Opinión, Política  »

| 38
textoambrosio1

Hay cubanos y cubanos, y ahora ―después del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con EE.UU. ―se me ocurre pensar que si eso entraña algún peligro para el futuro de la Revolución ―o sea, para el proyecto de Nación que solemos definir como martiano y socialista― dicho peligro está dentro, no fuera, y pudiera representarse de nuevo como una entidad bicéfala. A esta renovada entidad cabría darle un doble apelativo, el de plat[t]ismo, es decir, plattismo con doble "te".

Opinión, Cultura  »

| 12

Si vamos a seguir siendo escritores y artistas comprometidos de algún modo con un proyecto de desarrollo social y cultural, tendremos que seguir escribiendo, componiendo, pintando, actuando y, por supuesto, haciendo planes. Con la única diferencia de que ahora tendremos que ser más cautelosos –valga la paradoja–, porque ahora sabemos, dando por descontado el oficio, que con la buena fe y el entusiasmo no basta. Ahora es necesario dudar. Dudar de todo –diría yo, cartesianamente–, menos de la justicia de nuestra causa.

Opinión, Cultura  »

| 7
Un infalible detector de mentiras y de verdades a medias

¿Cómo se explica el contraste entre "la desastrosa imagen de Cuba" que promueven las transnacionales de la información y el prestigio de la Isla a través del mundo? La respuesta está contenida en "Cuba, lo que nunca dirán los medios", del escritor francés Salim Lamrani, un texto considerado por Ambrosio Fornet como "el más amplio registro y desmontaje publicado hasta hoy sobre la campaña de desinformación contra la Revolución cubana" »

Opinión, Cultura  »

| 1

Las nuevas generaciones tenían cosas nuevas que decir y sabían que solo diciéndolas podrían incorporarse al eje de que hablábamos antes, el de una tradición forjada por otros pero que un buen día pudieran llamar suya porque ellos también había contribuido a forjarla. Uno se solidariza con los jóvenes porque no les queda más remedio y porque piensa que, en definitiva, estamos en el mismo barco. Pero también porque siente que lo une a ellos un mismo impulso, el de la búsqueda de su propio camino, de esas verdades sencillas pero irrenunciables por las que uno siente que vale la »