discos, libros, otras obras de arte u otras cosas regaladas por sus amigos, así los médicos se relacionan más con médicos, los estomatólgos somos un gremio fuertísimo también , los arquitectos y civiles tienen su sociedad, los abogados, etc esos son los grupos de pertenencia y eso es inevitable además y voy a aser repetitiva siempre se dijo que los invitados eran sus amigos, suerte de él tenerlos y además cultivarlos, creo que eso es también un mérito,

  • FUILLERAT dijo:

    QUERIDA MADELIN :
    AGRADECIDO POR SU ALERTA, EN REALIDAD ESTA ES LA PSICOLOGIA QUE IMPARTIMOS EN LA UNIVERSIDAD COMO PROFESOR E INVESTIGADOR TITULAR, NO LO HE INVENTADO YO, LO DICEN LOS GRANDES DE LA PSICOLOGIA POR LOS CUALES ME PREPARO A DIARIO PARA IMPARTIR MIS CLASES, PERO DE TODAS FORMAS, CONSIDERARE SU SUGERENCIA, PARA QUE NO SEA UNA PSICOLOGIA BARATA,SOBRE TODO POR LA RESPONSABILIDAD QUE ME TOCA EN LA FORMACION DE NUEVOS PSICOLOGOS. ACEPTO SU SEÑALAMIENTO
    EN LO UNICO QUE NO ESTOY DE ACUERDO CON USTED ES EN DOS COSAS, NO ATACO A LA CRITICA, SINO A UN ACTO EVIDENTE DE FRUSTRACION, IRRESPETUOSO, POR SUPUESTO, ES MI PUNTO DE VISTA QUE NO TIENE QUE COINCIDIR CON EL SUYO PORQUE ACUDIENDO A LA PSICOLOGIA BARATA QUE HAGO, LA MISMA DICE QUE LA SUBJETIVIDAD ES LO QUE NOS HACE DIFERENTES E INDIVIDUALES. ES CIERTO QUE CUALQUIER CRITICA NOS HACE CRECER, MIRA YO HE CRECIDO HOY CON LA QUE USTED CON TANTO RESPETO Y DECENCIA ME HA HECHO NO SOLO A MI SINO A LA PSICOLOGIA. EN CUANTO A QUE SI SON DOS PERSONAS O UNA LAS QUE ESCRIBEN, ESO NO ES IMPORTANTE, ES MI PUNTO DE VISTA Y EN ESO COINCIDE TAMBIEN AMAURY Y OTROS COMPAÑEROS CON LOS QUE HEMOS COMENTADO EL CASO. DE NUEVO, MIS AGRADECIMIENTOS. EN CUANTO A SU ADVERTENCIA A AMAURY SOBRE LAS ALABANZAS EXALTADAS, PARA SUERTE MIA, HACE MAS DE 40 AÑOS (CUARENTA AÑOS!!!) QUE GOZO DE UNA TREMENDISIMA AMISTAD CON AMAURY, YA NO TENGO NECESIDAD DE ALABARLO PARA GANARMELO, NI MUCHO MENOS NECESITO DE AMORES Y ALABANZAS EXALTADAS, PORQUE ES UNA AMISTAD, SE LO PUEDO ASEGURAR, SIN UNA SOLA DUDA, PROBADA Y CONSOLIDADA POR LOS AÑOS. DE TODAS FORMAS, NO QUIERO CONVERTIR ESTE IMPORTANTE FORO EN ALGO PERSONAL, SI LO DESEA ME PUEDE ESCRIBIR A MI CORREO PERSONAL, fuillerat@yahoo.es
    FINALMENTE, MIS AGRADECIMIENTOS POR SUS OPORTUNOS, ATINADOS, ADECUADOS, RESPETUOSOS Y CORRECTOS SEÑALAMIENTOS, ES USTED UN AMOR DE PERSONA, POR ELLO LE BRINDO MI CORREO PERSONAL, ME GUSTARIA CONOCERLE MAS DE CERCA, DISFRUTO MUCHO DE LAS PERSONAS COMO USTED, CREAME. ENTONCES, MI AGRADECIMIENTO Y SI ME LO PERMITE, TAMBIEN UN BESO SEÑORA O SEÑORITA. FUILLERAT

  • Marcial dijo:

    Me gustó el programa. Con este ya van varios que veo pero no sabía la forma de expresarles mi criterio favorable. Me lo habían recomendado algunas amistades que lo ven de forma sistemática. Entonces, conocí que lo estaban ofreciendo en forma de texto para leer en el sitio CubaDebate. Y me he decidido a exponerles que me gusta el programa y la manera de conducirlo. Y, desde luego, la calidad humana, méritos laborales y virtudes ciudadanas de los invitados. Este último programa con Fabelo estuvo muy bueno, igual que los que anteriormente vi. Les digo que en la programación de la TV hay un montón de programas que utilizan las entrevistas, y cada uno puede que tenga su público, debido al variopinto gusto de la gente. No quiero comparar para no herir a nadie. Pero sí puedo afirmar que este de Amaury Pérez posee un encanto especial, cierto atractivo muy propio, que lo hace descollar por sobre otros, y que estoy seguro que dejará una huella en el buen gusto de los televidentes. Y que reconforta mucho, además de informar. Quiero además hacer llegar una felicitación a CubaDebate por la feliz idea de incluir los textos escritos de los diálogos de cada entrevista, para poderlos leer por aquellas personas que, por alguna razón, no los pueda ver en la TV. Esto me ha permitido leer los que no vi. Es la conjunción de dos aciertos: el de la programación televisiva, de haber tenido la suficiente luz larga en incluir un programa así, distinto en muchos aspectos a los del montón; y el de CubaDebate, en poner sus textos a disposición de los lectores.
    De Amaury no digo nada porque no necesita elogios. En todo caso enfatizar la revelación que ha sido como entrevistador. Mis parabienes a todos, y para todos los entrevistados que han estado muy arriba. A Fabelo, mucho agrado haber conocido de forma tan natural sobre su vida que tanto ha aportado a la cultura cubana. Y esperaremos esa canción-pintura-video que quedó como idea para realizar.

  • Danayvi Rodríguez Telles dijo:

    Amaury
    Caso omiso a los detractores, de todas maneras eso da fuerzas para continuar. Espero que tu problema haya tenido un final feliz. Fabelo, genio de la plastica cubana, que decir...no hay palabras. Para mí uno de los grandes. Espero, como cada martes, que a traves de la pantalla chica llegue un pedacito de cubanía, un pedacito de este verde, maravilloso y loco caimán.
    Danayvi Rodríguez Telles

  • Norka dijo:

    Amaury: Es la segunda vez que escribo al Foro, veo todos los martes el programa y leo al día siguiente los comentarios, lo que no hago es participar, no obsante esta vez si lo creo pertinente; este es solo para reiterarte tanto a ti como al equipo realizador las gracias por tan excelentes programas (no abundantes en nuestra televisión y yo la veo bastante), decir, que es muy superficial el criterio vertido por tal departamento del ICRT de los que considero no tienen los pies puestos en la tierra y mucho menos en la realidad, a ellos va dirigido fundamentalmente este comentario, deben buscar básicamente la opinión de la población en sentido general,tantas personas no pueden estar equivocadas, no solo de los que pueden tener los medios técnicos para participar en el Foro, sino de más personas en el pueblo que agradecen tanta profesionalidad de este equipo de trabajo. Amaury, les reitero mi felicitación y hago votos porque el programa siga adelante de forma tan certera. Brillantes todos los entrevistados. Saludos muy cordiales

  • Mayito dijo:

    FABELO,UN MONSTRUO DE CULTURA CUBANA,Y AL MISMO TIEMPO UNA PERSONA TAN NORMAL Y COMUN COMO UN CUBANO MAS,Y ESTA ULTIMA IDEA GRACIAS A LA POSIBILIDAD QUE NOS DA EL PROGRAMA, AH ! Y A LOS QUE YA COMIENZAN A CRITICAR EL ESPACIO EN TELEVISIÓN.. QUE SE SE LEAN EL ARTÍCULO PUBLICADO EN LA PAGINA DEL "INVASOR " DE CIEGO DE AVILA

  • MariaC dijo:

    Hola a todos,
    Pongo a disposicion de todos el articulo publicado en el periodico El Invasor de Ciego de Avila y que sugirio el cro Mayito, con el permiso de ustedes me tome el atrevimiento de incluirlo para que el que no pueda aceder a esa pagina desde aqui lo pueda leer.
    Gracias a todos.
    ............

    Hay quienes dentro del gremio odian la entrevista como género. Sencillamente porque no se les da, como no se le da una mujer a un hombre o viceversa. O, tal vez, no saben preguntar ni nunca aprenderán a encontrar el anzuelo mortal que siempre es una oración cuestionadora, bien hilvanada y argumentada, cual el anzuelo del personaje de Santiago, en El viejo y el mar, para pescar el gran pez.

    Apenas comienza a nadar la nueva propuesta de Amaury Pérez Vidal, Con 2 que se quieran... en el difícil océano televisivo, y ya ha logrado hacer ver la vitalidad de sus "aletas pectorales", esas que permiten al pez la creación de una fuerza de elevación dinámica capaz, incluso, de hacerle volar.

    Su programa, empieza a tomar altura en la preferencia del público, o mejor dicho, de su público, porque, para ser honestos, como producto artístico a no todo el mundo le gusta, ni tiene la paciencia para sentarse a ver una entrevista donde no hay piñazos o patadas, o el entrevistado y el entrevistador no se insultan o se dan golpe; herencia que vamos obteniendo de esa otra TV clandestina que nos habita.

    Primero, miremos el entorno, ese espacio esencial donde debe ocurrir el romance entre ambos puntos de un programa de estas características. El set de Amaury prestigia, precisamente, eso: la presencia de dos personas dispuestas a conversar de temas íntimos y raigales. Aquí, a contrapelo de la clásica frase de El Principito, lo esencial es visible a los ojos. Una escenografía mínima, comedida, en un ambiente de sombras y luces de tonos sobrios, son más que suficientes para resaltar la figura de un entrevistador famoso por sus canciones, y sus osadías en otros campos del arte, y del entrevistado, esos tesoros de la cultura nacional que se diluyen muchas veces en el anonimato de una despromoción aplastante o que, por la gracia divina de no tener en Cuba revistas del corazón, caminan nuestras calles como cualquiera, sin guardia personal ni paparazzis al asecho, y lo mismo buscan el pan en la bodega con su libreta de racionamiento, que hacen cola para una pizza de cinco pesos, sin temor ni pudor al qué dirán.

    Súmese un trabajo de cámara inteligente y preciso (travelling incluido), de sobriedad también, sin pretender perseguir grandes búsquedas más allá de rostros y gestos que contribuyan a la comunicación verbal.

    Lo segundo, el entretejido del diálogo con que Amaury logra atrapar, en su red, a sus entrevistados. (Por supuesto, con un equipo de producción de lujo como retablo y garantía de la calidad de un espacio televisivo, cuando no todos los programas lo tienen, de manera común, en esa especie de "corta y clava" con que se trabaja, penosamente, el medio en Cuba.)

    No son de esas entrevistas en las que la agresividad —recurso válido en el género para sacar cosas inauditas del fondo del pozo de cada persona y tan en boga en los actuales shows mediáticos— es el ingrediente que toma por el cuello al telespectador. Es la magia de palabras, en que ambos se envuelven, lo que consigue el embrujo. De un lado, un individuo que por la intensidad con que ha vivido, casi hiperquinética diría yo que la he percibido en apenas dos encuentros personales, posee un trasfondo de vida que le convierte en un verdadero comunicador, enriquecido y enriquecedor a la vez. Del otro "el pez"; personajes de una riqueza más espiritual que material muchas veces, a pesar de su profunda trayectoria y entrega, que se dejan desnudar frente a luces y cámaras, apenas sin darse cuenta de que por ese pequeño angular le están viendo el alma miles de personas.

    Sin apresurarnos a hacer vaticinios, cuando apenas no se ha llegado a la decena de emisiones, existe ya un resultado plausible. Por supuesto que hemos gozado de unas entrevistas más sagaces que otras, en el afán develador, y revelador a la vez, del ánima que habita en cada ser, cuando el ser famoso no te libra de aventuras y desventuras humanas.

    Estamos ante un producto televisivo digno y atractivo, lejos de toda lentejuela y alharaca, de velas y girasoles en profusión, que atrapa, cuando es un secreto a voces que nuestra programación televisiva juega tanto a las escuelitas que obvia un elemento consustancial al medio, el sentido del espectáculo en dosis compensatoria; una de las causas que ha conducido a ese complot popular, a la vista de todos, de compartir (como una gran cosa) desde novelas lacrimosas hasta despiadados shows, que se reciclan en discos quemados, buscando precisamente lo que aquí en casa no tienen. Súmese el consabido goce por lo prohibido, lo cual no permite, muchas veces, deslindar paja de trigo ante productos empujados, a toda vela, por estudios de audiencia y de mercado respetables. Como mismo no todo lo que brilla es oro, tampoco todo lo que brilla es fatuo.

    Confiemos (y tiempo al tiempo) que las limitaciones reales y las burocráticas de este país, no den lugar a la desaparición del ya esperado espacio, o que este sea solo patrimonio de intramuros y no logre trascender el túnel de La Habana, para venir al interior del país a prestigiar, también, a quienes, sin irse a la capital, son parte indudable de esa alma cubana, como reservorio, que pertenece a todos por igual.

    Solo una sugerencia. Si yo fuera Amaury escribiría otra canción y modificaría el título del espacio. Con dos que se quieran... no basta. Aquí sí funciona el triángulo pasional. La tercera persona ha de ser ese público, gente común que lo mismo se apasiona con un jonrón de Industriales que se conmueve con un pas de deux de Viensay. Decididamente, tienen que coexistir y quererse los tres. Lo contrario sería echar los avíos por la borda o llegar a nuestras costas, con solo el espinazo del pez como le ocurriera al viejo Santiago, aunque estos no sean aquellos mismos tiburones.

  • MariaC dijo:

    Disculpenme, olvide decir que el articulo es del periodista José Aurelio Paz y salio publicado el Miércoles, 12 de Mayo de 2010.

  • OLIMPIO RODRIGUEZ SANTOS dijo:

    ¿ROBERTO FABELO ES FAMILIA DE FABELO CORZO EL FILOSOFO?

    DOS GRANDES

  • Marìa de los Àngeles Rodrìguez Velàzquez (C. Garcìa, Holguìn) dijo:

    Gracias MarìaC:
    Me encantò el artìculo. Fue muy bueno que lo pusieras a nuestra disposiciòn.
    Marìa de los A.

  • FUILLERAT dijo:

    fuillerat para Mandy
    Creo que en todo esto ha habido una confusión, en la que quizas tenga mi parte de culpa, no me refería a usted ni en ningún momento puedo criticarlo a usted ni a nadie porque no simpatice con Amaury, soy un defensor a ultranza de la diversidad, de las diferencias, de la individualidad y de la libertad de cada cual de expresarse como sienta y quiera. En realidad, en su último mensaje, puedo percatarme de su sinceridad al expresarse, entonces, ahora el confundido soy yo, porque hasta tengo la duda si hay dos Mandy, uno Mandy71 y otro Mandy solo, pero en fin, a este que ha escrito ahora, mis excusas si es que en realidad consciente o inconscientemente me referí a usted. NO voy a rebatir ninguno de sus argumentos, porque son suyos y así piensa usted y por el contrario, lo admiro por su forma de decir las cosas como las piensa y la siente, esa es la mejor formula, aunque nos equivoquemos y después tengamos que rectificar, lo que importa es la franqueza y la sinceridad y esa usted la ha tenido. Gracias. Entonces, Mandy, te reitero mis disculpas y continúo respetando tus criterios. Felicidades por ser amigo de Fabelo, eso, ya tu ves, es un privilegio que tu tienes y que te debe hacer, entre otras cosas, un hombre muy feliz, porque siempre tener buenos amigos, sencillos, austeros a pesar de su obra y su fama, eso es un regalo de la vida, del cielo o de lo que uno quiera y crea. Te agradezco tu opinion certera y a tiempo. Un abrazo solidario si me lo permites. Fuillerat

Se han publicado 131 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también